SOCIEDAD › PARO SORPRESIVO DE CUATRO HORAS EN LA LINEA C DE SUBTE

Interrupción con C de conflicto

La línea C quedó interrumpida por un paro sorpresivo. Metrovías lo relacionó con una disputa entre gremios. Los trabajadores lo negaron y responsabilizan al estado de los vagones. Se sumó el corte de los choferes de la línea 60 en el Obelisco.

La avenida 9 de Julio estuvo ayer más convulsionada que de costumbre cuando se sumaron dos conflictos gremiales que no tienen puntos de contacto, salvo la coincidencia en tiempo y espacio, y especialmente que ambos afectan al transporte público. Mientras que los empleados de la línea C de subte declararon un paro que llevó cuatro horas, durante la mañana, los choferes de la línea 60 cortaron durante una hora la avenida a la altura del Obelisco, para luego marchar a la avenida Alem, donde se manifestaron frente al Ministerio de Trabajo (ver aparte). El paro de la línea C incluyó el enojo de algunos pasajeros que llegaron a romper vidrios en la cabecera de la estación Constitución.

El servicio de la línea de subte, que une las estaciones de Retiro y Constitución y cuyo trayecto en su mayor parte es por debajo de la avenida 9 de Julio, estuvo interrumpido desde las 8.35 y ocupó más de cuatro horas.

La concesionaria Metrovías anunció en un comunicado que el corte de servicio tenía “su origen en que la representación gremial impide la incorporación de un empleado de limpieza en el taller Constitución por no ser afín a su gremio”. El motivo fue desmentido por el metrodelegado Juan Grippi, quien aseguró que el paro, declarado inicialmente por “tiempo indeterminado”, respondía a que “la empresa incumplió un acuerdo de ingreso de personal” alcanzado con la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp). Y con motivo de esa ruptura de acuerdo, los delegados llamaron a una asamblea, que es la que se venía cumpliendo cuando un pasajero se cortó la mano al apoyarse contra un vidrio que se rompió.

“Estábamos haciendo una asamblea por el incumplimiento del acuerdo por parte de la empresa y nos avisan que una formación quedó parada por un problema de salud de un pasajero. Luego, nos cuentan que otra quedó interrumpida por un problema técnico y que una compañera nuestra fue agredida, tras lo cual declaramos el paro”, contó Grippi.

La huelga sorprendió a los pasajeros que viajaban en distintas formaciones, algunas de las cuales sufrieron “roturas de vidrios”, al igual que la boletería de la cabecera de Constitución, dijeron desde la empresa.

Metrovías calificó en un comunicado de “inadmisible” la huelga que dejó sin servicio a “miles y miles” de usuarios que utilizan la línea C. En tanto, el secretario adjunto de la Agtsyp, Néstor Segovia, negó en declaraciones a la prensa que la interrupción del servicio en la línea C se hubiera debido a una huelga.

“Nosotros no paramos ni nos tiramos a la vía, es una mentira total”, advirtió Segovia, al adjudicar los problemas en el servicio a las heridas que sufrió un pasajero al cortarse una mano cuando se apoyó en una ventana rota del tren y a la posterior reacción violenta de los usuarios.

Segovia precisó que alrededor de las 7.30 recibió un llamado advirtiéndolo de un accidente con un pasajero y dijo que cuando llegó a la estación Constitución “ya todo era un desastre, porque la gente ya no cree más que haya una falla técnica”.

“El mecánico de guardia no dejó salir al tren y el jefe quería salir con el tren roto, y ahí se desmorona todo este problema”, sostuvo, y agregó: “La gente se volvió loca y ahí se paró el tren”.

El secretario adjunto de Agtsyp aseguró que “la empresa no quiere decir que se rompió un vidrio, no se quiere hacer cargo” porque “no tiene coches y para reanudar el servicio debe esperar hasta que se arregle el vidrio”.

Por su lado, Grippi sostuvo que “la empresa incumplió un acuerdo de ingreso de personal. Estábamos haciendo una asamblea por el incumplimiento del acuerdo por parte de la empresa y nos avisan que una formación quedó parada por un problema de salud de un pasajero. Luego, nos cuentan que otra quedó interrumpida por un problema técnico y que una compañera nuestra fue agredida, tras lo cual declaramos el paro”.

Finalmente, después de algo más de cuatro horas, el servicio volvió a funcionar normalmente.

Compartir: 

Twitter
 

La línea C de subte, que une Constitución y Retiro, estuvo cuatro horas parada a la mañana.
Imagen: DyN
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.