SOCIEDAD › OPINION

Lo peligroso es el petróleo

 Por Emiliano Ezcurra *

En más de 40 años, Greenpeace no ha tenido una sola víctima fatal en sus acciones en alta mar. Yo trabajé veinte años en Greenpeace y participé de acciones directas en Argentina y el exterior. Las evaluaciones de riesgos físicos y legales son muy exhaustivas. ¿Qué pasó entonces? El único muerto de Greenpeace fue Fernando Pereira, y no por error de Greenpeace, quien fue brutalmente asesinado el 10 de julio de 1985 por el servicio secreto francés. Los poderosos no toleran la exposición pública, mucho menos la desobediencia civil. Nos han arrestado más de una vez, pero no sólo salimos por presión pública, salimos porque la ley así lo indicaba. No es la primera vez que Greenpeace cuelga un cartel en una plataforma. Aquí la petrolera Gazprom por la fuerza de los barrotes está logrando, y no puede ser de otra forma, que no se hable de lo que está pasando en el Artico, un ecosistema clave para regular el clima en la tierra. Gazprom y su socia Shell tienen poder y dinero, pero no tienen razón.

Hoy todos gozamos de que la Antártida sea un parque mundial –no está permitida por 50 años realizar minería, la extracción de hidrocarburos y la presencia de armas–, y no debemos olvidar que fue Greenpeace la única organización que mantuvo una base permanente en la Antártida durante años y realizó una fuerte campaña global para que se la proteja con la creación del Protocolo de Madrid en 1991. Hoy el mundo necesita que el Artico sea un parque mundial, al igual que la Antártida, un área consagrada a la ciencia y a la paz. Lo que hizo la Justicia rusa es lamentable, pero es el indicador más claro de que no debemos parar hasta salvar el Artico para siempre. Las petroleras nos están diciendo “no vengan porque la van a pasar muy mal como estos 30 chicos, y vamos a sacar el petróleo del Artico y no nos importa nada más”.

La situación de Camila y Hernán nos desespera a todos, porque están en manos de esta gente y nos da impotencia. Y aquí me planto y digo: ellos no están agrediendo a nadie, no están rompiendo nada, están denunciando algo que está mal y debe cambiar ya por el bien de todos, incluso de los intereses económicos más concentrados y poderosos. ¿Entonces? Entonces lo importante no pasa por torcerles el brazo a compañías como Gazprom y Shell, lo importante pasa por no tenerles miedo.

* Ex director de Campañas de Greenpeace y actual director de Banco de Bosques.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.