SOCIEDAD › TRAS LAS DENUNCIAS, INVESTIGAN LA ASOCIACION APAND DE BARADERO

Un hogar para chicos bajo la lupa

Autoridades de la Nación, la provincia y la obra social IOMA auditarán la asociación sobre la que pesan graves denuncias por maltratos y excesos de medicación. Evalúan retirar a los chicos.

 Por Mariana Carbajal

Organismos nacionales y provinciales auditarán e inspeccionarán a Apand, la principal ONG del área metropolitana dedicada a la atención y tratamiento de menores con discapacidad, luego de las denuncias sobre maltratos y excesos de medicación reveladas ayer por Página/12. Los supervisores del Consejo Nacional del Niño (Connaf) encargados de inspeccionarla solían viajar a Baradero, donde está ubicada Apand, en un vehículo enviado y pagado por la misma institución, según confirmó a este diario el mismo director de la institución, Gustavo Hermo.

Página/12 dio cuenta ayer de una serie de denuncias de maltratos contra chicos que existen en los tribunales civiles porteños contra la Asociación Pro Ayuda al Niño Discapacitado. Apand tiene 14 pequeños hogares, cuatro centros de día y una escuela distribuidos en la localidad de Baradero. La Justicia, además, constató la muerte de un adolescente autista como consecuencia de las quemaduras que sufrió al recibir un ducha de agua caliente cuando lo bañaba un operador de la institución. La subsecretaría de Minoridad bonaerense detectó el suministro de dosis “excesivas” de fármacos a pacientes psiquiátricos. Pero a pesar de este cuadro, tanto el Estado nacional como el provincial mantienen internados allí a chicos y adolescentes. El Connaf tiene 53; la subsecretaría de Minoridad, 34; el Servicio Nacional de Rehabilitación del Discapacitado, 47; IOMA, 16. Por cada uno pagan un piso de 60 pesos por día de internación. En 2005, al Connaf, Apand le facturó más de un millón de pesos.

“Se va a hacer una auditoría para ver si corresponde darla de baja del listado de prestadores. Y vamos a adelantar la inspección que mensualmente enviamos, pero la haremos con un equipo técnico más grande que lo habitual”, señaló un vocero del Ministerio de Salud de la Nación de donde depende el Servicio Nacional de Rehabilitación del Discapacitado. IOMA también enviará una inspección en las próximas horas. “Además, nos estamos comunicando con los padres de las personas internadas para que decidan si quieren sacarlos de Apand y trasladarlos a otra entidad”, indicó un vocero de IOMA.

El Connaf depende del Ministerio de Desarrollo Social. Gustavo Lerner, director nacional de Niñez, fue designado para responder sobre esta situación. “No alojamos a ningún menor si no estamos seguros de que se van a garantizar sus derechos”, dijo Lerner a Página/12 con relación con las graves denuncias que pesan sobre Apand. El funcionario dijo desconocer la muerte por quemaduras del joven autista. No obstante, señaló que “profundizarán las investigaciones” y analizarán los egresos y traslados que sean adecuados de cada uno de los 53 chicos que han derivado a la ONG de Baradero. Consultado sobre el hecho de que los mismos inspectores del Connaf que debían controlar la institución viajaban a Baradero en un vehículo enviado por Apand, Lerner se mostró sorprendido. También dijo desconocer la serie de denuncias de que dio cuenta este diario ayer, la mayoría de las cuales fueron notificadas al Connaf por la Justicia porteña.

“En las próximas horas evaluaremos si hay elementos que ameriten medidas urgentes”, informó al respecto la subsecretaria de Minoridad bonaerense, Cristina Tabolaro.

Consultado por este diario, el asesor de menores de la Capital Federal Atilio Alvarez confirmó que “desde hace tiempo se venía hablando entre los defensores sobre el mal funcionamiento de Apand”. Alvarez precisó que en 2005 “la defensora de menores Carolina Paladini inspeccionó el lugar y encontró que personas que habían sido denunciadas por malos tratos de algunos niños seguían en sus funciones”. Pero a pesar de las irregularidades encontradas, que fueron notificadas al Connaf, “desde 2003 había un empecinamiento de la autoridad administrativa” de seguir derivando chicos a Apand. De los 140 pibes con distinto grado de discapacidad que están bajo la órbita del Connaf, más de un tercio están derivados a Apand. “No es una cuestión de empecinamiento sino de falta de recursos. No hay demasiados lugares en el Estado ni en la sociedad civil para enviarlos”, respondió Lerner.

Compartir: 

Twitter
 

Apand tiene catorce pequeños hogares, cuatro centros de día y una escuela distribuidos en Baradero.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.