SANTA FE › PANORAMA POLITICO. CóMO QUEDARON EL OFICIALISMO Y LA OPOSICIóN TRAS LA REFORMA TRIBUTARIA

Cuando primaron las responsabilidades

La demora de una semana -en la que la Presidenta le recordó al Gobernador que no tiene "emisarios"- sirvió para ajustar detalles y reposicionar a diferentes sectores de cara al futuro político de la provincia y también a nivel nacional.

 Por Pablo Feldman

La aprobación de la reforma tributaria la semana que pasó le permitirá al gobierno provincial encarar los próximos meses sin la preocupación excluyente que representaba la falta de certeza entorno a la provisión de los fondos suficientes, no ya para obras públicas u otros destinos, sino para la cancelación de salarios y retribuciones. Esa módica pretensión fue cubierta después de una ajustada votación en el Senado, donde supuestamente el gobierno tiene un panorama más cómodo -aunque siempre en minoría- que en la Cámara de Diputados, donde el concurso de los legisladores alineados en el proyecto de CFK votaron el mensaje del ejecutivo que los "aliados" radicales del Frente para la Victoria se negaron a apoyar. La demora de una semana -en la que la Presidenta le recordó al Gobernador que no tiene "emisarios"- sirvió para ajustar detalles y reposicionar a diferentes sectores de cara al futuro político de la provincia y también a nivel nacional. El "kirchnerismo" en sus diferentes variantes provinciales prestó los votos para la sanción, y si bien los intendentes peronistas en su mayoría le imploraron a sus compañeros y a los senadores que votaran la reforma, el dato decisivo es el mensaje de CFK a quienes hacen y dicen una cosa cuando se trata de la política nacional y otra diferente en el ámbito donde tienen responsabilidad de legislar. Sin que fuera necesario poner nombres y apellidos aquel día, la votación en Diputados permite ver quién es quién y cómo se mueve. Los diputados Mario Lacava del obeidismo residual y Maria Eugenia Bielsa de la escudería familiar son los casos "testigo". Más aún, la exvicegobernadora llegó a decir que los cambios impositivos "no respetan la leyes".

Pero el kirchnerismo tiene su interna a nivel provincial, y se notó en el recinto, como así también en los movimientos de algunos referentes. La posición del sector que orienta Agustín Rossi siempre fue muy clara y la expuso el presidente de la Cámara, Luis Rubeo, quien ha demostrado un solvente manejo del cuerpo para contemporizar entre más de una docena de presidentes de bloques, de su propio partido, en reuniones que eran casi el pleno de la Cámara. Otros dirigentes -de cabotaje todavía- como Alejandro Ramos sobreactuaron sus posición opositora con argumentos de escaso volumen político y contradictoria filosofía de lo que dice defender desde su puesto en el gobierno nacional.

Ramos quiere encabezar la lista de diputados nacionales el año que viene, y Rossi debe renovar su mandato. Como en el boxeo, "kilo por kilo" Rossi es mucho más, no solo porque reporta a la Presidenta (como lo hizo saber CFK en la teleconferencia aludida) de manera directa y ella habla con él cuando se trata de Santa Fe, sino porque la cercanía de Ramos a Julio De Vido es inversamente proporcional a la del ministro de Infraestructura con la Presidenta de la Nación.

En el FAP, la situación no es menos compleja. Jorge Henn hizo lo que tenía que hacer. Le tocó desempatar y votó el proyecto del gobierno del que forma parte. Justo a pocas horas del segundo aniversario del voto "no positivo" del patético Julio Cobos y casi al mismo tiempo del vergonzoso cruce entre Fernando De la Rúa y "Chacho" Alvarez, quien espetó al abombado expresidente: "Su gobierno era corrupto", como si él no hubiera sido parte y nada menos que como número dos en la escala jerárquica. Por estos contrastes, nada más y nada menos, es destacable la posición de Henn.

En cuanto a los legisladores, Antonio Bonfatti tiene una reducida "tropa propia" y los radicales -que votaron en el Senado- hacen su propio juego más que el del gobierno.

Las elecciones del año que viene también impactan en la interna de la UCR, donde Mario Barletta enfrenta una situación un poco menos complicada que Hermes Binner, pero nada sencilla por cierto. El "vuelo nacional" --aun siendo de baja altura-- le da a Barletta algunas ventajas sobre otros aspirantes radicales pero a la vez lo obliga a definiciones no siempre consonantes con lo que hacen sus correligionarios en la provincia. De todos modos, el peso político de Barletta es equiparable al de Rossi, cada uno en su interna y sin embargo, ninguno de los dos tiene la certeza de ser finalmente candidatos. En ese sentido, el más cómodo es Hermes Binner. Nadie duda de que será el primero en la nómina de diputados del FAP y con lógico merecimiento. Lo que sí, en los últimos días, especialmente cuando sostuvo que "la manifestación del jueves era otra vez el 'que se vayan todos'" mas de uno se ha preguntado si el exgobernador no esta perdiendo el sentido político, y si su afán de liderar la oposición no le ha hecho perder la brújula. Días antes había habilitado el acercamiento con Mauricio Macri, y a las pocas horas debió explicar que no quiso decir lo que dicen que dijo. Tal vez haya sido así, puede haber habido una mala interpretación o algún verbo equivocado, pero desde que perdió las elecciones, Binner sufre el mismo dolor "de ya no ser" que experimentaba el expiloto de formula uno cuando dejaba la Gobernación en manos de su "delfín" Jorge Obeid. La diferencia es que Carlos Reutemann se "exilió" en el Senado y Binner se fue a su casa.

Es por eso que Bonfatti debe remar en el barro, entre los aliados radicales y su mentor. No necesitaría partidos opositores. Paradójicamente, para sancionar la ley más importante desde que llegó a la Casa Gris, fue decisivo el concurso del kirchnerismo, no de los diputados que responden al cómico Miguel Del Sel, ni el insuficiente número de legisladores del FAP. Una inusual muestra de madurez política de aquellos que tienen responsabilidad de gobierno, frente a aquellos que les preocupan más un par de puntos en las encuestas que garantizar el mínimo funcionamiento del Estado.

Compartir: 

Twitter
 

El presidente de la Cámara de Diputados, Luis Daniel Rubeo, fue esencial para garantizar la aprobación, por la rebeldía radical.
Imagen: Sebastián Granata.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.