EL PAíS

Un emisario del papa Benedicto

El cardenal Tarcisio Bertone, número dos del Vaticano, visitará la Argentina desde el viernes y se reunirá con el Presidente.

 Por Washington Uranga

Néstor Kirchner se encontrará oficialmente en Buenos Aires con el cardenal italiano Tarcisio Bertone, secretario del Estado de la Santa Sede y número dos del Vaticano. La reunión será en Buenos Aires el miércoles 14 de noviembre. La cita entre Kirchner y Bertone fue confirmada por fuentes de la Cancillería argentina, después de que la noticia trascendiera en Roma a través de voceros de la Secretaría de Estado vaticana. Tanto en medios eclesiásticos como gubernamentales el hecho se mira como un dato más en el proceso de lento reacomodamiento de las relaciones entre la Casa Rosada y la más alta jerarquía católica. Bertone llegará al país el próximo viernes como enviado especial del papa Benedicto XVI para participar el domingo en la ceremonia de beatificación de Ceferino Namuncurá, acto que se realizará en la localidad rionegrina de Chimpay.

El encuentro entre Kirchner y Bertone tendrá carácter protocolar tomando en cuenta que el cardenal italiano es un alto funcionario del Vaticano, un Estado con el que Argentina mantiene relaciones diplomáticas. No obstante, el hecho debe considerarse significativo por cuanto, dado el carácter “religioso” de la visita de Bertone, la reunión podría haber sido obviada de no existir una voluntad política clara para concretarla. La agenda del encuentro está totalmente abierta, aunque nadie piensa que se vaya más allá de lo protocolar para abordar temas de fondo. Varios de los observadores que siguen de cerca las relaciones entre Iglesia y Estado coinciden en señalar que se trata de “un nuevo gesto” de acercamiento en la línea de los que se han producido en los últimos días, incluido entre éstos la nota de felicitación por el triunfo electoral que la Comisión Ejecutiva del Episcopado, con la firma del cardenal Jorge Bergoglio, le envió a Cristina Fernández después de las elecciones.

La posibilidad del encuentro entre Kirchner y Bertone venía siendo trabajada con la mayor reserva por el secretario de Culto, Guillermo Olivieri, y el embajador argentino en el Vaticano, Carlos Custer, en directa relación con la jerarquía católica argentina y el nuncio en Buenos Aires, Adriano Bernardini. No es ajeno a ello el viaje que hace pocas semanas hizo el propio Olivieri a Roma, oportunidad en la que se entrevistó con altos funcionarios vaticanos. El representante oficial del Gobierno para la ceremonia de beatificación de Ceferino Namuncurá será el vicepresidente y gobernador electo de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, quien se encontrará con Bertone el sábado y lo acompañará el domingo en Chimpay. Olivieri y Custer también formarán parte de la delegación oficial.

Si bien nadie contesta afirmativamente a la pregunta sobre un posible encuentro entre la presidenta electa Cristina Fernández y el propio Bertone, no se descarta que ocurra de manera extraoficial. Al margen de ello es muy probable que la senadora acompañe a Néstor Kirchner en la entrevista que el Presidente mantendrá el miércoles con el Secretario de Estado del Vaticano. En Roma se habrían leído de manera muy positiva las primeras declaraciones de la presidenta electa tanto respecto de su apertura al diálogo con todos los sectores como acerca de su posición en contra del aborto, algo que suena a música celestial a los oídos de la mayoría de los obispos.

Cuando el viernes Bertone llegue a Buenos Aires en un vuelo privado procedente de Roma será recibido oficialmente por Olivieri, quien lo acompañará en buena parte de su recorrido por el país, que también incluirá visitas a Viedma y Bahía Blanca. Sucede que Bertone pertenece a la congregación de los padres salesianos, la misma en la que se educó Ceferino Namuncurá, y es intención del delegado papal conocer de cerca aquellos lugares frecuentados por el ahora beato y el entorno en el que vivió. Respecto de los desplazamientos que Bertone hará en la Argentina, fuentes oficiales confirmaron que el gobierno puso a disposición del cardenal los medios, aviones y helicópteros con los que cuenta la flota presidencial. Sin embargo, fue Bertone quien optó por medios de transporte aéreos privados que le serán facilitados por empresarios cercanos a la Iglesia. El argumento esgrimido fue el de mantener el cariz “religioso” de la visita.

Actualmente se realizan negociaciones para que la ceremonia de Chimpay, que será transmitida por el canal 21 del Arzobispado de Buenos Aires, sea difundida también a todo el país por la televisión pública a través de Canal 7.

Compartir: 

Twitter
 

Bertone participará de la beatificación de Ceferino Namuncurá.
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.