SOCIEDAD › CONVOCO A UNA CONFERENCIA POR EL CAMBIO CLIMATICO

Bush quiere su propia cumbre

La Casa Blanca cursó ayer una invitación formal a las grandes potencias contaminantes del plantea, además de a la Comisión Europea y Naciones Unidas, para que participen en una conferencia internacional de alto nivel dedicada al cambio climático.

El presidente George W. Bush quiere que la cita sirva para empezar a fijar nuevos objetivos para la reducción de gases que influyen en el calentamiento del planeta. La conferencia estará presidida por la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, y se celebrará los días 27 y 28 de septiembre en Washington. Los invitados son los ocho países más industrializados (G-8) –Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón, Reino Unido y Rusia– y las grandes economías emergentes –Australia, Brasil, China, India, Indonesia, México, Sudáfrica y Corea del Sur–, las principales naciones contaminantes.

El presidente ya anticipó su idea de convocar esta reunión de alto nivel en mayo, durante la reunión del G-8 en Heiligedam (Alemania). La conferencia será en principio de carácter ministerial, porque en la misiva enviada por George Bush a sus homólogos de los quince países se les pide que envíen a sus representantes. Sin embargo, el presidente de Estados Unidos tiene intención de intervenir ante el foro. El propósito de George Bush es empezar a sentar las bases para fijar nuevos objetivos para el recorte de emisiones de efecto invernadero. Washington se muestra así dispuesta a “colaborar” con las otras grandes potencias del planeta “para contribuir de manera precisa a un nuevo marco mundial antes de final de 2008”, reza la invitación. Y de ahí poder llegar a un acuerdo sobre la Convención de la ONU sobre el cambio climático en 2009, antes de que expire el protocolo de Kioto en 2012.

Es precisamente lo que quiere conseguir el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, que está haciendo de la lucha contra el cambio climático uno de los puntos prioritarios de su agenda y el tema estrella de la próxima reunión de alto nivel previa a la sesión anual de la Asamblea General, que arranca el 24 de septiembre en Nueva York, su primera al frente del organismo.

Ban y Bush abordaron el problema del cambio climático en la última reunión que mantuvieron en la Casa Blanca. El secretario general tiene un especial interés por conseguir que Washington, que se ha negado a firmar el protocolo de Kioto, entre en el juego multilateral y que su ejemplo sirva de imán para atraer a otros países. “Confiamos en que Estados Unidos y otros países usen el encuentro en Nueva York para avanzar de cara al encuentro de la reunión de diciembre en Bali”, indicó ayer un portavoz, que califica la iniciativa estadounidense de “un esfuerzo adicional”. Bush acordó con sus homólogos del G-8 acometer reducciones “sustanciales”, aunque sin especificar, de las emisiones que contribuyen al efecto invernadero. Las citas en Nueva York y Bali servirán para dar la orden de largada a la negociación de la revisión del protocolo de Kioto.

De El País, de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.