SOCIEDAD › PIDEN QUE SE INVESTIGUE A LA UNIVERSIDAD DE RIO CUARTO

La explosión cobró otra vida

Falleció una ingeniera química y ya son dos los muertos por el incendio en la Facultad de Ingeniería. Una asamblea de docentes y estudiantes pidieron que se garantice la seguridad.

Lilian Giacomeli, de 42 años, ingeniera química de la Universidad Nacional de Río Cuarto (UNRC) y una de las víctimas del incendio del miercoles, murió ayer por las severas quemaduras que sufrió su cuerpo. La mujer integraba el grupo de investigadores que trabajaba en el sector biodiésel de la Planta Piloto de la Facultad de Ingeniería, cuando una serie de estallidos en unos tambores de hexano –entre 15 y 18– en el establecimiento provocó un incendio. Así, ya son dos las víctimas mortales del siniestro. Aún quedan cuatro personas internadas en “terapia intensiva, con pronóstico reservado, en estado crítico”, señaló Oscar Cardozo, subdirector del Hospital Córdoba, del que depende el Instituto del Quemado.

Giacomelli tenía “más del 80 por ciento de su cuerpo con quemaduras, además de lesiones en sus vías respiratorias”, precisó el director del mismo instituto, Carlos Simón. La investigadora falleció a las 14.30 tras sufrir un paro cardíaco, un día después de que falleciera Juan Andrés Politano, de 22 años, estudiante de ingeniería química. Según una compañera, el joven había salido del galpón al advertir el riesgo, pero regresó “para tratar de apagar un quemador e intentar salvar a los docentes. Fue un héroe”, destacó la estudiante.

Cardozo comentó que la muerte de la investigadora “estaba dentro de lo previsible debido a que había sufrido quemaduras en el 82 por ciento de su cuerpo y sus vías respiratorias habían resultado gravemente afectadas”.

En tanto, en la plaza Roca de Río Cuarto, docentes y estudiantes de la UNRC realizaron una asamblea en reclamo de mayor seguridad. Raúl Montenegro, Premio Nobel Alternativo 2004 y docente de la Facultad de Ingeniería, reveló ante el medio millar de personas presentes que, hace dos semanas, antes de que llegaran los tambores con hexano, se discutió entre los investigadores si debían realizar o no “la tarea”, porque “era evidente el riesgo” que se corría. Las autoridades de la UNRC y de la Facultad de Ingeniería aseguran que desconocían la existencia de tal cantidad de tambores y prometen que investigarán. Uno de los grupos que trabajaba dentro del galpón se dedicaba a investigar la producción de biodiésel a partir de oleaginosas.

Durante la asamblea, los docentes y alumnos reclamaron que el lunes se convoque a una reunión extraordinaria del Consejo Superior para declarar el estado de “emergencia” de la casa de estudios y se revisen las condiciones de seguridad de las instalaciones. Además, aprobaron la creación de una comisión de seguridad que será integrada por especialistas.

A su vez, los cerca de 500 docentes y estudiantes exigieron que el juez subrogante Oscar Valentinuzzi, el mismo que investiga las explosiones de Río Tercero, se aparte de la investigación, “porque fue asesor de la casa de estudios y es incluso docente con licencia”, recordaron. Valentinuzzi dijo que “se va a investigar todo” y negó la posibilidad de apartarse de la causa. La comunidad educativa continuará con el estado de asamblea al menos hasta el martes, cuando se volverán a reunir en el campus universitario.

En el mismo hospital se encuentran internados Diego Bonassa, según unas versiones perteneciente a una empresa de Rosario y según otras a la Aceitera General Deheza (AGD, la empresa para la cual se habría estado haciendo al investigación), y los investigadores Carlos Ravera –sufrió quemaduras en el 65 por ciento de su cuerpo y es considerado uno de los pacientes más críticos–, Miguel Angel Mattea y Gladys Baralle de Simone. Mattea es una eminencia en ingeniería química y es director del grupo de investigación Gidpo (Grupo de Investigación y Desarrollo en Productos Oleaginosos), uno de los equipos de la Facultad y el que se encontraba trabajando en el lugar del estallido. “Están respirando con asistencia mecánica y en el día de hoy ya empezaron a ingresar a quirófano para iniciar curaciones”, apuntó Cardozo.

Fuentes técnicas vinculadas con las pericias realizadas para determinar las causas de las detonaciones detallaron que la primera explosión se registró por el contacto de una pérdida de hexano con un dispositivo que sirve para esterilizar material de laboratorio, a elevadas temperaturas.

Compartir: 

Twitter
 

La Planta Piloto de la Facultad de Ingeniería, donde se inició el incendio.
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.