SOCIEDAD › EL 10 POR CIENTO DE LA POBLACIóN EMITE LA MITAD DE CARBONO

El clima, síntoma del poder

Mientras continúa la Cumbre del Clima, un informe de una ONG señaló que la mitad de las emisiones de carbono son producidas por una proporción menor de la población, el sector más rico. China promete que reducirá el 60 por ciento al llegar a 2020.

Tras la apertura con los 150 líderes mundiales presentes el lunes pasado, las reuniones en la COP21 de París iniciaron el ritmo pausado de las negociaciones y conversaciones técnicas. Por fuera de los debates, el informe de una ONG reveló que el 10 por ciento de la población más rica del mundo genera la mitad de las emisiones de combustibles fósiles causantes del calentamiento global, y que la mitad más pobre contribuye en un 10 por ciento. Al respecto, China prometió reducir 60 por ciento las emisiones de carbón progresivamente hasta alcanzar esa cifra en 2020. Por otro lado, los estados insulares piden una ayuda urgente a la cumbre de Le Bourget, resaltando que las personas que huyen de regiones afectadas por el cambio climático no están contempladas en el Derecho Internacional.

La desigualdad Norte/Sur sigue siendo uno de los principales obstáculos en las negociaciones de la cumbre del clima en París. El informe de la ONG Oxfam es el que subrayó que el 10 por ciento más rico de la población mundial es responsable de cerca del 50 por ciento de las emisiones de carbono, en tanto los 3500 millones de personas que conforman la mitad más pobre sólo generan el 10 por ciento de esas emisiones.

“Hemos probado que un crecimiento económico fuerte y un medio ambiente más seguro ya no están en contradicción. Eso debería darnos esperanza”, había asegurado Barack Obama en la apertura de la COP21. La confianza del presidente norteamericano estriba en estudios como los del economista británico Nicholas Stern y del ex presidente mexicano Felipe Calderón, que identifican sectores que podrían sacar amplios beneficios de una reconversión ecológica de la economía. Entre los beneficiarios figuran las inversiones en eficiencia energética, energías renovables y automóviles híbridos. Eso también supondría una reestructuración profunda de un modelo basado en las energías fósiles. Y ahí la “economía verde” se toparía con otra problemática: la explotación ilimitada de los recursos naturales y la “huella ecológica” de las cadenas de producción y consumo.

Hace más de 25 años que la disputa de cómo repartir la responsabilidad de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y de ayudar a los países más vulnerables bloquea las negociaciones. “El financiamiento podría ser el acelerador para llegar”, dice la ONG ActionAid. Desde 2009 se aspira que para 2020 el Norte financie la reconversión al desarrollo sostenible del Sur con 100 mil millones de dólares anuales. Pero además de los montos, en París se discute la forma en que se canalizarán mediante mecanismos transparentes para evitar que vayan a bolsillos equivocados.

En paralelo a la cumbre de París, el gobierno de China anunció que modernizará de aquí a 2020 sus centrales de carbón con el fin de disminuir sus emisiones contaminantes un 60 por ciento. El objetivo es dejar de producir unas 100 millones de toneladas de carbón bruto y evitar la emisión de unos 180 millones de toneladas de CO2 cada año. Cabe destacar que más del 70 por ciento de la electricidad se produce con carbón, del cual el gigante asiático consumió 4200 millones de toneladas en 2013.

El cambio climático para los habitantes de islas del Pacífico hace que éstas se vuelvan cada vez más inhabitables. Quienes huyen de eso no están contemplados en el Derecho Internacional. Si bien migrar es una respuesta, sólo un 25 por ciento estaría en condiciones económicas de hacerlo. En caso de sequías, aumento del nivel del mar o inundaciones, numerosas familias de Kiribati, Tuvalu y Nauru afirmaron que irían a otro lugar.

Claude Emelee, el viceprimer ministro del estado insular de Vanuatu, fue el último orador en la cumbre parisina. “¿Cuándo podremos decirles a nuestros pueblos que este padecimiento, esta locura absoluta, estas atrocidades climáticas tendrán un fin?”, preguntó. Barack Obama, quien se crió en Hawai y en Indonesia, intentó ponerse de su lado: “Yo soy un chico de las islas”, y afirmó que los Estados Unidos aportarán 30 millones de dólares, un vuelto, a un seguro para paliar las consecuencias del cambio climático.

Vanuatu es una de las tantas pequeñas islas que se verán afectadas drásticamente por el cambio climático puesto que, según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), un aumento del nivel del mar de un metro hasta el 2100 es algo completamente posible.

Compartir: 

Twitter
 

François Hollande se paseó por los stands de la cumbre climática.
Imagen: EFE
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.