SOCIEDAD › LANZAMIENTO DE MéDICOS DEL MUNDO

Campaña por al aborto

 Por Mariana Carbajal

Médicos del Mundo lanzó una campaña internacional en reclamo de la legalización del aborto y por el acceso universal a la anticoncepción. Por primera vez, la organización humanitaria, con presencia en 70 países, está trabajando simultáneamente desde Argentina, Alemania, Inglaterra, Bélgica, Canadá, Japón, España, Suiza, Portugal y los Países Bajos, para llevar ese pedido a los Estados que se reunirán en la sede de Naciones Unidas, en Nueva York, en septiembre, en el marco la convocatoria global Cairo+20, donde se analizarán los avances y logros hacia los objetivos establecidos en la histórica Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo, que tuvo lugar en 1994, en la capital egipcia. “La campaña busca poner en la agenda internacional y también fortalecer las estrategias de incidencia del movimiento de mujeres en nuestros países sobre el acceso al aborto seguro y la garantía plena de los derechos sexuales y reproductivos”, explicó a Página/12, desde Haití, el argentino Gonzalo Basile, presidente y coordinador regional de América latina y el Caribe de Médicos del Mundo.

La iniciativa tiene la particularidad de ponerles nombre y apellido a las víctimas de los abortos inseguros. Se puede participar sumándose a firmar la petición que está dirigida al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, a través de la web en http://www.names-not-numbers.org/es_ar/. “La idea es no sólo hablar de los indicadores del aborto inseguro y su impacto en la mortalidad materna-gestacional o morbilidad, indudables, sino en las historias de vida, los nombres de miles de mujeres en el mundo y en América latina y el Caribe que padecen la falta de cobertura y acceso, afectando sus derechos de ciudadanía y muchas veces poniendo en riesgo su salud y sus vidas”, señaló Basileo.

–¿Por qué lanzan esta campaña ahora?

–Desde hace años se observa, en la escena internacional y en la latinoamericana, incluso en países que habían avanzado, como en la propia Unión Europea, la creciente influencia de grupos conservadores cada vez más organizados, que cuestionan con regularidad los derechos de las mujeres. En 1994, la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo de El Cairo (CIPD) reconoce que todas las mujeres deberían tener acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva y a la atención post-aborto, sea cual sea la situación legal del aborto en su país. Sin embargo, veinte años después, los derechos de las mujeres se siguen cuestionando con regularidad y los Estados todavía no cumplieron sus promesas y obligaciones. Son 220 millones las mujeres que preferirían diferir o evitar un embarazo, pero siguen sin tener aún acceso a una anticoncepción segura y eficaz en el mundo. Más de uno de cada diez partos se produce en una chica de 15 a 19 años. Por otra parte, la proporción de abortos inseguros y clandestinos ha alcanzado niveles muy preocupantes: en 2008, cerca de un aborto de cada dos en el mundo se había practicado en malas condiciones sanitarias.

–¿Por qué una organización humanitaria se involucra con esta temática?

–Formamos parte en Argentina de la Red contra el Aborto Inseguro y apoyamos la línea de uso de misoprostol, hemos impulsado seminarios y debates a nivel nacional y regional, y también somos firmantes de las iniciativas sobre el Aborto Legal, Seguro y Gratuito en Argentina, Uruguay, República Dominicana, Perú, Haití, y otros países. Básicamente llegamos ahora a un consenso a nivel de la Red Internacional de Médicos del Mundo, con sus 14 delegaciones, que consideramos que esta campaña mundial buscaría visibilizar, dimensionar e incidir a nivel internacional sobre las implicancias de la interrupción voluntaria del embarazo no deseado y el acceso a abortos seguros como un problema de salud pública y una cuestión de derechos humanos de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y vidas, que no puede seguir siendo postergado en la agenda global.

–¿Cómo analizan la situación de la criminalización del aborto en la Argentina?

–La despenalización del aborto seguro en Argentina continúa siendo una deuda de la democracia con nuestra sociedad y con las mujeres. En un momento que notamos un debate y “uso” del cliché de la “inseguridad” ciudadana y sobre los bienes, creemos que también es importante instalar y tensionar esa agenda neoconservadora sobre las dimensiones de la seguridad social y sanitaria, o sea sobre la calidad de vida y el cuidado de la vida. Es decir, no hay posibilidades de construir calidad de vida saludable sin igualdad social y equidad de género en nuestras sociedades. No decimos nada nuevo: en Argentina medio millón de embarazos no deseados de mujeres son interrumpidos en las peores de las “inseguridades sanitarias” y negación de derechos, que tienen un impacto directo en la mortalidad de las mujeres (materna-gestacional) y también en morbilidades, (infecciones, daños a su sistema reproductivo, a su salud mental). Esas cien mujeres que registramos en nuestro sistema de información epidemiológica –sin dimensionar subregistros y falta de acceso a los servicios de salud– que cada año mueren por abortos incompletos, inseguros y malsanos, sin duda, hablan de nuestra sociedad y sus profundas deudas con las mujeres para una calidad de vida saludable. Claramente, es innegable que este tema es un problema de salud pública, de salud colectiva y de justicia social: implica que hoy en cada barrio, en cada comunidad rural, en cada urbanización precaria e inequitativa priman atenciones inseguras en los embarazos no deseados.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.