SOCIEDAD › LOS RíOS LUJáN Y ARECO EMPEZARON A BAJAR, PERO LA SUDESTADA AMENAZA CON PROLONGAR LAS INUNDACIONES

Drama en continuado por el agua en la provincia

En total, unas 10 mil personas siguen evacuadas y autoevacuadas. Son 39 los municipios afectados. En Luján se declaró la emergencia hídrica y se suspendieron las clases en todo el distrito. La situación empeora en La Matanza. El alerta por sudestada sigue hasta hoy.

La situación de los inundados en la provincia de Buenos Aires y sur de Santa Fe era tan indecisa como lo permitían las bajantes de los ríos Luján, Areco y el arroyo Pergamino, y el anuncio de sudestada que subiría el nivel del Río de la Plata, con la amenaza de transformarse en un tapón que vuelva a elevar los niveles hídricos. En Luján, Arrecifes y Areco los evacuados bordeaban los 300 en cada distrito. En La Matanza unas 1200 personas permanecían fuera de sus hogares. Y en Salto la situación seguía siendo crítica, con unas 680 personas evacuadas. En total, unas 10 mil personas siguen evacuadas y autoevacuadas en los 39 distritos afectados.

En Luján, la cantidad de evacuados creció y alcanzó las 400 personas. De todos modos, desde el martes por la noche el río inició un lento descenso y tras haber alcanzado un pico cercano a los cinco metros y medio, ayer había descendido hasta los 5,25. Debido a la situación, la municipalidad declaró la emergencia hídrica en el distrito y dispuso la suspensión del dictado de clases “hasta nuevo aviso”.

“El río Luján viene presentando un lento pero progresivo descenso. Desde el pico máximo de 5,45 metros de ayer, teníamos esta mañana (por ayer) a las 9 una altura de 5,25 metros y continúa a la baja. Pero la cantidad de evacuados aumentó a 400 personas, cifra que podría llegar hasta las 1500 o 1600 personas si consideramos los autoevacuados en casas de familiares y amigos”, dijo Javier Sosa, titular de Protección y Defensa de la Comunidad. “Los evacuados se encuentran alojados en tres centros habilitados al efecto, el Polideportivo Luján, la Universidad Nacional de Luján y la Escuela Normal”, agregó. El funcionario recordó que “son numerosos los barrios que permanecen anegados” y que “el agua continúa en las puertas de la Basílica”. Por último, sostuvo que hay sectores de la ciudad que están “intransitables”, que “los micros de media y larga distancia siguen saliendo”, pero no desde la terminal porque “es una de las zonas más bajas y se complica ya cuando el río supera los 4 metros”.

Tanto las zonas inundadas por el río Luján como por otros ríos del norte bonaerense podrían verse más complicadas si es que se inicia la crecida del Río de la Plata por la sudestada.

En Pergamino, entre tanto, unas 300 personas permanecían evacuadas, aunque el arroyo que da nombre al partido estaba en bajante, según informó el intendente local, Omar Pacini. “En líneas comparativas estamos menos mal que el resto de los distritos. Teníamos anoche alrededor 300 evacuados, pero el arroyo Pergamino ya está bajando”, manifestó. “Me preocupa el pronóstico de lluvia y estamos dependiendo de lo que ocurra aguas abajo”, donde el arroyo desemboca en el río Arrecifes, añadió. Pacini destacó que “algunos evacuados están comenzando a regresar a sus hogares gracias a la ayuda del ministro de Desarrollo Social bonaerense, Eduardo Aparicio”. “Cuando llueven 200 milímetros la situación se hace muy difícil de sostener y no hay obra que alcance”, remarcó el intendente.

