SOCIEDAD › CONTINúA LA POLéMICA POR LAS OPERACIONES DE LA APLICACIóN UBER EN LA ARGENTINA

La batalla por la calle está en la ley

El jefe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires advirtió que Uber sólo podrá operar en el distrito si se adecua al marco legal, pero la firma insiste en que no hay leyes para su actividad. Santa Fe, Córdoba y La Plata, en contra.

La empresa Uber aún “no ha hecho ninguna presentación” ante el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para habilitar sus operaciones, advirtió el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta. El funcionario también señaló que la administración da “la bienvenida a la modernidad, siempre y cuando cumpla con las leyes vigentes”, porque es preciso que respete “una serie de requisitos para poder llevar pasajeros y garantizar su seguridad”. Sin embargo, la vocera de la empresa aseguró que “lo existente en materia regulatoria no comprende un servicio innovador como el nuestro”, aunque de todas maneras la firma “sigue disponible para continuar el diálogo mientras avanzamos en la llegada” de la aplicación a la ciudad. En tanto, autoridades municipales de La Plata, Córdoba y Santa Fe se anticiparon que se propone “combatir” el servicio, en caso de que llegue a esos distritos, porque se trabaja en la “ilegalidad”. Por su parte, el titular de la Cámara Argentina de Agencias de Remises insistió en que “la normativa es clara” y que no ajustarse a ella equivaldría a realizar “una actividad en el marco ilegal”, una argumentación similar a la que manifestó, por su parte, la cámara de taxistas del partido bonaerense de Bahía Blanca.

El jefe de Gobierno porteño señaló que “la posición que tiene la Ciudad con respecto a Uber es que hay que cumplir la ley, la cual requiere una serie de requisitos para poder llevar pasajeros y garantizar su seguridad”. El funcionario insistió en que la firma, que sustenta sus actividades en una aplicación para smartphones que permite a choferes ponerse en contacto con potenciales pasajeros y acordar el precio del viaje, “todavía no presentó ningún papel” ante la administración local. “No tenemos nada en contra ni a favor de nadie. Estamos totalmente a favor de la modernidad, pero de la modernidad que cumpla con la ley”, por lo que “quien se adecue a las normas va a poder llevar a pasajeros por la ciudad, y quien no se adecue, no”. “Promovemos el transporte público que garantice la seguridad de los pasajeros, así que damos la bienvenida a las nuevas modalidades en la medida que cumplen con las normas”, agregó.

Sin embargo, la gerenta de Comunicaciones de Uber para el Cono Sur, Soledad Lago Rodríguez, insistió en que, aún cuando antes del lanzamiento de la inscripción de choferes mantuvieron “varias reuniones” con el Gobierno local, no hubo acuerdo sobre cómo encuadrar las operaciones de la firma porque “lo existente en materia regulatoria no comprende un servicio innovador como el nuestro”. “Nuestro equipo de asuntos públicos y asesores técnicos mantuvo varias reuniones con las autoridades de la secretaría de Transporte de la Ciudad de Buenos Aires para analizar propuestas específicas de adecuación a normativas vigentes”, aseguró la vocera.

Lago Rodríguez encuadró la operación de la aplicación como un aspecto de la “economía colaborativa”, porque “opera como intermediario entre usuarios que requieren un servicio de traslado y socios que se conectan para brindar ese servicio”. Por eso, argumentó, “no se solicita licencia de conductor profesional (para manejar uno de los autos ofertados en Uber), porque es un servicio colaborativo entre privados”. “En este contexto, y por ser una plataforma innovadora, sin una definición establecida, suelen generarse múltiples interpretaciones. No existe hoy en Argentina una normativa que contemple un servicio como el de Uber y es parte de nuestro desafío y compromiso el trabajar junto a las autoridades en encontrar un marco legal acorde a los nuevos modelos de la economía colaborativa”, añadió, al tiempo que añadió que ya son “más de 10 mil” los postulantes inscriptos para brindar el servicio y que “avanzamos en la llegada”.

Al mismo tiempo que la polémica se profundizaba en la ciudad de Buenos Aires –donde también la Cámara Argentina de Remises manifestó su oposición–, autoridades de La Plata, Córdoba y Santa Fe advirtieron su rechazo a la posibilidad de que Uber inicie operaciones en esos distritos. El subsecretario de Convivencia y Control Ciudadano platense, Roberto Di Grazia, rechazó “de manera rotunda el desembarco de este sistema de transporte, porque permite que cualquier persona con un vehículo particular pueda transportar pasajeros, con la responsabilidad que esto significa”. En tanto, el secretario de Transporte de la ciudad de Córdoba, Julio César Waisman, aseguró que “no hay ninguna posibilidad” de que Uber opere allí porque “no está regulado”, de modo que pidió “tranquilidad” a taxistas y remiseros locales, al tiempo que señaló: “la seguridad de las personas y la calidad del transporte son factores que debemos resguardar”. Por su parte, el secretario general de la municipalidad de Santa Fe, Carlos Pereira, definió a la de Uber como “una actividad ilegal”, aunque “tenemos todas las herramientas para combatirlas”. Para funcionar allí, la aplicación precisaría una ordenanza municipal “que no va a salir” porque el sistema de transporte público allí “tiene un nivel de consenso en cuanto a su funcionamiento y sus normas que ha sido construido a lo largo de muchos años”.

Compartir: 

Twitter
 

Los taxistas porteños anunciaron que se movilizarán en contra del funcionamiento de Uber.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.