SOCIEDAD › DIVERSAS VOCES AVALARON LOS LIBROS DEL MINISTERIO DE EDUCACION QUE CAUSARON POLEMICA EN MENDOZA

Un repudio a la censura en las escuelas

Un director de escuela mendocino se escandalizó en algunos medios por las obras enviadas para los estudiantes desde Nación. El ministro Sileoni explicó cómo se hizo la selección y fundamentó su elección. Autores y editores respaldaron la decisión.

Uno de los libros que provocó la polémica.

Autores, editores y el titular del Ministerio de Educación, Alberto Sileoni, avalaron públicamente los títulos que el Plan Nacional de Entrega de Libros distribuye entre escuelas secundarias de todo el país. Los respaldos sobrevinieron tras una polémica desatada días atrás, luego de que el director de una escuela técnica mendocina hojeara uno de esos libros, la novela gráfica de Sanyú El inspector Justo, y se escandalizara por lo que entendió como “apología al sexo desenfrenado, al consumo de drogas, a la violencia, al lesbianismo” (sic). Ayer, el ministro Sileoni explicó que la colección no consiste en lecturas obligatorias ni en materiales para trabajar en el aula, sino en una oferta alternativa, con géneros que “involucran lenguajes y formatos poco explorados hasta hoy en la escuela y, muchas veces, lejanos en apariencia al mundo adulto”. Por su parte, las autoridades provinciales mendocinas indicaron que, en adelante, los establecimientos no recibirán los materiales directamente desde el ministerio nacional, como hasta ahora, sino que serán distribuidos por la Dirección General de Escuelas, adonde llegarán en primera instancia.

En Mendoza, la polémica se desató a mediados de la semana. Osvaldo Calvente, director de la Escuela Técnica Guillermo Villanueva, de Maipú, vio las historietas y novelas gráficas que el Consejo Asesor de las provincias recomendó y el Programa Nacional de Entrega de Libros hizo llegar y las juzgó tan inapropiadas que llevó su opinión a los medios locales. En esos envíos se incluyen distintas obras: Sin novedad en el frente, de Patricia Breccia, Rompecabezas, de Pablo de Santis, Polenta con pajaritos, de El Tomi, Slot-Barr, de Ricardo Barreiro y Francisco Solano López, Peter Capusotto, de Diego Capusotto y Pedro Saborido, y El inspector Justo y otras historias, de Sanyú.

El director Calvente evaluó que “podría ser material para algún adulto. No digo que no tenga valor artístico, pero no es para los chicos”, porque “se trata de apología al sexo desenfrenado, al consumo de drogas, a la violencia, al lesbianismo” y hasta “zoofilia”. También aseguró: “No son mensajes subliminales, sino directos”. Definió la obra de Sanyú como un libro de historietas policiales con alto voltaje sexual.

Las autoridades de la Dirección General de Escuelas mendocina aseguraron que conocieron el descontento del director por los medios de comunicación.

Ayer, el ministro de Educación de la Nación explicó que los libros cuestionados por el director forman parte de una “colección de narrativa dibujada”, firmada por autores “de reconocida trayectoria y calidad”, y especialmente seleccionada por el Consejo Asesor Federal pero no como material para trabajar en las aulas, sino como un repertorio posible de lecturas extracurriculares. La colección en cuestión, agregó, propone que “los alumnos, orientados por un bibliotecario o por los profesores de distintas áreas, puedan recorrer los libros desde distintos itinerarios posibles” y acercarse a “lecturas de los géneros tradicionales y de los nuevos géneros, tales como la historieta, la novela gráfica y el libro-álbum”. La orientación de un docente o de un biliotecario puede “contextualizar las obras en el tiempo y espacio en el cual han sido concebidas, para acortar la distancia entre la obra y sus posibles lectores”, aunque de todos modos el material “no es de carácter obligatorio y los docentes deben evaluar la pertinencia y el abordaje que harán de los mismos”. “En las escuelas hay lecturas que son obligatorias para los alumnos y otras que no lo son, en este sentido, distribuimos libros que forman parte de un material de consulta para las bibliotecas escolares”, agregó.

Desde la industria editorial también se escucharon voces para respaldar los títulos cuestionados. En un comunicado, Aurelio Narvaja, director de la editorial Colihue, que publica las historietas de la discordia, defendió la elección del Ministerio de Educación como una cuestión de libertad. Si la cartera educativa “retrocede en este campo, el de la libertad creativa, el de poner a disposición de los alumnos las lecturas más variadas que se conecten con los temas de su edad, sin ñoñerías, gran parte del terreno ganado lo estaremos regalando”, escribió Narvaja. El editor consideró que el criterio censor sería un retroceso tan grave que “volveríamos como en nuestro secundario a saltear la página de Don Segundo Sombra donde se habla de ‘zampar de culo en la bañera’”.

Las responsables de Iamiqué, Ileana Lotersztain y Carla Baredes, señalaron que “éste fue uno de los planes más serios de lectura”, y que la presunta polémica no puede deslindarse del contexto político, porque “estamos en campaña y (se procura) buscar hacer un mal uso político de esta empresa que lleva adelante el Ministerio de Educación”. Iamiqué es la editorial responsable de Asquerosología en acción, un volumen que en medios mendocinos “fue tildado de vulgar” y sobre el cual se aseguró que “pide a los chicos que hagan una encuesta a la gente para saber cómo se saca los mocos”, algo que Lotersztain y Baredes entendieron como una caracterización al menos “reduccionista”. En diálogo con este diario, Lotersztain dijo que la polémica sucedida en Mendoza despertó “muchas muestras de apoyo y solidaridad de colegas editores, de lectores”, que les llegaron por redes sociales. “Hubo algo de sabor amargo, pero también de reconocimiento al trabajo. Y no sólo de las editoriales, porque también hay que confiar en el equipo de selección de estos libros. No lo hizo una persona a dedo, sino un grupo de profesionales. Gente que no quiera usar este tipo de material en escuelas siempre va a haber, lo raro es que se le dé tanta voz.”

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.