SOCIEDAD › MAS DE SEIS HORAS DE TENSION POR UNA FAMILIA EN MANOS DE DELINCUENTES

Tarde de rehenes en Tortuguitas

A las 14, dos hombres capturaron a un matrimonio y a su hija. Exigieron la presencia de un juez y de la televisión. Uno de ellos contó que se fugó dos veces. Y que lo hizo pagando. También acusó a Casal y a Scioli. A las 20.12, liberaron a los rehenes y se entregaron.

El secuestrador salió a la puerta de la casa con una de las rehenes tomada del cuello. “Me llamo Marcelo Leonardo Ameijeiras –gritó–, soy uno de los fugados de la cárcel. Todo con arreglo de plata. En la última fuga estuvo involucrado el ministro de Justicia y el señor gobernador. Tengo gente y no quiero matar.” Ameijeiras, un hombre de 41 años condenado a perpetua por homicidio, y otro delincuente más mantuvieron cautiva durante más de seis horas a una familia en Tortuguitas. Ante las cámaras de televisión y los negociadores, el captor reveló que hace poco se escapó de una comisaría de Moreno también después de pagar. Por esa evasión, ocurrida en septiembre pasado, un fiscal imputó a tres efectivos por presunta facilitación de fuga. Los rehenes fueron liberados pasadas las ocho de la noche de ayer. A los delincuentes, por su parte, se los trasladó a la alcaidía de José C. Paz. El ministro de Justicia bonaerense, Ricardo Casal, calificó como un “disparate absoluto” la denuncia del delincuente.

Cerca de las dos de la tarde, los dos delincuentes ingresaron en una casa ubicada en las calles Seguí y Cura Brochero, luego de escapar de una patrulla policial que había pretendido identificarlos. Tomaron como rehenes a los integrantes de la familia que se encontraban en la casa: el padre, la madre y una hija de nueve años. Las negociaciones fueron encabezadas por el personal del Grupo Halcón. A su vez, se dispuso un fuerte operativo policial a cargo del jefe de la Policía Bonaerense, Hugo Matzkin.

El pedido inicial de los secuestradores fue la presencia de las cámaras de televisión. Ameijeiras salió primero escudándose en la mujer cautiva y aseguró que se había fugado gracias a “un arreglo tanto provincial como federal para que hagamos estragos antes de las elecciones”. Aclaró que tenía en su poder “armas largas y granadas”, pero “no quiero dañar a nadie”. “No estamos jugando, no estamos drogados. Queremos las garantías de vivir. Fuimos carne usada por la política. Si hoy terminamos muertos acá es porque están encubriendo. Queremos declarar a la Justicia un montón de cosas. A nosotros nos dejaron salir de palabra, porque se pagó dinero”, dijo el secuestrador. En una segunda aparición, Ameijeiras hizo hablar al padre de la familia: “No nos hicieron nada. Esto es un tema político. Todo depende de cómo se comporten ustedes ahora”. Luego Ameijeiras exigió la presencia de un fiscal y de un juez para entregarse, y aclaró que quería ser trasladado a la alcaidía de José C. Paz.

El ministro Casal rechazó las acusaciones del delincuente: “Es un disparate absoluto que no merece respuesta. Es una cosa descabellada, lo que estoy escuchando es una locura y nunca lo escuché en mi vida”. “Un delincuente que dice eso es un loco que está alienado”, sostuvo Casal.

Pasadas las 19, los secuestradores liberaron a la mujer cautiva y prometieron que a las 20 se entregarían. Minutos más tarde, con el torso desnudo, Ameijeiras salió nuevamente al jardín delantero de la casa y le habló a la jueza de Garantías de San Martín, Elena Persichini, que se encontraba en el lugar. El captor le exigió a la jueza que mostrara la “chapa” para entregarse. “Sacá a la gente que tenés ahí, ya tenés la garantía que te vas a José C. Paz. Entregate y hablamos en mi despacho, acá no”, le gritó la magistrada, que habló con el delincuente detrás del negociador del Grupo Halcón.

Tras más de seis horas de tensión, los captores liberaron a la nena de nueve años, primero, y al padre, después, quienes fueron asistidos por personal médico. A las 20.12, los secuestradores se entregaron sin mayores resistencias y fueron trasladados en patrulleros separados a la alcaidía judicial de José C. Paz. “Lo que se hizo fue que prevaleciera la vida antes que cualquier daño colateral”, dijo Matzkin al finalizar la toma de rehenes y agradeció a la jueza Persichini y a la fiscal de Malvinas Argentinas, Karina Carbonella, porque pusieron “su cuerpo para solucionar esto”. La magistrada, en tanto, adelantó que hoy se les tomará declaración indagatoria a los dos detenidos.

Ameijeiras cuenta con un largo prontuario policial. En agosto pasado lo detuvieron por robo y, un mes más tarde, el 8 de septiembre, participó de la evasión que protagonizaron seis reclusos de la comisaría 1ª de Moreno. Esa vez, los fugados limaron los barrotes de la celda y salieron a través de los techos de las casas vecinas. El fiscal Federico Luppi imputó por presunta facilitación de evasión a tres efectivos de esa comisaría.

Tres años antes, en 2010, Ameijeiras se escapó de la Unidad Penal 48, en José León Suárez, en donde estaba cumpliendo una condena a prisión perpetua por un homicidio cometido en 1997. Ese año, el 13 de enero, el delincuente asaltó y mató a Marcelo Agüero, un joven de 22 años, en Béccar, partido de San Isidro. Tiempo antes, en 1991, Ameijeiras había protagonizado un intento de robo.

Compartir: 

Twitter
 

Marcelo Leonardo Ameijeiras pidió que se presentara una cámara de C5N.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.