EL PAíS › LOS ASAMBLEISTAS PREPARAN VARIAS PROTESTAS

Por tierra, agua y aire

 Por Laura Vales

Además de la protesta de Chile, la asamblea de Gualeguaychú prepara manifestaciones simultáneas por tierra, agua y aire para el sábado, en coincidencia con el cierre de la Cumbre Iberoamericana. Para eso se aseguró el apoyo de unas quince avionetas de la asociación Amigos del Aire; se movilizarán también con lanchas frente a la planta de Botnia y con una marcha al puente internacional San Martín.

Los aviones tienen previsto hacer un sobrevuelo manteniéndose sobre territorio argentino, según anticiparon los organizadores. De todas formas, el anuncio generó reacciones en el Uruguay, donde la Fuerza Aérea dijo esperar instrucciones de la ministra de Defensa, Azucena Berrutti, sobre qué hacer si los pilotos intentan acercarse a las instalaciones de la planta. Una posibilidad es que declaren una “zona de exclusión aérea” como la que existe en la estancia presidencial de Anchorena.

Anoche partieron rumbo a la capital chilena los autos con la delegación de vecinos que llevarán su queja al encuentro chileno de jefes de Estado. Según José Pouler, serán aproximadamente una veintena los que irán a la Cumbre, donde intentarán entregar una carta a los mandatarios que participan del encuentro. “Llevamos carteles, banderas y la carta, en la que dejamos sentada nuestra posición: pedimos la relocalización de Botnia”, resumió Pouler.

En Chile, los integrantes de la asamblea se reunirán con los afectados por Celco, las pastera que contaminó los humedales de Valdivia provocando una gran mortandad de cisnes. La historia es todavía poco conocida en la Argentina. Se trata de una empresa que fue resistida por la población y que aprobó todos los controles ambientales previos. A poco de empezar a funcionar, el ecosistema de los humedales fue gravemente afectado. Se descubrió entonces que la planta utilizaba sustancias químicas no declaradas. Una demanda judicial obligó al gobierno chileno a cerrarla, pero luego de un tiempo Celco fue reabierta.

Botnia podría entrar en funcionamiento el próximo lunes. A medida que se acerca esa fecha, la asamblea multiplica sus actividades. Otro grupo viajó a Montevideo para evaluar si abrir una causa judicial contra la compañía finlandesa. Y los estudiantes organizan para mañana una movilización en la ciudad, bautizada como “el Grito Blanco”.

Por otra parte, la crecida del río les jugó una mala pasada a los vecinos, que no pudieron terminar de instalar el puesto de observación sobre la isla Inés. “Plantamos el mástil y una bandera, pero no más porque el agua está alta. De todos modos, calculamos que el fin de semana vamos a poner una guardia”, detalló Gustavo Rivollier. La intención de la asamblea es controlar los movimientos de la papelera y la entrada de barcazas.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.