SOCIEDAD › DIAGNóSTICO DE VIDAL SOBRE LAS CáRCELES

Como recién asumida

Un día después de echar al jefe del Servicio Penitenciario Bonaerense que ella misma había nombrado, la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, aseguró ayer que “se terminó” el autogobierno de las fuerzas de seguridad, subrayó que con su gobierno “no hay pactos de connivencia” y remarcó que dará “la pelea” para la reforma integral del Servicio Penitenciario provincial. Fernando Díaz, el desplazado, había sido designado por Vidal cuando ya pesaban denuncias sobre él y a pesar de que diversas organizaciones alertaban que su regreso al SPB significaba la vuelta también del autogobierno en esa institución.

De hecho, en el último tramo del gobierno de Daniel Scioli, al frente del SPB estaba la abogada Florencia Piermarini. Vidal decidió eliminar el mando civil y colocar al mando a un penitenciario que ya había ocupado ese lugar y cuya gestión había cosechado diversas denuncias por corrupción y por la muerte de 33 presos en el penal de Magdalena.

Díaz fue despedido luego de haber sido citado por la justicia a declaración indagatoria en una causa por corrupción en cárceles de Salta. Pero ayer la gobernadora aseguró que “trabajar por la seguridad de los vecinos, pelear contra mafias, el narcotráfico y el juego clandestino es pelear también contra corrupción y mal funcionamiento de estas fuerzas de seguridad”. Lo dijo al anunciar el envío a la Legislatura de un proyecto de reestructura del SPB.

Sin tener en cuenta tampoco las reformas de León Arslanian, entre otras, la mandataria se quejó porque “desde la recuperación de la democracia, en 1983, no hubo cambios profundos en las fuerzas de seguridad”, señaló que las reformas “por supuesto entrañan riesgos” y denunció que “había pactos de connivencia” en gobiernos anteriores. Y aseveró que durante su gestión “no hay pactos de connivencia” posibles.

“La política no habló durante muchos años, a lo largo de la democracia, de cómo funciona el sistema penitenciario en la provincia que es el más grande del país y que todos sabemos que funciona mal. Hasta el 10 de diciembre del año pasado las fuerzas de seguridad –incluido este servicio penitenciario– se autogobernaban. Esto se terminó, el poder civil tendrá mucho más poder de decisión que antes”, insistió Vidal.

La gobernadora dijo que “los problemas de inseguridad no se resuelven con parches, se requiere de un plan y de trabajos en varios frentes”. Y dijo que esta reforma “no es un desplazamiento de cúpulas, es mucho más profundo, no creemos en las purgas porque no resuelven los problemas, lo que resuelve los problemas es dar las peleas de fondo en contra del funcionamiento del sistema y esto requiere cambiar leyes”.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.