SOCIEDAD

Un tranvía porteño para recorrer dos kilómetros de Puerto Madero

En no más de tres meses circulará junto a la avenida Moreau de Justo, entre Independencia y Córdoba. Después continuará hasta Retiro.

No será el clásico tranvía ni andará por el medio de una avenida o calle del centro porteño, al menos no por ahora. Pero funcionará como los de antaño, sólo que bajo la luz y la tecnología del flamante siglo XXI. Estará en Puerto Madero y utilizará las vías por las que hoy circula el tren de cargas de la empresa Ferrovías, ubicadas entre la avenida Alicia Moreau de Justo y Eduardo Madero. El tranvía de los cien días, plazo en el que estaría listo para circular, recorrerá el pequeño tramo desde Independencia hasta Córdoba. Seguidamente, se abriría otro que llegará hasta Retiro. Este emprendimiento de debe a un acuerdo firmado ayer entre el jefe de Gobierno porteño, Jorge Telerman, el secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, y el ministro de Planeamiento y Obras Públicas porteño, Pablo Schiavi, en un intento por recuperar el medio de circulación que supo dar vida a la Buenos Aires de 1900. Además, hay otros proyectos para que funcionen más tranvías en distintos barrios de la ciudad, como La Boca y San Telmo.

Los nuevos transportes de la “red experimental”, como indica el acuerdo, serán dos formaciones de unos 20 a 30 metros de largo cada una, con capacidad para unas 350 personas, y con cuatro unidades por formación. El objetivo es complementar el sistema de transporte urbano, ya que se conectará con el subterráneo cuando el segundo tramo llegue hasta Retiro, uno de los finales del recorrido de la línea C de subtes. El servicio será diurno y funcionará con una frecuencia de entre 10 a 15 minutos. Las vías que utilizará serán las mismas por las que circula el tren de carga de Ferrovías. Según autoridades del gobierno porteño, “ambos transportes pueden convivir sobre los mismos rieles porque el de carga tiene muy poca frecuencia”.

Después de 43 años, el retorno de este servicio se concretará en un lapso de entre 90 a 120 días, cuando las formaciones comiencen a recorrer el trayecto Independencia-Córdoba, de dos kilómetros, por la zona de Puerto Madero, de cara a los modernos edificios de uno de los lugares más codiciados de la ciudad. Las estaciones se colocarán cada cuatro cuadras, y si bien se pensó en la posibilidad de que sea gratuito (las primeras dos formaciones serán donadas por el gobierno francés), desde el Ministerio de Planificación y Obras Públicas porteño informaron “que costará unos 50 centavos, como para ponerle precio y que no suba más gente de la que debería”.

“El tranvía vuelve ahora de forma experimental, pero para quedarse”, sostuvo Telerman, quien explicó que “el objetivo del gobierno porteño y nacional es ampliar este sistema hacia Retiro y hacia el sur, para complementarlo con los otros sistemas de transportes”. “Además –destacó– estamos viendo otras trazas para que muy pronto, el tranvía, complementándose con las obras subterráneas que se están haciendo, permita ir resolviendo los problemas de transporte.”

Por su parte, el secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, hizo hincapié en la “gran importancia que tiene para Buenos Aires el tranvía”, y destacó “la celeridad con la que se logró el acuerdo”. “Hace apenas unas semanas habíamos alcanzado un acuerdo de cooperación con el gobierno de Francia en políticas de transporte”, dijo.

La puesta en marcha del tranvía en la ciudad de Buenos Aires demorará entre 90 y 120 días, ya que ése será el tiempo que demandarán “los trabajos en las vías, su electrificación y el señalamiento del recorrido”, explicó el funcionario, y agregó: “No hemos hecho el cálculo de las tareas que hará el Gobierno de la Ciudad y el nacional para ver los montos alcanzables, porque es una etapa experimental de dos kilómetros”, se excusó. Además, aseguró que ésta será “la primera etapa” para el retorno del tranvía, ya que “en los próximos 30 o 60 días se estará desarrollando un modelo de tranvía para la ciudad”. La reinstalación del servicio estará a cargo de la empresa francesa Alstom, en cuyo haber se registran las ventas, a nivel mundial, de 105 tranvías similares a los que se instalarán en la ciudad de Buenos Aires. En tanto, se debate en la Legislatura porteña, en la Comisión de Asuntos Interjurisdiccionales, la aprobación de una donación de 35 tranvías eléctricos desde Alemania, un proyecto que los vecinos de San Telmo presentaron el año pasado. La iniciativa establece que el gobierno porteño “deberá realizar los estudios técnicos y económicos necesarios para materializar el ofrecimiento de la ciudad alemana de Stuttgart”, que donaría 35 formaciones de tranvías eléctricos. La idea es tener dos trayectos posibles, que serían Retiro-San Telmo y Puerto Madero-La Boca.

El último tranvía que circuló por la ciudad fue en 1963. Habían nacido cien años antes, tirados por caballos, hasta que en 1892 se instaló el primer tranvía eléctrico en la ciudad de La Plata. Cinco años más tarde, la revolución eléctrica llegó al centro porteño.

Compartir: 

Twitter
 

“La idea es ampliar hacia Retiro y hacia el Sur”, dijo Telerman.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.