SOCIEDAD › DOS CASAS VINCULADAS CON LOS NARCOS ROSARINOS HABíAN SIDO VENDIDAS POR POLICíAS

Propiedades que quedan entre amigos

Los allanamientos efectuados en Rosario apuntaron a los vínculos cada vez más evidentes entre narcos y uniformados. En paralelo, otros dos jefes policiales fueron detenidos por proteger a miembros de la banda de Los Monos, la más temible de la ciudad santafesina.

 Por José Maggi

Desde Rosario

Otros dos jefes policiales fueron detenidos en Rosario. Cristian Floiger, el ex jefe de Inteligencia de la ex Dirección de Drogas Peligrosas de la zona sur de Santa Fe, quedó detenido ayer luego de que el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna detectara presuntos vínculos entre ese funcionario y la banda de Los Monos, el grupo narco liderado por el clan Cantero. También fue apresado el subcomisario Guillermo Cardini, ex subjefe de la Sección Sustracción de Automotores. Al mismo tiempo, aparecieron más vínculos entre narcos y uniformados. Una propiedad de Monchi Cantero, allanada ayer, en Funes, resultó una verdadera sorpresa para los investigadores de la Brigada Judiciales de la UR II, que detectaron que había sido vendida al narco del sur rosarino por el comisario Darío Basualdo, actual jefe de la seccional sexta de Rosario. La otra propiedad allanada está ubicada en Kanthuta al 1700, en el barrio La Granada, y pertenece a Celestina Contrera. Esta casa también perteneció a un policía de Investigaciones de Rosario, a quien le entregaron otra propiedad de mayor valor. Un verdadero mercado inmobiliario con clientes cautivos.

La Brigada Judiciales allanó ayer la casa de Olmos 439, en la localidad de Funes, con una orden del juez de Instrucción Juan Carlos Vienna. El procedimiento no registró detenidos porque no había moradores en el lugar, aunque sí secuestraron elementos que confirman que la casa pertenece a uno de los sindicados como líder de Los Monos.

La construcción de dos plantas no estaba habitada, pues se encuentra en la fase final de edificación. Estaba siendo refaccionada para dotarla de mayor confort: jacuzzi, porcellanato, un balcón terraza de 40 metros cuadrados, piso flotante y pileta de natación de importantes dimensiones.

Los efectivos policiales se llevaron una cocina, un termotanque y documentación que, según indicaron, constataría que la vivienda pertenece a Ramón Machuca, hermano de crianza de Claudio “Pájaro” Cantero.

El negocio de compraventa se concretó la última semana de diciembre de 2012, y para los investigadores no fue un hecho casual: en la brigada están convencidos de que ésta es la prueba de la relación amistosa entre el jefe policial y Monchi Cantero.

En tanto, por la tarde la Brigada allanó una propiedad ubicada en bulevar Avellaneda al 5100, que también sería parte del patrimonio de la familia Cantero, donde infructuosamente trataron de ubicar a Mochi.

Un rato después fue el turno de la propiedad de la calle Kanthuta al 1700, habitada por un matrimonio que alquila el inmueble a la madre de los Cantero, Cele Contrera, detenida con custodia domiciliaria en esta misma causa.

De la documentación que obtuvieron los investigadores se desprende la prueba de que la propiedad fue recibida de manos de un policía de la Brigada de Investigaciones de Rosario, que recibió otra casa de mayor valor. El efectivo estaba siendo investigado y así sumó pruebas en su contra.

En cuanto a las detenciones de los policías, la orden contra Floiger, que el domingo había encabezado un espectacular procedimiento antidrogas en Santa Fe al 2600, con el secuestro de casi doscientos kilos de marihuana, fue pedida por Vienna. El encargado de comunicar la novedad al funcionario cuestionado fue su oficial superior más inmediato en jerarquía, el titular de la Dirección de Control y Prevención de Adicciones, Sergio Gorosito.

La orden de detención contra Floiger incluía a otro oficial, que tuvo mando hasta junio en la Unidad Regional II. Se trata del subcomisario Guillermo Cardini, ex subjefe de la Sección Sustracción de Automotores, quien al enterarse del requerimiento se presentó en forma espontánea en la Jefatura. Allí quedó detenido e incomunicado.

Cardini, que es hijo de un empleado policial, será imputado de tráfico de influencias, cohecho y asociación ilícita. Aparece comprometido por prestar colaboración a una de las redes criminales investigadas, la familia Cantero, a partir de la detección de llamadas telefónicas en donde se lo llama por su apodo, El Pipa.

El gobernador de la provincia de Santa Fe, Antonio Bonfatti, señaló que las detenciones de policías, investigados por su supuesto vínculo con la banda de Los Monos, revela la firme decisión política de su administración de luchar contra el narcotráfico y enfatizó: “Acá todo policía que incurra en delito va a ser sancionado”.

Bonfatti aseguró que la investigación que lleva adelante el juez de instrucción Juan Carlos Vienna “marca que hay una disposición desde el Ejecutivo, desde el Poder Judicial, del Poder Legislativo, con la sanción de la Ley de Emergencia” para combatir hasta las últimas consecuencias a las bandas que trafican droga en Santa Fe. Asimismo, indicó que “todo lo que está apareciendo” a partir de la labor judicial y policial sobre las organizaciones narcocriminales es resultado de “la gran firmeza con la que se tomaron las decisiones en el gobierno” para darle respuesta a la población respecto de una de sus grandes preocupaciones: la inseguridad.

Compartir: 

Twitter
 

Una de las casas allanadas, en la que los investigadores se encontraron con la sorpresa.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.