SOCIEDAD › VOTAN EN EL SENADO BONAERENSE

Contra la condena previa

 Por Horacio Cecchi

El Senado bonaerense avanza en la reforma de la ley de excarcelaciones, niña bonita de Carlos Ruckauf primero y de Juan Carlos Blumberg después, como solución indispensable para los males de la inseguridad bonaerense. Las reformas de Ruckauf y Blumberg fueron limitando las posibilidades de excarcelación y dejando muy poco margen de decisión a los jueces. Como resultado, el dislate carcelario en el que ya se encontraba la provincia se disparó a niveles nunca alcanzados colocando a la provincia de Buenos Aires en uno de los niveles de prisionalización más altos de Latinoamérica. El proyecto de reforma es propuesto por el Frente para la Victoria, aseguran que cuenta con el apoyo del PJ y es el primer paso para el cumplimiento del fallo de la Corte Suprema que ordena que la provincia adecue sus leyes a los tratados internacionales y tome como referencia la legislación nacional. Todo indica que hoy el Senado aprobará sobre tablas dando media sanción a la reforma.

El proyecto es la contracara de las leyes 12.405, 13.177 y 13.183 (la primera de la era del manodurismo de Ruckauf, y las dos últimas de la mano espasmódica del blumberismo) que modificaron sustancialmente el régimen de excarcelación y redujeron a la mínima expresión las atribuciones de los jueces para disponer la prisión preventiva o la excarcelación. En la práctica lo que se buscaba era que la prisión preventiva fuera una condena efectiva antes de la propia condena.

El resultado fue el dislate carcelario en el que se embarró la provincia. Hoy en día, de los casi 25.000 presos que se hacinan en las cárceles bonaerenses el 75 por ciento no tiene condena. Más de 18 mil personas están detenidas por portación de cara y de pobreza, sin que ningún juez haya determinado que sean culpables. Al menos, el 30 por ciento de esas 18 mil personas son considerados inocentes luego de un juicio y después de permanecer dos o más años presos.

El dislate se extiende a las comisarías bonaerenses, superpobladas como filiales del hacinamiento carcelario. La base de semejante hacinamiento se encuentra en buena parte en las leyes Ruckauf y Blumberg, que estrecharon las atribuciones de los jueces para dictar la excarcelación y transformaron a la prisión preventiva (se dicta antes de ninguna condena y cuando recién se inicia el trámite procesal) en un fallo consuetudinario y no excepcional.

“Es el primer paso en dirección al cumplimiento de la manda de la Corte Suprema nacional que ordenó a los tres poderes de la provincia adecuar las leyes y las normas a la legislación nacional y a las indicaciones de los tratados internacionales”, indicó el senador kirchnerista José María Eseverri, del Frente para la Victoria e integrante de la Comisión de Asuntos Constitucionales. “El proyecto modifica sustancialmente el régimen de excarcelaciones impuesto por la ley de Ruckauf, que fue votada en 2000 por unanimidad, y las dos leyes de Blumberg.”

El proyecto kirchnerista cuenta con el visto bueno del PJ y todo indica que hoy, en la primera sesión del año, el Senado le dará media sanción sobre tablas para desandar el “marche preso primero y después investigo”.

Compartir: 

Twitter
 

Las leyes de Ruckauf y Blumberg bloquearon las excarcelaciones.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.