SOCIEDAD › UN RELEVAMIENTO MUESTRA LA INACCION POLICIAL EL DOMINGO A LA NOCHE

Zona liberada para disturbios

Los ataques e incendios en la municipalidad de Junín y otros edificios públicos fueron cometidos por un pequeño grupo de jóvenes. Las filmaciones evidencian cómo la policía dejó actuar. La hipótesis de una interna en el propio gobierno de la ciudad.

 Por Carlos Rodríguez

Desde Junín

La explosión que se produjo en esta ciudad luego del asesinato de Karen Campos (17), en la noche del sábado pasado, y que tuvo su onda expansiva el domingo, ha desatado una dura polémica a nivel político sobre quiénes fueron, y por qué razones, los que quemaron primero la Comisaría 2ª y luego la emprendieron contra los tribunales, la municipalidad, la biblioteca Bernardino Rivadavia y el Banco Provincia, aunque en este caso puede haber sido sólo por su proximidad con la sede judicial. Los intendentes radicales, para apoyar al jefe comunal de Junín, el ex cobista –según sus propios dichos– Mario Meoni, desarrollaron la teoría de una conjura entre La Cámpora, la JP y cooperativistas locales identificados con el kirchnerismo. Otra versión interna, que circula en los ámbitos políticos, en las calles a través del ciudadano común y en el periodismo local –y nacional–, aunque no tiene o no tuvo hasta ahora lugar en los medios, es que hubo una “conspiración”, pero que puede haber sido en el seno mismo del gobierno local.

Más allá de las especulaciones, Página/12, luego de ver las filmaciones realizadas el domingo en los alrededores de la plaza 25 de Mayo, por un equipo de la emisora de TV local Tele Junín y de dialogar con algunos colegas locales, tiene la obligación de preguntar: ¿Por qué la policía defendió a bala de goma limpia la sede policial frente a plaza Sarmiento y luego “entregó” en forma virtual los demás estamentos institucionales? El seguimiento que hizo Tele Junín, a través de una cámara y un cronista, deja al desnudo la inacción absoluta de la policía local frente a la quema del municipio y de la biblioteca. Durante al menos una hora, un grupo de treinta personas se adueñó de las calles. La policía bonaerense, experta en golpear manifestantes, ni siquiera formó un cordón frente a los lugares incendiados y hasta hay dudas sobre si llamó a los bomberos. Lo único cierto es que tampoco aparecieron los bomberos con la premura necesaria.

Luego de los sucesos en la Comisaría 2ª, una multitud que superaba largamente a la que se reunió el lunes en el mismo escenario se plantó frente a la municipalidad al grito de “¿Meoni dónde está?”. También pidieron “seguridad, seguridad” y repudiaron a los jueces que “dejan libres a los menores”, olvidando que si lo hacen es por cumplir leyes vigentes. Aludiendo a las dos cárceles que están cerca de aquí, algunos pidieron que se las lleven lejos y también “a los presos y a los que los visitan”. Esa multitud, más allá de cualquier opinión, estaba sólo para pedir “justicia”, sin más ni más. Una mujer, en primera fila, llevaba a un bebé en su cochecito. Difícil pensar que tenía una Molotov oculta. “Meoni, no más muertes”, “Que dé la cara”. Como en toda marcha por la “inseguridad”, se escucharon consignas como “hay que parar la droga, todos andan tomando cerveza”, como si fueran las sustancias que van de la mano con el delito, como lo afirman tantos políticos y también muchos funcionarios.

En ese marco de protesta por un crimen sin duda conmovedor, de pronto estalló la violencia, en manos de un grupito de no más de treinta jóvenes. Como ocurre otras veces, rompieron todo y saquearon algunos negocios. El cronista y el camarógrafo de Tele Junín, como ningún otro medio audiovisual, siguió toda la performance del grupito. También varios centenares de vecinos, que no arrojaron piedras ni incendiaron nada, siguieron la ruta de la discordia, lamentándose, riéndose en algunos casos o apoyando en muy pocos momentos, como cuando una mujer a la que le mataron un familiar justificó que rompieran los tribunales, mientras otra señora la increpaba por apoyar esos actos.

“Che, hagan algo, intervengan”, les dijo otro vecino a varios policías que estaban a pocos metros del lugar donde incendiaban todo. “Estoy llamando a los bomberos”, se justificó un oficial cuyo rostro aparece en la filmación, mientras el cronista de TJ ratificaba lo que se veía: “La policía no intervino en ningún momento”. Además de las imágenes, contundentes, se escuchaban diálogos entre vecinos que no participaban de la quemazón: “Nadie hace nada, esto es zona liberada”. Y parecía. “Es un grupo minúsculo que actúa libremente frente a la pasividad policial”, insistía el cronista de TJ.

Los vecinos siguieron señalando lo que era obvio: “No va a venir nadie a parar esta locura, no se puede creer”. Parte del material filmado que vio Página/12 fue emitido, en forma resumida, por el canal local, pero hay mucho más material que ahora deberá ser analizado por los fiscales que investigan los hechos de violencia. Ellos solicitaron a todos los canales que pongan a su disposición las imágenes. Allí van a poder comprobar que a la policía no se le movió un pelo. ¿Eran pocos? ¿Estaban en retirada después de lo ocurrido en la plaza Sarmiento?

El ministro Ricardo Casal, como siempre que hay violencia policial, prometió “investigar y castigar” por lo ocurrido en la Comisaría 2ª. No se sabe si el intendente Mario Meoni le pidió que también se investigue la curiosa pasividad de los que permitieron que rompieran todo alrededor de la plaza 25 de Mayo. Tampoco se supo si hubo algún planteo, en ese sentido, por el secretario de Seguridad de Junín, Víctor Knappe.

“Puede que los policías no hayan querido echar más leña al fuego actuando como lo hicieron en la plaza Sarmiento, pero si armaban un cordón frente a los lugares incendiados, eso era suficiente para desalentar al grupito de jóvenes que hicieron lo que quisieron”, le dijo a este diario un periodista local que pidió reserva del nombre. El columnista de un matutino local, al editorializar sobre lo ocurrido el fin de semana, habló de “golpe de Estado” contra Meoni. La figura parece exagerada, pero hay gente que sospecha de una “mano negra” interna.

María Campos, la mamá de Karen, estaba ayer muy enojada con la policía. “Recién cuando llegamos al hospital con mi hija aparecieron los policías. Nadie vino cuando los llamamos desde el kiosco. El intendente Meoni se portó bien con nosotros, aunque haya gente que no lo quiera. El problema en Junín es la policía.”

Compartir: 

Twitter
 

La policía sólo se concentró en defender la Comisaría 2ª, pero no el resto de los edificios.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.