DEPORTES › ENTREVISTA A HORACIO ZEBALLOS, QUIEN SE ILUSIONA CON JUGAR LA FINAL DE LA DAVIS

“Me relajé y pude jugar mejor”

Viene de ganar esta temporada cuatro torneos de dobles ATP –San Pablo, Gstaad, Atlanta y Metz– y como singlista dos Challengers –Poprad-Tatry y Bastad– y piensa que eso le otorga una chance para integrar el equipo que jugará la final frente a Croacia.

 Por Pedro Ruiz de Galarreta

La paternidad le cambió la vida: el hecho de disfrutar todo el tiempo de su hija le demostró que hay cosas más importantes que un partido de tenis. Eso produjo que entrara a una cancha cada vez más relajado e incrementó sus rendimientos. El es Horacio Zeballos, quien esta temporada se coronó campeón de cuatro torneos de dobles (ATP 250 de San Pablo, Gstaad, Atlanta y Metz), y en singles de dos Challengers (Poprad-Tatry y Bastad). Por su desempeño en la modalidad de duplas se ilusiona con ser convocado para la final de la Copa Davis ante Croacia, en Zagreb, el mes próximo.

–¿Cuánto lo cambió la paternidad?

–Me cambió mucho. Desde que soy padre estoy disfrutando muchísimo de la competencia. Me di cuenta que hay cosas más importantes que un partido de tenis. Antes, cada derrota me afectaba demasiado, y pasaba mucho tiempo hasta que la podía superar y volver a entrenar. Hay cosas más importantes como cuidar a una persona y estar pendiente de ella, y eso produjo que me relajara mentalmente y jugara cada partido más tranquilo.

–¿Le gustaría que su hija fuera tenista?

–Voy a dejar que ella decida. Obviamente, iremos varias veces al club y seguramente le dé una raqueta. Si me das a elegir, no me gustaría que fuera tenista porque el tenis sudamericano femenino está atravesando una situación crítica: no tienen torneos ni apoyo económico. Pero si a ella le gusta y quiere jugar, la apoyaré.

–¿Disfruta de la vida de tenista?

–Gracias al tenis realicé muchos viajes, y conocí una gran cantidad de culturas que si no hubiera sido por este deporte no habría tenido la posibilidad. Atravesé etapas muy duras en las que se me dificultaba viajar y poder sostenerme económicamente, sin ayuda de un sponsor o de mis padres. Pero hoy en día, a mi edad y con una carrera ya hecha, estoy disfrutando de muchas cosas.

–Viajó algunas semanas con su familia y otras solo. Si no pudiera seguir viajando acompañado, ¿consideraría el retiro?

–Desde que nació mi hija realizamos una gira de siete semanas juntos y la disfrutamos mucho. Hace poco realicé una gira solo y fue muy duro para mí. El año que viene vamos a intentar viajar todo el año juntos. Pero si lamentablemente no pudiéramos hacerlo: o viajaría mucho menos o pensaría en el retiro. Dado que no quiero pasar tiempo sin verla crecer y sin disfrutar de su familia.

–¿Cambió algo para lograr los resultados que consiguió este año?

–Haberme hecho responsable de mi hija, me relajó y me hizo jugar mejor. Siento que gane o pierda estoy jugando muy tranquilo dentro de la cancha. La derrota ya no me duele tanto y eso ayuda mucho.

–Junto a Julio Peralta se consagró campeón en los ATP 250 de San Pablo, Gstaad y Metz. ¿Cómo explica esos rendimientos?

–La continuidad fue la clave. El hecho de haber jugado tantos torneos juntos generó que nos fuéramos perfeccionando. Los resultados nos acompañaron, pero además me da mucha tranquilidad saber que nos brindamos al máximo en cada entrenamiento. Nos fuimos conociendo ambos y decantó en que hiciéramos una muy buena pareja. Vamos a continuar jugando juntos en lo que queda de esta temporada y la próxima. Además, él es una gran persona: dentro y afuera de la cancha me hace sentir muy cómodo, y eso me genera tranquilidad.

–¿Cuál es su objetivo para lo que resta del año?

–Poder seguir jugando en este nivel. Lo que nos planteamos con mi entrenador desde que volvimos a la competencia fue tratar de ser un jugador más estable, jugar más semanas bien, y no ser tan irregular. Por suerte lo estoy cumpliendo, así que estoy feliz en ese aspecto.

–¿Cuáles son sus expectativas de ser convocado a la final de la Copa Davis?

–Más allá de que los Challengers tienen un nivel elevado de jugadores, en el caso de que pudiera ir a disputar la final sería por el rendimiento que tuve en dobles. Hoy en día, al no haber jugado más torneos ATP, creería que el rendimiento que demostré en los certámenes previos, coronándome campeón en tres torneos con Julio Peralta, y en otro con Andrés Molteni (ATP 250 de Atlanta), son los que podrían generar que fuera convocado. En lo que resta del año, el nivel de los Challengers no es el mismo, y no creería que eso pueda influir demasiado en la decisión que pueda llegar a tomar el capitán.

–¿Anhela poder disputar el punto de dobles?

–Sería muy lindo. Estar en el equipo sería una gran oportunidad y cumplir otro sueño más. Las veces que participé de la Copa Davis las disfruté en demasía.

–¿Tuvo algún contacto con el capitán Daniel Orsanic?

–Asistió a la Copa FILA (certamen que disputó hace dos semanas: en singles perdió en cuartos de final, y en dobles fue campeón junto a Peralta), y me felicitó luego de cada victoria. Me dijo que el equipo no está confirmado, y que en unos días me va a comunicar la decisión final.

–¿Cómo definiría la serie con Croacia?

–Es una serie dura, que además se juega de visitante. Siempre la localía pesa. Ellos tienen muy buenos jugadores: Marin Cilic está atravesando un gran momento, además se sumó Ivo Karlovic que siempre es una pesadilla, y tienen un gran doblista como Ivan Dodig. Lo mismo se pensaba sobre la semifinal con Gran Bretaña, pero se pudo ganar dado que Juan Martín Del Potro se encontraba en un nivel superlativo. Va a ser una serie muy pareja, pero obviamente se puede ganar.

–¿El nivel elevado de Del Potro puede influir para conseguir la Ensaladera?

–Del Potro va a ser clave porque le puede ganar a Cilic, que es un top ten indiscutido.

Compartir: 

Twitter
 

Horacio Zeballos este año avanzó al puesto 78 del ranking ATP y al 45 de dobles.
Imagen: Télam
 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.