SOCIEDAD › UNA PATRULLA CONTRA LA HOMOFOBIA EN AMSTERDAM

La brigada de policías gays

Un cuerpo de policías homosexuales, lesbianas o bisexuales recorre las calles de la capital de Holanda para sancionar actitudes o delitos homofóbicos, al constatarse un aumento de esas agresiones.

 Por Isabel Ferrer *

“Roze in het Blauw”, que podría traducirse al español como “rosa sobre azul”, es el nombre elegido por la patrulla de la policía de Amsterdam especializada en tratar las agresiones contra homosexuales. Rosa, por el color distintivo, aunque ya perimido, del colectivo gay. Azul, como sinónimo coloquial de agente del orden. Compuesta por efectivos homosexuales –gays y lesbianas– y bisexuales, la patrulla ha contabilizado en los últimos meses un aumento significativo de las agresiones de esta índole contra ciudadanos. Además de perseguir a los asaltantes, los agentes tratan de crear un clima de confianza que facilite las denuncias de víctimas que temen ser ridiculizadas en la propia comisaría.

Con una dotación de treinta agentes, la patrulla sale de ronda por las noches de uniforme, por parejas, y provista de folletos informativos donde anima al público a comunicar las agresiones padecidas por culpa de la orientación sexual. Los policías no ocultan su tendencia personal, al contrario, y ofrecen unas gacetillas donde pueden leerse, en cinco idiomas, frases como ésta: “Si usted ha sido molestado, discriminado o maltratado por ser homosexual y bisexual, acuda siempre a la policía”. Para los más reticentes a denunciar por miedo, la comisaría central de Amsterdam dispone de un servicio telefónico de 24 horas. Atendido por la agente Marya Lust, su principal tarea consiste en convencerles de que no se avergüencen de lo ocurrido. Y que sepan que su interlocutor, miembro de su colectivo, lo escuchará sin asombro.

“Llevamos los folletos a las zonas de encuentro de homosexuales en Amsterdam. Esta solía ser la capital gay de Europa por la tolerancia y convivencia pacífica. No queremos que ello cambie. Pero en lo que va del año ha habido ya 18 denuncias de homosexuales agredidos. En todo 2006 recibimos sólo 16”, señala la agente Lust. Según sus datos, hay diferencias esenciales entre las agresiones padecidas por hombres, en general con golpes y rotura de huesos, y mujeres. “A los homosexuales masculinos pueden pegarles varios violentos. A las lesbianas las insultan. Como a una pareja que cenaba en una terraza el otro día y las escupieron al verlas”. El perfil del asaltante está menos definido. Ha habido agresores blancos, tanto autóctonos como extranjeros, y holandeses de origen magrebí. “La mayoría es gente con poca formación. Y sin señalar en absoluto a un grupo étnico en particular, hay numerosos jóvenes de ascendencia marroquí entre los denunciados.”

Aunque la patrulla y la red que la recoge surgieron en 1998 en Amsterdam, sigue siendo la única de su clase del país. Sí existe la posibilidad de ser atendido por un agente homosexual, al que se llamará especialmente, cuando se efectúa una denuncia en otros lugares. “El aumento de esta violencia es inquietante. Como policías especializados podemos hacer que el ciudadano sepa que recurre a un agente más cercano de lo usual”, asegura Marya Lust.

En España también hay una brigada específica de policías gays en Sitges (Barcelona), uno de los destinos turísticos de este colectivo. Como en Amsterdam, las ONG españolas afirman que ha habido un aumento de las agresiones, debidas, en parte, a la mayor visibilidad de gays y lesbianas. En el último mes varias asociaciones denunciaron al menos cinco agresiones a miembros de este colectivo en Gandia (Valencia). La última coincidió con la celebración de la fiesta del Orgullo en la playa, el pasado 28 de julio. Cinco jóvenes, varios de ellos menores, fueron insultados y golpeados por tres personas de estética “neonazi”. Las policías nacional y local abrió una investigación y el Ayuntamiento, gobernado por los socialistas, anunció que se presentará como acusación en los tribunales y creará un departamento municipal específico para erradicar la homofobia.

* De El País, de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

La última marcha del Orgullo en Amsterdam, considerada una de las capitales gay de Europa.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.