SOCIEDAD › AMPARO POR EL JARDíN DE FLORES

Apoyo a maestras

Gremios docentes porteños y la comunidad educativa del Jardín de Infantes 2 del barrio de Flores presentaron ayer a la mañana un recurso de amparo ante la Justicia para pedir la “nulidad del acto administrativo” por el que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires separó de su cargo a una maestra y a la directora del establecimiento donde acudía el nene de cinco años que murió tras recibir una brutal golpiza de su padrastro.

“El recurso de amparo que vamos a presentar está peticionando la nulidad del acto administrativo por considerarlo infundado. Presentamos nuestras argumentaciones ya que consideramos que hay violación de derechos que están consagrados constitucionalmente como el de la educación”, explicó Patricia, abuela de uno de los alumnos del jardín.

A principios de junio, Agustín Marrero murió como consecuencia de una fuerte golpiza que le propinó su padrastro, Leandro Sarli, que está procesado y se encuentra detenido. Poco después, las autoridades del Ministerio de Educación porteño decidieron separar del cargo a Alejandra Bellini, maestra a cargo de la sala naranja a la que iba Agustín, y a Elsa Víncova, la directora (ambas en la foto), ya que consideró que ellas no advirtieron sobre las marcas de golpes que el niño presentaba con anterioridad.

“Desde que pasó lo de Agustín el único apoyo a los chicos se lo dan las mismas docentes de la escuela, las supervisoras y las familias, pero nadie desde el lugar de autoridad gubernamental. No ha habido apoyo psicológico de ningún tipo desde el Gobierno de la Ciudad”, agregó Patricia.

Matías, padre de un alumno de sala de 3, señaló que la comunidad educativa “se siente desamparada por el Ministerio de Educación (porteño) ya que no destinó los recursos necesarios para contener a los nenes que ya están pasando por el proceso de duelo y que ahora tienen que lidiar con la decisión arbitraria de alejar a su maestra del cargo”.

Cerca de 11 representantes de las familias y de cada uno de los cuatro gremios que apoyan a las maestras (UTE, Ademys, Camyp y Sedeba) ingresaron ayer a la mañana al Juzgado en lo Contencioso, Administrativo y Tributario en Hipólito Yrigoyen 932 para presentar el recurso de amparo.

“Queremos que las docentes vuelvan al cargo, porque no hicieron nada malo, que continúe la investigación y se haga justicia pero ellas tengan sus trabajos”, señaló el secretario general de UTE, Eduardo López. “No hay un padre o madre que quiera que las docentes sean separadas de su cargo”, manifestó.

“Le pedimos a Mauricio Macri, que es quien las separó del cargo, que proceda como procede él, que goza del beneficio que le da la Constitución estando procesado y continuando en sus funciones; ellas ni siquiera están procesadas ni imputadas”, sostuvo López.

“Los protocolos se cumplieron –continuó–, las maestras hicieron reuniones con el personal directivo, luego con la madre que participaba de la escuela y traía certificados médicos de los accidentes del nene.”

Por su parte, el secretario general de Ademys, Jorge Adaro, afirmó que el amparo se presentó “en el marco de un conjunto de acciones que ya hicimos y vamos a seguir haciendo hasta que se les devuelva a las docentes sus cargos”.

El Ejecutivo porteño convocó en tres oportunidades a un concurso público para cubrir los cargos, pero en un acto de solidaridad educativa ningún docente se presentó, por lo que el jardín continúa sin directora.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.