SOCIEDAD › TRES BOMBEROS, DOS CAMIONEROS Y UN EMPLEADO DE LA EMPRESA QUíMICA FUERON HERIDOS

Sorpresiva amenaza naranja en el cielo

La combinación accidental de tres compuestos químicos en una empresa cercana a Barcelona provocó una gigantesca nube que se extendió sobre cinco municipios. Más de 60.000 personas debieron permanecer en sus casas y suspender toda actividad.

En Barcelona, seis personas sufrieron heridas leves y más de 60.000 quedaron aisladas y en estado de alerta durante una hora ayer por la mañana, luego de que una reacción química en una fábrica produjera una gigantesca nube anaranjada que encapotó el cielo, antes de disiparse. La nube, cuya imagen circuló profusamente en redes sociales de la mano de fotos tomadas por usuarios de la zona, “se habría producido por una reacción química de productos químicos (ácido nítrico –corrosivo y tóxico– y sulfuro de hierro principalmente) y otro elemento por determinar”, informó el gobierno regional catalán en un comunicado.

La explosión se produjo a las 9.45 en Simar, una empresa ubicada en Igualada, a 70 kilómetros de Barcelona, cuando se descargaba ácido nítrico de un camión en un depósito. Por motivos que ayer se desconocían, ese ácido entró en contacto con sulfuro férrico y una tercera sustancia indeterminada. La combinación, en contacto con el aire, explotó y produjo la nube tóxica, que no tardó en expandirse.

Por la reacción química, un trabajador de la empresa Simar y dos camioneros, uno de ellos quemado, sufrieron heridas leves y debieron ser trasladados por el sistema de emergencias médicas al hospital de Igualada. Además, en el mismo lugar, situado en el polígono Les Comes, tres bomberos debieron ser atendidos por irritación leve en los ojos. Un doctor en química de la Universidad de Barcelona y experto químico forense, Josep Costa, especificó que los vapores nitrosos “de color entre amarillento y anaranjado son altamente irritantes en las mucosas, pero no se absorben en la sangre”.

Los 64.500 habitantes de los municipios cercanos debieron permanecer bajo techo y con las ventanas cerradas allí donde estuvieran, por pedido de las autoridades de Protección Civil de la Generalitat, que indicaron la necesidad de confinamiento para evitar intoxicaciones, primero en las casas y puestos de trabajo de los habitantes de Igualada y Odena, y luego de los de Vilanova del Camí, Santa Margarida de Montbui, Jorba y Sant Martí de Tous. A la vez, unos 60 bomberos equipados con trajes de protección se desplegaron en la zona para pedir a los peatones que circulaban por la calle que volvieran a sus casas. Las autoridades pidieron a los ciudadanos que no retiraran a los niños de jardines y colegios donde se encontraban, porque la explosión ocurrió en medio de la jornada escolar.

Durante algunas horas, la situación obligó a las autoridades catalanas a cortar la circulación de trenes ente La Pobla de Claramunt e Igualda, el acceso al polígono Les Comes y la suspensión del tránsito vehicular durante toda la mañana en las salidas cercanas a Igualda de la autopista que une Barcelona con Lleida.

La alerta inicial llevó a la Generalitat a activar el nivel 1 de emergencia, que se extendió durante una hora, al cabo de la cual las restricciones fueron limitadas, durante cuatro horas más, a los niños menores de tres años y a las personas ancianas o de salud frágil. Durante ese lapso, los servicios de emergencias recibieron 22 llamadas por problemas respiratorios.

La nube, que podía causar irritaciones en las mucosas, tardó horas en disiparse, por culpa de las condiciones meteorológicas. Los vientos eran demasiado leves, y además predominaban las nubes altas y medias, que encerraban a los gases y volvían más difícil su dispersión, explicaron fuentes de Protección Civil.

Al final de la tarde, la orden de confinamiento afectaba solamente a la zona más cercana a la empresa Simar. En el lugar trabajaron coordinadamente 21 dotaciones de bomberos y un helicóptero de la Generalitat, seis unidades del servicio de emergencias médicas, 17 patrullas de Mossos d’Esquadra, efectivos de la policía local, Protección Civil del lugar y de la Generalitat y personal de la Cruz Roja.

Por la tarde, el consejero de Interior catalán, Ramón Espadaler, brindó una conferencia de prensa en la que señaló que un organismo oficial, la Consellería de Empresa y Ocupación, investigará todas las causas del siniestro. El funcionario especificó que la empresa Simar no registra antecedentes en derrames de sustancias o accidentes químicos.

El director del Laboratorio del Centro de Medio Ambiente de la Universidad Politécnica de Cataluña, Xavier Roca, explicó que el óxido nítrico es tóxico. Por ello requirió a las autoridades que sean tomadas muestras del aire en la zona de Igualda y que sean analizadas para comprobar que el accidente no ha generado otros compuestos perjudiciales para la salud.

Compartir: 

Twitter
 

La debilidad de los vientos que soplaban en la zona hizo más difícil la dispersión de la nube.
Imagen: AFP
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.