SOCIEDAD › HABIA ATROPELLADO A UN EMPLEADO DEL PEAJE

Ocho años por matar con el auto

Un hombre fue condenado a ocho años de prisión por haber atropellado y matado a un empleado de la cabina del peaje de la autopista Riccheri, al cruzar a más de 80 kilómetros por hora cuando estaba la barrera baja. En fallo dividido, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de La Matanza condenó a David Julio Reyes, de 55 años, a la pena mínima que establece el delito de “homicidio simple con dolo eventual”, de entre 8 y 25 años de prisión. Esto se debió a que los jueces Andrea Schiebeler y Alberto Saibene decidieron encuadrar el delito bajo esa figura, mientras que el magistrado en minoría, Matías Rouco, votó por que sea condenado por un “homicidio culposo” que prevé penas de entre seis meses y tres años. Además, el tribunal decidió inhabilitar a Reyes para que conduzca durante 10 años.

De esta forma, el TOC 1 aplicó una pena menor a la requerida por el fiscal Jorge Yametti, quien había reclamado 18 años de prisión. En tanto, Roberto Vázquez, abogado de la familia de Rizzo, había solicitado 15 años de cárcel.

“Estamos conformes en parte, porque si bien fue homicidio simple, nosotros pedíamos más años. Lo más probable es que apelemos esto, pero al menos se hizo justicia”, aseguró Carolina Rizzo, hermana de la víctima, el empleado Miguel Angel Rizzo.

Para el fiscal, quedó acreditado que Reyes estaba consciente cuando cruzó a bordo de su auto por una de las cabinas de la Estación del Peaje Central, ubicada en la localidad bonaerense de Villa Celina, mano a la Capital Federal. Yametti, entre otros elementos, basó su acusación en las declaraciones de los testigos del hecho, quienes declararon que el 20 de noviembre de 2011, a las 5.57, Rizzo se disponía a entrar a la garita para comenzar su horario de trabajo cuando el conductor cruzó por la traza 14, la cual estaba cerrada con un cono de color naranja, con el semáforo de marquesina y el de piso en rojo y, además, con la barrera baja. De acuerdo con los testimonios, el conductor del Chevrolet Aveo negro, dominio KOI369, iba a gran velocidad y en ningún momento se escuchó una frenada.

Según los testigos, la cabina 15 estaba habilitada y no tenía autos, por lo que el conductor podría haber pasado por ese lugar, aunque decidió continuar la marcha, atropelló a Rizzo y lo arrojó unos 30 metros hacia adelante.

Reyes, quien se encuentra detenido hace poco más de un año, declaró que en el momento del impacto se quedó dormido, aunque aclaró que no estaba alcoholizado ni padece alguna enfermedad. Sin embargo, uno de los testigos sostuvo ante el TOC 1 que el conductor tenía las manos en el volante y la mirada hacia el frente, por lo que negó esa posibilidad.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.