SOCIEDAD › MARIANO AIELLO, EL CODIRECTOR

“Una familia poderosa”

El trailer de Awka Liwen, documental guionado por Osvaldo Bayer, ilustra en pocas tomas la llamada Campaña del Desierto, llevada a cabo por Julio Argentino Roca. Los soldados formados en hilera cargan los fusiles y, a la orden de quien lleva el mando, disparan sobre un indígena. Acto seguido, un elegante José Alfredo Martínez de Hoz (padre), fundador de la Sociedad Rural Argentina, salta divertido entre una veintena de vacas para espantarlas. Mientras lo hace, una voz en off explica que tras la campaña, 30 millones de hectáreas fueron repartidas entre los más ricos. “Lo que muestran esas tomas es que no era él quien trabajaba las tierras, sino los gauchos. El no sabía ni abrir la tranquera de su propio campo, era un rentista y parte de una clase social parasitaria”, explica Mariano Aiello, que junto a Kristina Hille dirigieron la película estrenada en diciembre de 2010 y que derivó en una causa por supuesta difamación iniciada por los nietos del ministro de Economía de la dictadura, José Alfredo Martínez de Hoz.

–¿Cómo está involucrada la familia Martínez de Hoz en la Campaña del Desierto?

–José (padre) fue el principal financista del corrimiento de fronteras que realizó Roca en 1879 asesinando a miles de originarios y también fue el primer presidente de la Sociedad Rural Argentina. En total, en esa campaña se usó 1,6 millón de pesos, 4 pesos por cada hectárea. A través de la historia fue una familia muy poderosa, tanto que manejaron la cartera de Economía durante la dictadura del ’76.

–¿De qué forma busca impactar la película?

–Lo importante de Awka Liwen es que establece relaciones entre distintos hechos históricos en que los actores son siempre los mismos. Permite comprender causas de los efectos que vivimos hoy, de cómo se fue construyendo el poder económico de las oligarquías argentinas.

–¿De qué forma se gestó la obra?

–Nos reunimos en la casa de Osvaldo (Bayer) con Kristina Hille y empezamos a investigar. Escribimos el guión en Alemania. Y, entonces, empezó el tema de la financiación.

–¿Cómo hicieron?

–Fue durísimo. El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa) tiene una comisión de evaluación de proyectos documentales, pero no conseguimos que aprobaran el proyecto. Así que el proyecto se financió a través de los aportes del Partido Verde de Alemania y sindicatos.

–¿Cómo fue la producción?

–Siempre hubo muy poco dinero, por eso tardamos tres años en realizarla. En total participaron 400 personas, entre ellas miembros de comunidades wichí, chorotes, mapuches, guaraníes y coyas. En cuanto al staff permanente, éramos alrededor de diez personas.

–¿Y temían una reacción negativa de la familia Martínez de Hoz?

–Yo sí, pero también creía que la Justicia rechazaría una demanda de este tipo. Por eso comenzamos a trabajar un nuevo documental sobre cómo esta familia continúa teniendo el poder de censurar la verdad. En tanto Awka Liwen va a ser reestrenada mañana (por hoy) a las 20.30 en el cine Gaumont.

Informe: Rocío Magnani.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • “Una familia poderosa”
 
SOCIEDAD
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.