SOCIEDAD

La fuga de los más pequeños

Unos siete chicos de entre 9 y 12 años se fugaron ayer del Instituto Borchés y recurrieron al Hogar Miguel Magone, del Serpaj, para denunciar que habían sido sometidos a malos tratos. Operadores de la ONG los llevaron al Consejo Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes para regularizar su situación. Anoche, acompañados de una defensora de menores, todavía se definía adónde se los reubicaría.
Los chicos llegaron a las 10 de la mañana al centro de día de Constitución y denunciaron que en el Borchés los golpeaban y les tiraban el pelo. Pudieron huir fácil porque la institución posee medidas de seguridad livianas. Es un sitio llamado de admisión, desde donde se deriva a otros hogares. Tres de los chicos estaban a punto de ser derivados. Habían llegado tres días antes pidiendo asilo.
Tres fueron derivados al Hogar Andamio. Y se analizaba adónde enviar a los cuatro restantes. Desde el centro de día Magone señalaron que los chicos recurrieron a ellos porque los conocían. Solían pasar por el lugar, definido como “de servicio para los chicos” a menudo.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.