SOCIEDAD › CONEXIONES DE LOS NARCOS QUE TRAFICABAN CON VINOS

Pisando fuerte en Dominicana

Los narcos detenidos la semana pasada como parte del operativo llamado Viñas Blancas contaban con protección de altas autoridades de la República Dominicana, según la información que maneja como hipótesis el juzgado de María Romilda Servini de Cubría. Desde hace un año, el juzgado y la Dirección General de Aduanas estaban detrás de la causa, denunciada originalmente por las autoridades aduaneras de Gran Bretaña. El viernes pasado la policía detuvo a 15 de los 16 integrantes de la banda que exportaba cocaína diluida en botellas de vino hacia Europa. De acuerdo con un informe reservado de la Aduana en poder de Página/12, la estructura tenía “fuertes antecedentes vinculados al narcotráfico”, una base de operaciones en la República Dominicana y una poderosa red destinada al lavado de dinero en Buenos Aires camuflada por joyerías, restaurantes y suntuosas propiedades.
Los informes de la operación Viñas Blancas todavía son fragmentarios, pero dan cuenta de la estructura de la banda y anticipan pistas de los posibles alcances: todo un material capaz de trasformarse en piezas célebres de una película.
Hasta el viernes pasado, el juzgado federal de Servini había ordenado unos 25 allanamientos, escuchas, pesquisas y seguimientos de autos y camiones en rutas. Incautó diez millones de dólares, tres autos, camiones, lanchas e inmuebles. Secuestraron 200 kilos de cocaína embaladas en ladrillos de un kilo y 10 mil botellas de vino tinto listas para exportación. Las botellas estaban embaladas en cajas de seis destinadas al mercado europeo.
Entre los 15 detenidos estaban todos los miembros de la organización y sus conexiones primarias. Entre ellos, dos hombres de la ex Yugoslavia con joyerías en Buenos Aires y en República Dominicana: “Los jefes de la banda eran británicos afincados en nuestro país, con importantes actividades comerciales en distintos rubros, pero estaban relacionados con ex yugoslavos conectados al narcotráfico internacional”, le explicó a este diario José Sbatella, titular de la Aduana. Los yugoslavos se encargaban del lavado de dinero, según la investigación, a través de un restaurante y dos locales de joyerías, una de ellas alquilada en el salón del Hotel Alvear. Según los investigadores, en los locales se “recibían importantes sumas de dinero en libras esterlinas que eran ingresadas por ciudadanos holandeses a través de la modalidad del régimen de equipaje”. Un mecanismo que normalmente se usa para el ingreso de capitales de inversión o de bienes de mudanza. Durante el paso por Buenos Aires, los holandeses se alojaban en hoteles cinco estrellas.
Ayer a la mañana, el juzgado de Servini allanó las oficinas del aún único argentino detenido por sus supuestos vínculos con la poderosa Viñas Blancas: un contador de la Corporación de Dorrego Corp. llamado Claudio Macri. El juzgado estudia ahora la documentación incautada, indaga cuentas comerciales que manejaba, montos y relaciones. Suponen que el estudio podría ser otro punto de bifurcaciones de la banda.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.