SOCIEDAD › MáS DE 2500 CASOS ATENDIDOS POR LA DOVIC EN SU PRIMER AñO DE EXISTENCIA

Una Justicia para las víctimas

La Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a Víctimas, de la Procuración General de la Nación, analizó el trabajo realizado entre 2014 y ahora. “La participación de las víctimas en el proceso disminuye los niveles de impunidad”, aseguró la directora.

 Por Soledad Vallejos

En el año que lleva de funcionamiento, más de 2500 personas recurrieron a la Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a la Víctima (Dovic), de la Procuración General de la Nación (PGN). En alrededor del 80 por ciento de esos casos, en realidad, quienes pidieron la información y el acompañamiento fueron los fiscales a cargo de la investigación; en el resto de los casos, fueron las propias víctimas quienes hicieron llegar la demanda. En las intervenciones, la oficina buscó “colocar a las víctimas en ese lugar relevante que tienen que tener en los procesos judiciales”, señaló la titular de la PGN, Alejandra Gils Carbó, quien remarcó que las cifras, en su mayoría referidas a casos de la ciudad de Buenos Aires por una cuestión de jurisdicción, sólo prefiguran lo que sucederá a partir de marzo de 2016, cuando entre en vigencia el nuevo sistema acusatorio. El cambio no será menor, porque, como demostró el balance del primer año de trabajo de la dirección, “cuando la víctima participa disminuyen notoriamente los niveles de impunidad”, aseguró a Página/12 la directora de Dovic, Malena Derdoy.

“La presencia de una víctima en la causa, el hecho de que pueda participar activamente en el proceso, cambia ese mismo proceso. En primer lugar, lo hace contando qué pasó; en segundo lugar, aporta pruebas; en tercero, también participa consiguiendo testigos y aportando información para la causa. En estos meses, quedó claro que la actividad de las víctimas, su cercanía para con la investigación, logra mejores resultados en materia de disminución de impunidad y también que eso logra más sentencias”, señaló Derdoy. Esa presencia hace tanta diferencia, aseguró la funcionaria, que a partir de la intervención de las víctimas “el fiscal puede armar mejor la teoría del caso y accede mejor a la prueba”.

“En los casos particulares de violencia de género o de delitos contra niñas, niños y adolescentes, se trata de víctimas a cuyo relato muchas veces no se les da credibilidad. Muchas veces, en los procesos se pierde tiempo por eso y el imputado se profuga. Pero de este modo se llega a sentencias favorables para las víctimas en más casos. Está demostrado que si la teoría del caso que elabora el fiscal está basada en la creencia de lo que dice la víctima o la persona que denuncia, hay más probabilidades de conseguir resultados favorables”, explicó Derdoy. Por eso, los protocolos de actuación de los Programas Especiales de Atención a Víctimas en estos días serán subidos a la web de Dovic, para que cualquiera pueda consultarlos, al igual que una guía de recursos institucionales georreferenciados (en la cual, al ingresar una dirección, se puede acceder al listado de oficinas y servicios buscados más próximos).

Las estadísticas elaboradas por la dirección señalan que, entre agosto del año pasado y junio de 2015, Dovic abordó 2541 casos. La mayoría de las consultas que derivaron en acompañamiento fueron por causas de violencia de género (564 casos, el 26 por ciento); seguidas por casos de maltrato y abuso sexual infantil (455 casos, el 21 por ciento), trata y explotación (340 casos, el 16 por ciento) y violencia policial (119 causas, el 5 por ciento). El resto de los casos se reparten entre pedidos de información y orientación, y facilitación de la infraestructura de que dispone la dirección para que integrantes del Cuerpo Médico Forense recurran a la Cámara Gesell; además, 350 casos son remanentes de la Oficina de Asistencia Integral a la Víctima (Ofavi).

En las cuatro áreas de especialización (violencia de género; maltrato y abuso sexual infantil; violencia policial; trata y explotación), las tareas a la hora de atender un caso se distribuyen entre entrevistas, comunicaciones formales con fiscalías, cartas a víctimas y acompañamiento.

Mientras que las comunicaciones con las fiscalías derivan en informes realizados para los fiscales, algo que además de facilitar el manejo de información procura evitar la revictimización, las entrevistas permiten armar el resumen de la investigación y establecer con qué piezas probatorias cuenta la causa, algo a partir de lo cual se diagrama la modalidad de intervención del equipo. La búsqueda de víctimas con quienes el intento de establecer comunicación es infructuoso –algo vinculado con que en la mayoría de los casos el pedido de intervención de Dovic es formulado por las fiscalías– implica, también, contactos no personales por carta; finalmente, el acompañamiento efectivo, personal, a las víctimas en los distintos actos procesales, como audiencias, es algo de lo que suelen estar encargadas psicólogas especializadas.

En el programa especializado en víctimas de violencia de género, las cifras refieren menos entrevistas que casos atendidos (387, el 37 por ciento de las actividades, ante 564 casos totales), explicaron referentes de Dovic, porque las estadísticas no cuentan como entrevistas llamados telefónicos informales y porque algunas víctimas optan por no sostener entrevistas. Las comunicaciones con fiscalías fueron casi la mitad de las tareas (el 48 por ciento, 490 casos), las cartas fueron el 11 por ciento, y en 39 casos (el 4 por ciento) se acompañó a las víctimas en distintas instancias procesales.

En cuanto a víctimas de maltrato y abuso sexual, el programa especializado en niñas, niños y adolescentes, las entrevistas fueron el 51 por ciento de las tareas (se llevaron adelante 312 en total), seguidas por las comunicaciones con la fiscalía (191), las cartas a las víctimas (69) y los acompañamientos (44). En cuanto a víctimas de violencia policial, el Programa de Dovic sostuvo 240 entrevistas y 72 comunicaciones con fiscalías, envió 43 cartas y realizó 42 acompañamientos.

El trabajo realizado desde 2014, señaló Derdoy, permite leer cambios posibles a partir de que, en marzo próximo, entre en vigencia el sistema acusatorio, con el nuevo Código Procesal Penal. “En primer lugar, porque todo va a ser con oralidad e inmediatez. En segundo lugar, el Ministerio Público Fiscal se está preparando con esquemas de investigación complejos, con procuradurías especializadas.”

Compartir: 

Twitter
 

A la derecha, Alejandra Gils Carbó durante la presentación. A la izquierda, Malena Derdoy.
Imagen: Rafael Yohai
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.