SOCIEDAD › UN MILITAR ATROPELLó A SU MUJER Y CHOCó LUEGO CON INTENCIóN DE MATARSE

Dos intentos frustrados

En Junín, un integrante de la banda musical del Ejército discutió con su esposa. La mujer quiso llegar al batallón para denunciarlo pero el sargento la atropelló. Luego, en la ruta, apuntó contra una camioneta, pero el conductor logró esquivarlo.

Un sargento de la banda musical del Grupo de Artillería 10 del Ejército Argentino identificado como Rafael Gallardo, de 42 años, atropelló, hirió y dejó abandonada a su esposa, Verónica Ballestero, de 37 años, cuando ella se trasladaba en ciclomotor a denunciarlo por ejercer violencia de género contra ella en Junín. Durante la fuga, el hombre chocó su auto contra una camioneta con la intención de suicidarse, pero fracasó en su propósito y resultó con heridas leves.

El episodio ocurrió cerca de las 13 del domingo. Tanto la mujer, como el militar y el dueño de la camioneta chocada fueron internados en un hospital de esa ciudad ubicada a 260 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires. Tras recuperarse ayer a la tarde, Gallardo fue indagado por la fiscal de Junín a cargo del caso, Vanina Lisazo.

En la audiencia, el sargento reconoció que había discutido con su esposa luego de que ella le manifestara su deseo de separarse, pero la responsabilizó por el incidente alegando que la atropelló porque ella frenó de golpe delante de su auto y la embistió sin intención.

Según los investigadores, el episodio comenzó poco después de las 13, cuando Gallardo mantuvo una fuerte discusión con Ballestero, en la casa en la que conviven junto a sus tres hijos de 7, 12 y 19 años.

De acuerdo a lo que declaró el hombre ante la fiscal, la discusión se originó porque desde hacía un tiempo su esposa se quería separar y él no quería acceder. Según el sargento, el domingo por la mañana encontró un almohadón en forma de corazón en la casa de ambos y le reclamó a Ballestero que le dijera quién se lo había regalado.

En medio de la discusión el hombre tomó por el cuello a su esposa y la insultó delante de sus hijos y una hermana de ella. Ante esta situación, la mujer abandonó la casa y se dirigió a bordo de un ciclomotor de 110 centímetros cúbicos hacia el regimiento en el que él trabaja para denunciarlo por violencia de género.

Según la fiscal Lisazo, la mujer ya había sido víctima previamente de las “primeras señales de un abusador, tales como la violencia verbal y la cosificación” por parte de su marido. Además, la semana pasada lo denunció por amenazas, dado que el militar le había advertido delante de los hijos que se iba a suicidar “por culpa de ella”.

“Detrás de la mujer salió su marido en su Peugeot 306 rojo con intenciones de evitar que ella llegara al cuartel local, donde pensaba revelar que él la había sometido a un trato violento”, explicó la fiscal.

La policía determinó que al llegar al cruce de Soldado Argentino y Edison, el militar atropelló a su mujer y la dejó abandonada, malherida y tirada en el pavimento.

El hombre declaró ante la fiscal que había sido la mujer quien frenó de golpe y que él, que venía detrás, la embistió. Además, dijo que no había detenido la marcha para auxiliarla porque se le puso la mente en blanco y agregó haber visto cómo ella se levantaba. Según lo establecido por los investigadores, el suboficial escapó a toda velocidad con dirección a la ruta nacional 7. Al llegar al kilómetro 257, el auto que conducía el militar cambió de carril y pretendió embestir de frente una camioneta Dodge RAM, en la que viajaban dos hombres desde Capital Federal hacia San Luis.

“De acuerdo con la investigación, su intención fue suicidarse. De hecho, los dos ocupantes de la camioneta declararon que vieron que el conductor del auto iba con los ojos cerrados”, dijo la fiscal Lisazo.

El choque no tuvo consecuencias fatales porque el conductor de la camioneta logró realizar una maniobra que evitó el choque frontal. Tras el fuerte impacto, el militar quedó herido e inconsciente dentro del auto y debió ser asistido por médicos que lo trasladaron al hospital local, mientras que los dos ocupantes de la camioneta sufrieron lesiones leves.

El sargento fue atendido en el centro asistencial y luego dado de alta. Tras su recuperación, lo trasladaron a una dependencia policial y ayer a la mañana lo llevaron a los tribunales donde lo indagó la fiscal.

El suboficial quedó aprehendido luego de ser acusado de los delitos de “homicidio en grado de tentativa calificado por el vínculo”, por el ataque a su mujer, y “lesiones leves y daño” por el choque a la camioneta.

Tras la indagatoria, la fiscal solicitó al juzgado de Garantías local en turno que la aprehensión se convierta en detención y ordenó el traslado del detenido a un penal bonaerense, porque se le imputa un delito no excarcelable.

En tanto, la mujer se reponía de las lesiones sufridas en el accidente y del “shock importante” que padeció en la agresión, precisó la fiscal. Se espera que durante el día de hoy Ballesteros ofrezca su declaración testimonial sobre lo sucedido ante la fiscal Lisazo.

Compartir: 

Twitter
 

El Peugeot del sargento, destrozado, pero su dueño no logró su cometido. Ayer declaró ante la fiscal.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.