SOCIEDAD › UNA IMPORTANTE QUITA AL PRESUPUESTO PORTEñO DEL HOSPITAL GARRAHAN

Un recorte para nada sano

El gobierno porteño produjo un recorte en los fondos que la Ciudad entrega para diferentes obras y sueldos en el Hospital Garrahan. Los médicos denunciaron una quita de dos tercios del presupuesto acordado para los salarios en las paritarias.

Los médicos del Garrahan realizaron una asamblea en la puerta del hospital.

Autoridades y trabajadores del Hospital Garrahan denunciaron un fuerte recorte presupuestario en los fondos que la Ciudad de Buenos Aires destina a esa institución. Se trata de una quita de 450 millones de pesos en los fondos que debe girar el gobierno porteño como contrapartida de los que aporta Nación y que se ha registrado en los últimos 18 meses. Este escenario genera incertidumbre respecto del pago de salarios así como sobre la continuidad de obras de infraestructura en el centro pediátrico de excelencia en alta complejidad.

El pasado 27 de agosto la Legislatura de la Ciudad aprobó una partida presupuestaria correspondiente a menos de un tercio de lo acordado y firmado en las paritarias salariales de este año e hizo evidente una quita de 114 millones de pesos para el hospital. Así, se habilitó el giro de sólo 44 millones de los 158 millones de pesos que corresponden a la Ciudad destinar al hospital para el pago del aumento homologado ante el Ministerio de Trabajo de la Nación.

“Hoy el Hospital Garrahan no es noticia por sus avances tecnológicos, por hacer un doble trasplante de corazón y de pulmón como hace algunos días, sino por el importante recorte presupuestario que viene sufriendo desde el año pasado”, afirmó el auditor general de la Ciudad Adriano Jaichenco, en conferencia de prensa.

Para Jaichenco, en 2014 el recorte fue de 113 millones de pesos, pero en 2015 la Ciudad duplicó la quita, hasta alcanzar los 226 millones: a ambas cifras se sumó, a partir del 27 de agosto pasado “el recorte de 114 millones más sobre el aumento salarial correspondiente al segundo semestre del año”. En suma, “en los últimos 18 meses el Hospital Garrahan tuvo un recorte de 450 millones de pesos”, afirmó el funcionario.

El Hospital es un ente autárquico de administración compartida, lo que implica que se sostiene en partes iguales con fondos de los gobiernos porteño y nacional. Para el auditor del Garrahan, el Ministerio de Salud de la Nación está cumpliendo con su compromiso, pero el gobierno porteño está incumpliendo el convenio en partes “planteando un inquietante futuro para el hospital”. En esta administración compartida, la Ciudad no sólo hace un aporte menor al que realiza la Nación sino que además la diferencia se acrecienta año a año, según datos suministrados por la Auditoría General y el gremio UPCN.

Así, en 2009 la Nación aportó 241.587.311 pesos contra los 215.267.000 que giró la Ciudad (lo que representa un 12 por ciento más). En 2014 la Nación puso 902.589.656 contra los 776.450.282 de la Ciudad, lo que significa un 16,24 por ciento más. Para el 2015 se prevé que el gobierno nacional terminará haciendo un aporte de 1.165.050.000 contra 939.000.000 de la Ciudad. Esta cifra significaría un aporte del gobierno nacional 24 por ciento superior al del gobierno porteño.

Mientras el presupuesto que el gobierno porteño le destina baja, la demanda de atención sanitaria en el Garrahan aumenta. Entre 2012 y 2014 el hospital aumentó en un 9,55 por ciento el número de atenciones de consultorios externos, recibió un 20 por ciento más de consultas que el Hospital Gutiérrez y casi un 30 por ciento más que el Hospital Pedro de Elizalde.

“Los aportes de Nación han venido de forma periódica y los incrementos correspondientes a la Ciudad no fueron materializados, con lo cual hay una virtual parálisis en el crecimiento de algunas áreas, peligra la realización de algunas obras y el nivel de atención que tiene el hospital”, afirmó Jaichenco. Asimismo, el auditor sostuvo que de persistir este ajuste, el hospital va a tener que decidir, además de cómo maneja este conflicto, qué obras paraliza, qué insumos compra, y deberá pagar sobreprecios en las nuevas licitaciones por no haber pagado en tiempo y forma los compromisos anteriores.

Los jefes de servicios del Garraham emitieron un comunicado en el que reclamaron “la inmediata solución al problema presupuestario generado por el recorte aplicado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires”, y advirtieron que “esta situación pone en riesgo la calidad de la atención de nuestros pacientes”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.