SOCIEDAD › LA DETENIDA POR EL DOBLE CRIMEN DE PILAR SE DECLARó INOCENTE

Una limpieza bajo amenaza de muerte

Leandro Acosta, detenido por el horroroso doble crimen de Pilar, se negó a declarar. Su hermanastra, Karen Klein, acusó a Acosta y dijo que debió limpiar la sangre porque la amenazaba de muerte.

De los dos imputados por descuartizar y luego calcinar a sus padres en una casa de Pilar, uno de ellos, Leandro Acosta, se negó a declarar ante el fiscal. Pero Karen Klein, también detenida, dijo ante la Justicia que el autor material del doble asesinato fue su hermanastro y pareja, y que ella sólo se encargó de limpiar la escena del crimen, aunque obligada por aquél y bajo amenaza de muerte. Asimismo, desde la fiscalía aguardan un informe forense preliminar de los pocos restos humanos calcinados que se hallaron en un balde para saber con precisión si pertenecen a una o a las dos víctimas, si es que están en condiciones de ser sometidos a un análisis del ADN. Por otra parte, Roberto Klein, hermano de una de las víctimas del doble homicidio, consideró que el hecho fue “premeditado hace años” por los hermanastro. Los mellizos de 11 años que la pareja asesinada tenía en común quedaron bajo resguardo judicial.

“La chica contó cómo fue todo. Acusó a su pareja de haber cometido los crímenes y se puso en el lugar de víctima y aseguró que ella tuvo que limpiar todo bajo amenaza de muerte. Ahora tenemos que corroborar este relato con algunos peritajes”, dijo una fuente de la fiscalía. En su indagatoria ante el fiscal general adjunto Marcelo Vaiani, quien actualmente subroga la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Delitos Conexos a la Trata de Persona y la Violencia de Género de San Isidro, la imputada Karen Daniela Klein (22) dio esa versión sobre el doble homicidio de Ricardo Ignacio Klein (52) y su pareja, Miriam Ester Kowalzuck (50), quienes fueron descuartizados y calcinados en su casa de la localidad de Manuel Alberti, partido de Pilar. El otro acusado, Leandro Yamil Acosta (25), se negó a declarar.

El médico legista que inspeccionó el lugar del hecho opinó que los restos semicalcinados ocultos en un tacho plástico de pintura encontrado en la terraza eran una pelvis, parte de una columna vertebral y cabellos que aparentaban ser femeninos. Para los investigadores, sólo se encontraron pocos restos humanos que pertenecerían a las víctimas porque los indicios apuntan a que los acusados descuartizaron los cadáveres y se deshicieron de las partes en los días previos al hallazgo.

Por orden de Vaiani, un grupo especial de la Policía Científica trabajó en la casa de la calle Sarratea al 2726 para hacer pericias con Luminol en busca de rastros hemáticos lavados; también realizó algunos peritajes balísticos para encontrar algún indicador de disparos.

El doble crimen de Ricardo Klein y Miriam Kowalzuck se descubrió el domingo por la madrugada, luego de que Roberto Klein, hermano del primero, denunciara que hacía varios días que no sabía nada de él. El hombre contó que no veía a su hermano desde hacía dos años, ya que estaban enemistados, al tiempo que admitió que Ricardo era un hombre “duro”, “carcamán” y “agresivo”. Sobre el trato de su hermano para con su hija Karen, el hombre dijo que “no era bueno. No había buena relación, nunca la hubo. Mi hermano era como era, pero con esto yo no quiero decir que lo que hicieron está bien, esto es una locura”, afirmó el familiar, quien agregó que su hermano tampoco era afectuoso con los mellizos de 11 años que tenía con su actual pareja. Sobre el futuro de éstos, el hombre dijo que están a resguardo judicial y que ahora la familia se deberá reunir para decidir sobre su futuro. “Ojalá que (los mellizos) nunca hayan visto nada, esto es muy macabro”, declaró Roberto, quien cree que el hecho fue premeditado porque los investigadores establecieron que el joven detenido compró hace poco la pistola calibre 9 milímetros secuestrada en la casa, con la que se sospecha pudieron haber matado a la pareja antes de descuartizarla y luego incinerarla. “Una persona cuerda no hace eso, tener dos cuerpos ahí durante 15 días... a mi sobrina le preguntaría por qué, por qué este desastre”, se lamentó el hombre, quien relató que se enteró de lo sucedido con su hermano gracias a que un vecino que solía comprarle chatarra y cartones le advirtió a otro hermano que no sabía nada de Ricardo desde el 1º de septiembre. A partir de esto, la familia de Klein fue varias veces a la casa para preguntar por él, aunque sólo recibió repetidas respuestas evasivas e incoherentes por parte de los hijos ahora detenidos.

Ricardo Klein se dedicaba a recolectar cartones a gran escala y tenía organizado un circuito con el que le iba muy bien, al punto que pudo construir una casa de dos plantas, donde vivía con su familia en una vivienda del fondo, mientras que alquilaba otra propiedad que tenía al frente y planeaba seguir expandiendo la construcción. La pareja asesinada vivía junto a sus hijos mellizos y con los ahora imputados, Karen Klein –que era hija de él– y Leandro Acosta –hijo de ella–, quienes además de ser hermanastros eran pareja.

De acuerdo con la acusación, los dos sospechosos cometieron el doble homicidio y luego denunciaron a las víctimas por “violencia familiar” como coartada para justificar ante los vecinos la ausencia de sus padres, que fueron vistos con vida por última vez el pasado 1º de septiembre. En ese sentido, los inquilinos de los Klein contaron a la policía que durante toda la semana pasada el acusado prendió fuego a varios objetos –entre ellos, el colchón que pertenecería a las víctimas– en el patio de tierra que tenían en común. Acosta también les dijo que su madre y su padrastro abandonaron la casa tras denunciarlos por maltratar a los mellizos.

Compartir: 

Twitter
 

El frente de la casa donde tuvo lugar el doble crimen, con custodia.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.