SOCIEDAD › EL CONGRESO URUGUAYO DEBATE EL PROYECTO QUE PERMITE EL USO DE CANNABIS

Día de fumata en Uruguay

La Cámara de Diputados votará hoy el proyecto presentado por el Frente Amplio que regula el cannabis para uso médico, recreativo e industrial. Necesitan 50 votos y tienen asegurados 49. La incógnita es lo que decidirá un diputado en el propio Frente.

 Por Emilio Ruchansky

La Cámara de Diputados de Uruguay tratará hoy un proyecto del Ejecutivo para regular el cannabis para uso médico, recreativo e industrial. La iniciativa prevé el autocultivo de seis plantas hembras, clubes de membresía de hasta 45 personas, que implican la siembra y cosecha colectiva, y licencias estatales para la producción y posterior venta en farmacias. La media sanción depende de que el Frente Amplio logre 50 votos, teniendo de momento 49 asegurados y una incógnita en su propia bancada: la decisión del diputado Darío Pérez (ver aparte). De aprobarse y conseguir sanción en el Senado, Uruguay será el primer país del mundo en regular la producción y el dispendio de marihuana para fines que exceden el uso medicinal, ya legalizado en Holanda, Canadá y Suiza.

El proyecto fue presentado por el ministro de Defensa, Eleuterio Fernández Huidobro, el 20 de junio del año pasado, en el marco de una serie de medidas relativas a la seguridad y con el fin de separar el mercado de pasta base de cocaína y el de marihuana. Por entonces se rechazaba el autocultivo y se afirmaba que la producción sería estatal. Sin embargo, el activismo local logró imponer el autocultivo y los clubes de membresía, estos últimos originados en España, a partir de una extensa disputa judicial basada en el concepto de “consumo compartido” y el derecho de los usuarios a autosustentarse sin recurrir al mercado negro.

El 4 de julio pasado, una comisión de la Cámara de Diputados aprobó el texto de la iniciativa a tratarse hoy. El primero de los 44 artículos declara de “interés público” las acciones tendientes a proteger, promover y mejorar la salud pública mediante “una política orientada a minimizar los riesgos y reducir los daños del uso del cannabis, que promueva la debida información, educación y prevención”. El cuarto artículo explica que el objeto del proyecto es proteger a la ciudadanía de los peligros que implica “el vínculo con el comercio ilegal y el narcotráfico”.

En cuanto al autocultivo, el proyecto prevé hasta seis plantas hembras, que contienen el principio psicoactivo, y la cosecha de éstas no puede sobrepasar los 480 gramos anuales. Los clubes pueden tener un mínimo de 15 y un máximo de 45 miembros, quienes podrán sembrar hasta 99 plantas. Estos últimos estarían bajo el control del Instituto de Regulación y Control del Cannabis (Ircca). Este mismo instituto proveerá licencias para cultivos privados para venta posterior en farmacias. Los usuarios podrán comprar allí hasta 40 gramos por mes.

Los autocultivadores, miembros de clubes o quienes se acerquen a las farmacias deberán inscribirse en el Registro de Usuarios. “No es una idea que nos guste mucho, pero al menos van a estar protegidos por el hábeas data, como pasa con la historia clínica en medicina. Hay garantías de confidencialidad”, evaluó Clara Musto, activista de Pro Derechos. Los interesados en el cannabis no psicoactivo (cáñamo) para uso industrial (fibras textiles, aceites, alimentos, etcétera) estarían bajo control del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca.

La iniciativa prevé, para una ciudad de más de 10 mil habitantes, dispositivos de atención, información, diagnóstico, aseroramiento, tratamiento y derivación de consumidores problemáticos a cargo de la Junta Nacional de Drogas. Además, según establece el artículo 10, “será obligatoria la inclusión de la disciplina ‘prevención del uso problemático de drogas’, en las propuestas programáticas y planes de estudio para educación inicial, primaria, secundaria, técnico profesional, formación docente y en la Universidad Tecnológica”.

Entre otras medidas de prevención se prohíbe toda forma de publicidad de productos relacionados con el cannabis y se establece la obligación de realizar campañas “educativas, publicitarias y de difusión y concientización” respecto de los riesgos potenciales. También se impone la misma protección de espacios que indica la ley antitabaco, sancionada en 2008: espacios cerrados de uso público o laboral y lugares cerrados o abiertos que pertenezcan a los ámbitos educativos o de salud.

La iniciativa comprende sanciones para quien conduzca bajo los efectos del cannabis o venda marihuana a menores de 18 años. También el decomiso de mercadería que no respete lo establecido en las licencias para cultivar o vender, “sin perjuicio de las responsabilidades penales que pudieren corresponder”. El debate comenzará a las 10 y según adelantó el diputado del Partido Colorado y presidente de la Cámara baja, Germán Cardoso, “va a ser una sesión larga, donde van a participar muchos legisladores, y puede extenderse hasta la medianoche”. El debate puede seguirse en vivo, a través de la página www.parlamento.gub.uy.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Uruguay sería el primer país del mundo en regular producción y dispendio de marihuana más allá del uso medicinal.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.