SOCIEDAD

La lluvia alivió el calor, pero complicó la ciudad

Por la tormenta, el Aeroparque estuvo cerrado tres horas, hubo corte de trenes y subtes y calles anegadas. De acuerdo con el pronóstico, hoy no habrá más lluvia, pero mañana puede volver.

“Ojalá que llueva, así amaina este calor insoportable.” El deseo se repitió en las calles porteñas y bonaerenses de forma interminable durante gran parte de la semana pasada y el sofocante fin de semana. Y ayer se cumplió con violencia, como si la cantidad de deseantes hubiera potenciado el desenlace. La lluvia finalmente se largó, y durante la mañana generó una suspensión de tres horas en los despegues desde Aeroparque, demoras en los servicios de tren de la línea Belgrano Sur, la reducción del recorrido del ramal B de subtes y la inundación de algunas calzadas. Después del aguacero, la frase que se empezó a escuchar es “¿Hasta cuándo va a seguir esta lluvia?”.

En Aeroparque fue donde los inconvenientes se sintieron más, aunque no fue tanto por el agua que caía como por las características de la tormenta. “La visibilidad era buena e inclusive la terminal estuvo abierta para los aterrizajes. Pero las tormentas eran eléctricas, lo que generó que no se pudieran realizar cargas de combustible entre las 5.15 y las 9.15”, explicaron desde la Fuerza Aérea.

Los problemas producidos en el aire tuvieron su contrapartida en tierra, ya que el servicio de trenes de la línea Belgrano Sur sufrió durante la mañana demoras de al menos media hora, como consecuencia de la acumulación de agua de lluvia que se produjo sobre las vías. En el mismo sentido, el Premetro estuvo varias horas suspendido por el anegamiento de la zona de rieles, sobre todo “en la intersección de Valparaíso y Veracruz”, informaron fuentes de la empresa concesionaria Metrovías.

Y ni siquiera bajo tierra se estuvo a salvo, lo que quedó comprobado en la línea B de subtes, que funcionó con un recorrido limitado entre las estaciones Medrano y Avenida de los Incas. La causa del inconveniente fue el anegamiento de las vías por agua que se filtró desde la superficie, donde por esa hora de la mañana la tormenta azotaba con toda su furia. De todas maneras, pasadas las 8.30 el problema fue subsanado.

Según Defensa Civil y la Dirección General de Guardia y Auxilio porteña, la cuestión se reveló menos grave en las calles de la ciudad, donde sólo se registraron anegamientos parciales, que no obligaron al corte del tránsito en ninguna calzada, pese a los 44 milímetros de agua que cayeron entre las 4.30 y las 13. No obstante, se dio la caída de varias columnas de luz y varios sumideros terminaron tapados por ramas y hojas.

La tormenta no se limitó a descargar su poder en la Capital Federal. Las ciudades de Zárate y Campana, en la provincia de Buenos Aires, sufrieron inundaciones que obligaron a evacuar a un total de 80 pobladores, mientras que otros 25 de esa misma zona abandonaron sus viviendas por sus propios medios, confirmaron autoridades locales.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informó que para la jornada de hoy no se prevén lluvias, aunque el cielo continuará nublado y soplarán vientos leves del Sudeste. La máxima pronosticada se fijó en 25 y la mínima en 17. El agua volverá mañana, para cuando se espera cielo nublado, tiempo inestable y probabilidad de precipitaciones aisladas, con una mínima de 18 grados y una máxima de 26°.

En Córdoba, una fuerte tormenta eléctrica provocó cortes de luz en barrios del noroeste de la capital, daños parciales en el tendido eléctrico, caída de árboles y anegamientos de calles. La situación, de todas maneras, no generó víctimas ni evacuados, según informaron autoridades de Defensa Civil de esa provincia.

Compartir: 

Twitter
 

La tormenta afectó sobre todo la zona sur y el servicio del Premetro debió ser suspendido.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.