SOCIEDAD › LOS VECINOS DEL PARQUE LEZAMA DENUNCIAN HOY AL GOBIERNO PORTEñO

Antes que rejas, la Justicia

La Asamblea de Vecinos de Parque Lezama se presentará hoy ante la Justicia para denunciar la colocación de rejas. La Comisión Nacional de Bienes Históricos, que tiene facultades en el caso, dictamina que las rejas nunca figuraron en el proyecto del gobierno.

La Asamblea Vecinal de Parque Lezama, integrada por vecinos de los barrios de San Telmo, La Boca y Barracas, decidió por unanimidad presentar hoy una demanda penal contra el subsecretario de Espacios Públicos de la Ciudad, Patricio Di Stéfano, por el avance del enrejado en el parque. Se trata de una obra que se inició sin autorización de la Comisión Nacional de Monumentos, Lugares y Bienes Históricos, según aseguraron a este diario en el organismo.

En diálogo con Página/12, Mónica Capano, vocal secretaria de la Comisión Nacional, destacó que respondieron al pedido de posicionamiento de la Asamblea y explicó la existencia de dos instancias en las obras del parque: “En un primer momento, el proyecto presentado en 2012 contemplaba la posibilidad de algunas rejas, aunque nunca obstaculizando la posibilidad y el derecho de los vecinos de acceder a los espacios públicos. Se contemplaban rejas de protección, principalmente en lo referido a los monumentos históricos”.

En el año 2013, la discusión por las rejas terminó en un acuerdo con el entonces ministro de Ambiente y Espacio Público Diego Santilli, quien les dijo a los integrantes de la Asamblea que el enrejado no se iba a realizar. Este compromiso se rompió cuando la nueva gestión de Espacios Públicos, encabezada por Patricio Di Stéfano, decidió la reapertura del parque (que lleva 8 meses cerrado por encima de los 5 que se contemplaban cuando iniciaron las obras) con rejas perimetrales. Este giro en las decisiones provocó que los vecinos de la Comuna 1 retomaran las asambleas para mantener su posición y pidieran a la Comisión de Museos que exprese su mirada al respecto.

Ante esto, Capano aclaró: “La aparición de rejas nos tomó por sorpresa a todos en la Comisión. Principalmente porque en 2013 se había quedado, de palabra del Gobierno de la Ciudad, en que no se harían. No hay un análisis general hecho de las rejas que se intentó poner, ni un concepto, que es lo que le compete a la Comisión Nacional y que es un paso necesario a seguir a la hora de llevar adelante una obra de estas características en un espacio histórico como lo es este parque”.

Blas Martínez, integrante del Consejo Comunal Vecinal y de la Asamblea del Parque Lezama, contó a Página/12 que la denuncia que iniciarán hoy responde a que “no se esperó la autorización de la Comisión para iniciar las rejas, pero además deben ser de determinada forma. En caso de que las hubiera, cosa con la que no estamos de acuerdo desde la Asamblea, las rejas que el Gobierno de la Ciudad colocó arbitrariamente son de unas características estéticas que no se corresponden con las que tiene el Museo Histórico Nacional que está en el Parque Lezama y le da su carácter histórico”.

Además añadió: “Patricio Di Stéfano admitió en los medios haber iniciado las obras porque suponían, luego del cambio de autoridades en la Comisión Nacional y de que hubiera pasado un año sin ninguna discusión al respecto, que las rejas se daban por aceptadas. Siempre aclaramos que estábamos en contra de enrejar el parque y no se nos volvió a preguntar”.

Entretanto, los vecinos de la Comuna 1 siguen reuniéndose en asambleas todos los días a las 17 y sostienen guardias desde las 7 de la mañana en los alrededores del monumento a la Confraternidad argentino-uruguaya hasta el horario de reunión para definir los pasos a seguir.

En diálogo con este diario, Eva Bernat, integrante de la Asamblea Parque Lezama contó que ayer definieron “difundir durante el viernes las actividades que llevaremos adelante durante el fin de semana. En primer lugar, el sábado haremos un picnic con actividades culturales y el domingo, una mateada. Para el próximo fin de semana, vamos a hacer un festival en el anfiteatro del parque para hacer hincapié en que no queremos rejas”. Además, Bernat añadió que “el avance con las rejas forma parte de una cortina de humo que busca tapar el gran atraso en las obras del parque que ya lleva 8 meses cerrado y va a seguir estándolo”.

La Asamblea comenzó a funcionar en 2013, cuando los vecinos juntaron firmas, realizaron distintos cortes y un abrazo al parque que contó con más de 1400 personas, mientras en paralelo se llevaban adelante reuniones con Santilli. Esto desembocó en un acuerdo de palabra –hoy roto– mediante el cual el gobierno del PRO se comprometía a no incluir las rejas en el proyecto, ni la transformación del espacio cultural del parque, el anfiteatro, en un espejo de agua.

“Nosotros propusimos en un principio que debería haber iluminación, guardaparques y placeros como alternativa a las rejas, sin embargo, el Gobierno de la Ciudad acordó sacar las rejas sólo si se ubicaban cámaras de seguridad y la Policía Metropolitana, en eso descansó el acuerdo de palabra para que se pueda avanzar en el arreglo del parque”, terminó Eva.

Informe: Fernanda Rezzano.

Compartir: 

Twitter
 

La colocación de rejas nunca fue consultada ante la Comisión Nacional de Bienes Históricos.
Imagen: Bernardino Avila
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.