SOCIEDAD › EL TESTIMONIO DE UN EX PRESO EXPERTO EN ESCAPES

“Esto no lo arma cualquiera”

 Por Raúl Kollmann

El Pato tiene una larga historia en la cárcel. Ocho años, incluyendo dos fugas. Una, de la Unidad 9 de La Plata, otra del penal de San Nicolás. Además estuvo en el motín más sangriento de la historia penitenciaria argentina, el de Sierra Chica. Hoy –dice– tiene trabajo y ya no vuelve a lo que era su especialidad: robos de gran envergadura, a bancos, camiones de blindados, grandes empresas.

“Esto estuvo todo arreglado –dice El Pato–. Cuando se hace el agujero, se pone la música bien fuerte o se hace ruido un largo rato como si fuera una protesta, golpeando contra las rejas. Pero eso es para disimular. La fuga de Ezeiza no se pudo hacer sin tener arreglado desde el que está más arriba en el penal hasta los jefes de requisa, visitas, todos.”

“¿Cuánto se paga por una fuga así? Y... como medio millón de pesos. La plata la meten las visitas. El preso no está solo, hay quien lo banca de afuera. Eso sí, algunos giles se te suman al final y los tenés que llevar porque si no te dan la cana. Así que seguro que eso no estaba pensado para 13. Los dos que agarraron son giles, no tenían auto que los espere.”

–Hay quien dice que no se fugaron por el agujero, sino que salieron por la puerta como algunos presos que arreglan para salir y después vuelven. Estos no volvieron.

–Nosotros salíamos, pero cuando arreglás eso, tenés que volver sí o sí. Por ejemplo, alguien de afuera te proponía un trabajito (un robo), pongamos de 300 mil pesos. Vos arreglabas con los candados (agentes penitenciarios) para hacerlo y les tenías que dar la mitad. Lo mejor era un feriado o un fin de semana. Pero acá me parece que se fueron por el agujero. Las herramientas son fáciles, las conseguís en el taller. Y lo demás es arreglo. Estas cosas no las arma cualquiera: tiene que ser gente con inteligencia, ladrones de bancos, boqueteros, gente así.

–¿Y no los vuelven a agarrar?

–Y, a mí sí. En San Nicolás, porque yo no conocía bien la zona. Pero después, pasa que como la plata la agarrás fácil, la gastás fácil y te mandás otra cagada. A los que agarran es a los que son cachivaches, que mataron y que vuelven a la villa. Si te cuidás, te movés por el centro de Buenos Aires o por el centro de La Plata, y no vas a lugares donde hay buchones, te buscan tres días y después te buscan poco y nada. Por suerte, yo ya no estoy en eso. Tengo trabajo y dejé ese mundo.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared