SANTA FE › PARA EL ECONOMISTA SERGIO ARELOVICH, LO APROBADO ES "LO POSIBLE"

Cada cual atendió su juego

El especialista consideró "pretencioso" denominar reforma tributaria a la ley que salió el jueves de la Legislatura. Considera que prevalecieron los alineamientos políticos y cada sector priorizó cuidar al electorado que cree representar.

 Por Leo Ricciardino

"Sería muy pretencioso denominar reforma tributaria a lo que salió aprobado de la Legislatura", dijo a Rosario/12 el economista y académico Sergio Arelovich. Pero el experto también le pone contexto político a los números y no desconoce que lo que finalmente se consensuó fue "la reforma posible" y que lo que ha prevalecido no son tanto los datos técnicos sino "los alineamientos políticos" dentro de ambas Cámaras. "Es claro que cada sector, en una posición bastante egoísta, ha cuidado al electorado que cree representar", agregó Arelovich que defendió la extensión de los Ingresos Brutos a un segmento de la industria aunque resaltó que debió ser "a toda la actividad industrial". Para el profesor de la Universidad Nacional de Rosario también está claro que "la ruralidad tuvo su poderoso lobby para contrarrestar lo que debió ser una situación impositiva mucho más profunda para un sector dinámico de la economía". Con todo, Arelovich cree que debería haber un ajuste automático de las valuaciones fiscales tanto para el campo como para la ciudad, para que el tema "no quede sujeto sólo a las coyunturas políticas".

El tema central es para qué se quieren más herramientas tributarias. Para aumentar la recaudación, dirán muchos. Está claro, pero para qué. Arelovich cree que todos los desvelos políticos en la provincia terminan después "en Rentas Generales, cuando en realidad habría que empezar a tomar conciencia de que los instrumentos impositivos también son poderosos elementos de transformación de la realidad". Por ejemplo, si la provincia de Santa Fe tuviese una política de tierras basada en el uso, en la distribución y la explotación; el producido del Inmobiliario Rural "debería ir a financiar esa política de estado concreta, pero eso no sucede".

--¿Qué mirada tiene respecto del tema de los avalúos en el campo?

--Ahí también debería haber una actualización automática, bianual por ejemplo. Porque se habla mucho de que si se corrigen como debieran las valuaciones empiezan a afectarle al contribuyente dos tributos nacionales como la Ganancia Mínima Presunta y los Bienes Personales. Pero atención, porque Bienes Personales va directamente a financiar los dos aumentos anuales que por ley tienen los jubilados. Si seguimos esquivando los aportes a ese rubro de sectores que tienen esa capacidad contributiva, no es gratis. Estamos afectando una caja sensible para un sector vulnerable de la sociedad.

--¿Y con los Ingresos Brutos que comenzarán a pagar las industrias que facturen más de 80 millones de pesos?

--Me parece bien, pero estamos hablando de no más de 50 empresas en toda la provincia. Me parece que el gravamen debió extenderse a toda la industria. Porque siempre se argumenta que se trata de promocionar una actividad que da empleo, eso es cierto pero si una actividad tienen que estar 30 años en promoción ya no tiene sentido. Además, Ingresos Brutos pagaban todos hasta el Pacto Fiscal de 1993. En esa coyuntura se decide ir adecuando la carga tributaria y comienzan las exenciones en Santa Fe. Pero esa coyuntura ya no es la misma y hay que cambiar las variables del gravamen, pero para eso hace falta mucha voluntad política. También hay que decir que en realidad Ingresos Brutos es un tributo antiguo de la manera que está concebido, habría que concebir otro impuesto pero desde miradas distintas. Por ejemplo, gravámenes diferenciados según la actividad de la empresa, cantidad de empleo que genere, niveles de contaminación o riesgo ambiental; cuestiones impositivas más modernas. Pero insisto, es utópico sin una férrea voluntad política para el cambio.

Arelovich también se refirió a un tributo que figuraba en el proyecto de reforma impositiva del gobierno santafesino, pero que ni siquiera llegó a integrar la agenda de negociaciones. Se trata de un impuesto a la transferencia de bienes (herencias o donaciones) que "desde los '90 no se cobra más en Santa Fe y que en otras provincias se sigue cobrando", consignó el economista. "Este tributo lo anuló Martínez de Hoz en los '70 y aquí duró hasta los '90. Pero no es correcto que la provincia no reciba nada cuando se dan estas transferencias de bienes, que además parte de un concepto europeo de justicia tributaria en un entendimiento de que esos bienes familiares son producto del esfuerzo y el trabajo", concluyó Arelovich.

Compartir: 

Twitter
 

Diputados aprobó el jueves la reforma, que en los primeros minutos del viernes fue sancionada.
Imagen: Sebastián Granata.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.