SOCIEDAD › MULTAN A GOOGLE EN ESTADOS UNIDOS POR RECOPILAR DATOS PERSONALES

El costo de andar espiando

Google acordó con las autoridades de Estados Unidos el pago de una multa de siete millones de dólares por recopilar, sin autorización, datos personales de gente al recorrer los barrios para recoger imágenes para su servicio Street View. En un acuerdo judicial con 38 estados, el gigante de Internet accedió a destruir correos electrónicos, contraseñas e historiales web recogidos a partir de las redes inalámbricas domésticas, mientras los vehículos de Street View tomaban fotografías de diferentes barrios entre 2008 y 2010.

“Este acuerdo aborda las cuestiones de privacidad y protege los derechos de las personas cuya información fue recogida sin su permiso”, dijo el fiscal de Nueva York, Eric Schneiderman, en un comunicado. “Los consumidores tienen derecho a proteger su información personal y financiera de un uso indebido y no deseado por parte de empresas como Google”, agregó.

El acuerdo obliga a Google a destruir la información personal recopilada mientras los vehículos de Street View recorrían el país fotografiando los barrios para captar imágenes callejeras de 360 grados que ahora ofrece con su servicio Google Maps. Google dejó de recoger datos y se comprometió a no hacerlo sin previo aviso y consentimiento, según el comunicado.

La aplicación Street View del Google Earth permite a los usuarios “caminar” por las principales ciudades del mundo. Para hacer las filmaciones que luego ven los internautas, una serie de automóviles capturan fotos de cada cuadra de las grandes ciudades. De paso, más allá de tomar la imagen del frente de cada casa, cada calle y cada esquina, los autos recolectaban información de las redes wifi públicas disponibles.

Y con ello, Google se guardó la información confidencial de esas redes libres (es decir, sin claves de protección). Obviamente, todo sucedió sin consentimiento de los usuarios.

Los primeros que denunciaron a Google fueron Alemania, Italia y España. A instancias de una decena de países, la Unión Europea inició investigaciones por violaciones a la protección de datos y exigió a Google que borrara la información guardada en los servidores. Luego se sumó Estados Unidos.

La empresa inicialmente negó que tomara información confidencial, pero luego admitió que sí y que en realidad se trató de un error. “¿Cómo sucedió esto? –explicó en su momento el ingeniero Alan Eustace–. La respuesta es simple: se trata de un error. En el año 2006, un ingeniero que trabajaba en un proyecto experimental de redes wifi escribió un código que reunía todas las categorías de la información pública de las redes wifi. Un año después, cuando nuestro equipo móvil comenzó el proyecto para colectar información básica de las redes wifi, incluyeron esa parte del código en el software.”

Error o no, Google ahora deberá desembolsar siete millones de dólares por hurgar en las cuentas electrónicas de las personas.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.