También bajaba lentamente el agua del río Arrecifes, donde unas 350 personas continuaban evacuadas y autoevacuadas. “Aún tenemos el río en 9 metros pero está bajando. De manera lenta, pero baja”, precisó el director de Prensa y Comunicación del municipio, Maximiliano Sabate. Detalló que aún permanecen evacuadas y autoevacuadas unas 350 personas, que son asistidas por el municipio y el gobierno provincial, y destacó que “llevamos un día y medio ya sin lluvias. La situación está estable, sabemos que hay lluvias en la zona de Rosario y sur de Santa Fe, pero eso no nos afectará, salvo que comience a derivar por Pergamino”, afirmó.

Sabate y agregó que “se está necesitando ropa, calzado y pañales. Y cloro, que se necesitará para la desinfección de las casas cuando los evacuados regresen a ellas”.

En la zona, las rutas 8, 14 y 33 al norte de la provincia de Buenos Aires y sur de Santa Fe continuaban con cortes, según informó la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV).

En San Antonio de Areco, el agua seguía bajando. Durante la mañana se liberó completamente el tránsito en la ruta 8 a la altura del kilómetro 113 y se especulaba con que “en 24 o 48 horas comenzaría el operativo para el regreso a casa” de los 120 evacuados y 850 autoevacuados, explicó el intendente Francisco Durañona. El intendente se mostró optimista respecto de las previsiones de lluvia y sudestada porque “el pronóstico de lluvia de 30 milímetros no afectaría la bajada de las aguas y la sudestada tiene que ser muy fuerte para que afecte el río”. El jefe comunal destacó además “la presencia muy fuerte del Estado” en la gestión de esta emergencia, “en sus niveles provincial y nacional”, que el martes se materializó en la presencia del secretario de Seguridad, Sergio Berni, sobrevolando el área afectada, y que ayer prosiguió con la presencia del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández.

En el área de influencia del río Luján, la localidad de Pilar mantenía ayer unas 373 personas evacuadas y alojadas provisoriamente en tres centros. La directora de Acción Social de esa comuna del norte bonaerense, Alejandra Pagani, dijo que a partir de la sudestada que experimentaba ayer el Río de la Plata se observó un incremento de las aguas, no tanto en su altura sino en su extensión, ya que llegó a lugares donde el martes no había llegado. “Ahora el agua está bajando en la ciudad de Luján, pero la sudestada actúa como un tapón y para nosotros el agua es mayor”, dijo Pagani.

En otro sector del espectro bonaerense, en el partido de La Matanza, unas 1200 personas permanecían evacuadas, afectadas por el desborde de los ríos Morales y Dupuy. “Ahora estamos más aliviados porque cesó el alerta de lluvias, aunque nos mantiene expectantes el pico que registrará mañana (por hoy) el Río de la Plata”, señaló María Eugenia Spínola, vocera de prensa de ese municipio. Spínola advirtió que el río Matanza, el más extenso curso de agua que recorre el distrito y desemboca en el Río de La Plata a través del Riachuelo, experimentará un pico hoy como consecuencia de la sudestada. “Es por esa razón que hasta que no cese la sudestada, el agua de los 18 ríos y arroyos que atraviesan el partido más grande y poblado del conurbano no bajará y los evacuados no podrán retornar a sus hogares. No obstante, una vez que eso ocurra pasarán muchos días hasta volver a la normalidad”, señaló la vocera.

A su vez, los pueblos Antonio Carboni y Elvira, en el partido de Lobos, quedaron aislados luego de que el arroyo Las Garzas desbordara y cortara las vías de acceso.

Durante la mañana, el Servicio Meteorológico Nacional envió un alerta de sudestada válido hasta la mañana de hoy inclusive, con vientos que alcanzarán ráfagas “con intensidad de entre 50 y 60 kilómetros por hora”. El alerta fue acompañado del enviado por el Servicio de Hidrografía Naval, que informó una crecida del Río de la Plata en la costa de la zona sur y norte del conurbano.

Compartir: 

Twitter
 

El barrio Marchetti, de Mercedes, quedó bajo agua por la falta de escurrimiento del río Luján.
Imagen: Télam
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.