SOCIEDAD

“Llamaba mucho la atención porque gastaba dinero en farras y mujeres”

La ostentación de dinero que hacía Marcos, el narco más buscado en Argentina, fue lo que dio pie a su detención en Paraguay.

 Por Carlos Rodríguez

La discreción no encajaba con el estilo de vida, en el Paraguay, de Marco Antonio Estrada González, detenido cerca de la medianoche del domingo en la localidad de Lambaré, a 20 kilómetros de Asunción. “Aunque vivía en un mansión y con una mujer, que sería su esposa (Silvina Alejandra Salazar), que también tiene un pedido de captura internacional, lo veían en la calle con otras mujeres, haciendo ostentación de dinero, en autos cero kilómetro y por ese motivo la policía paraguaya lo andaba siguiendo, aunque todavía no sabían de quién se trataba.” La información que le suministró a Página/12 una fuente de Interpol de Argentina fue ratificada por las autoridades paraguayas. “Lo detuvimos a la salida de un motel al que había ingresado a las siete de la mañana, acompañado por dos chicas”, reveló a la prensa el comisario César Benítez, de la comisaría 15 de Lambaré. El policía paraguayo precisó que lo detuvieron “recién a las nueve de la noche (de Paraguay), cuando salió del motel”. Tuvieron que perseguirlo un par de kilómetros y Marcos, como lo llaman, se entregó sin resistencia.

“Ahora hay que esperar el trámite judicial de la extradición y cuando todo esté listo, personal de Interpol de Argentina viajará en comisión para retornarlo al país”, comentó a este diario una fuente de la Policía Federal. El comisario principal César Benítez, de la policía paraguaya, admitió que antes de conocer la verdadera identidad de Marcos, le estaban haciendo un seguimiento “porque era un sujeto de nacionalidad peruana que al parecer había entrada clandestinamente al país y que llamaba mucho la atención porque hacía grandes ostentaciones de dinero. Gastaba mucho dinero en farras, en mujeres, en vehículos”.

Estrada González estaba viviendo en una mansión del barrio Cañadita, en Ñemby, en las afueras de la ciudad de Asunción. Sus apariciones en público eran esporádicas y las veces que lo veían “siempre era notoria su presencia, por los autos, por las compañías que tenía, siempre mujeres muy llamativas, y también por los gastos que hacía, siempre importantes”, comentó la fuente de Interpol Argentina que ayer tuvo varios contactos telefónicos con sus colegas paraguayos. Marcos, como se sabe, está señalado como el jefe de la banda de narcotraficantes que actuaba en la villa 1.11.14, en el Bajo Flores, donde se la sindica como autora de por lo menos 20 homicidios.

El comisario Benítez le dijo a la prensa que Estrada González alquilaba una casa grande y “bastante lujosa” en la que estaba viviendo, según dijeron los vecinos, “con una mujer que podría ser su esposa, pero que ahora está desaparecida. Estamos buscándola porque ahora sabemos que también es buscada por la Justicia argentina”, dijo el jefe policial. Según Benítez, la detención del prófugo Estrada González se logró luego de una paciente labor de inteligencia de la policía paraguaya. “Nosotros teníamos la presunción de que era un delincuente, por la forma en la que actuaba, pero recién nos enteramos de quién se trataba cuando Interpol nos informó sobre el pedido de captura en Argentina”.

“Lo detuvimos a la salida de un motel hasta el cual lo habíamos seguido y al que había ingresado a las siete de la mañana (del domingo) acompañado de dos chicas. Lo detuvimos recién a las nueve de la noche” de Paraguay, cerca de las 23 de la Argentina. La corazonada que los llevó a seguirlo salió bien, aunque antes de la detención ya tenían una semblanza de la carrera criminal del prófugo. Marcos se fue del hotel solo, en un taxi, a bordo del cual lo detuvieron sin que ofreciera resistencia.

“Interpol nos había comunicado que este señor tenía un pedido de ubicación y un pedido de extradición de la policía de Argentina. Esto hizo que nosotros lo podamos detener”, afirmó Benítez. Marcos, uno de los hombres más buscados por la Argentina, está preso en la comisaría 15 de Lambaré y ayer fue interrogado por la jueza de Garantías 7 de Asunción del Paraguay, Patricia González. Se cree que escapó de Buenos Aires el 8 de mayo, junto a su mujer, en una avioneta que robó del aeroclub de la localidad bonaerense de Saladillo. La mujer ahora es buscada en el Paraguay, pero sigue sin aparecer.

Compartir: 

Twitter
 

Marcos, poco después de ser detenido en las afueras de Asunción.
Imagen: Gentileza ABC Color Paraguay
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.