SANTA FE › QUEDó EN LIBERTAD EL NOVIO DE MAIRA ALONSO

Sin pruebas para imputarlo

Desde Santa Fe

El novio de Maira Alonso, la joven que ingresó el domingo a la madrugada al hospital José María Cullen con más de la mitad del cuerpo quemado y falleció el lunes al amanecer, sólo estuvo preso 48 horas. Ayer, quedó en libertad por falta de pruebas. "No tenemos un pliego probatorio para imputarlo en la causa", dijo el fiscal regional de Santa Fe, Ricardo Fessia. La abogada del equipo jurídico de Hijos, Lucila Puyol, advirtió sobre la falta de políticas públicas de prevención de estos hechos y las falencias de las investigaciones. "La justicia no tiene una mirada de la perspectiva de género y tampoco la incorpora, entonces, al tomar los hechos aislados y carecer de pruebas, los casos quedan impunes", dijo. "Esperemos que se profundicen las investigaciones para saber qué sucedió en el caso de Maira Alonso", agregó.

El fiscal Fessia explicó que el compañero de Maira Alonso quedó en libertad porque sólo había sido demorado "preventivamente". "El Código Procesal Penal de Santa Fe tiene plazos de detención sumamente estrechos y en este momento no tenemos un pliego probatorio contundente como para pedirle la prisión preventiva", en una audiencia pública. "En consecuencia, esta persona seguirá vinculada al hecho, pero en libertad. Estamos recogiendo más elementos probatorios, todavía nos falta el informe de Bomberos Zapadores, el de la Policía de Investigaciones, algunos testimonios", aclaró Fessia.

La doctora Puyol asoció el caso de Maira Alonso con los de otras dos mujeres quemadas la semana pasada, una de ellas con heridas en el 40 por ciento del cuerpo. "Muchas veces estos hechos ocurren en el ámbito privado. Entonces, hay que investigar si fue la pareja la que quemó a la mujer o si ella se autoinfringió las lesiones que le ocasionaron la muerte. Al no haber testigos, la duda queda flotando en el aire todo el tiempo".

"El problema es que el Poder Judicial no tiene una mirada de la perspectiva de género y tampoco la incorpora. No hay capacitación en el tema. Por lo tanto, hay situaciones gravísimas como las que vivimos el año pasado (el domingo de Pascua), con tres mujeres quemadas por sus parejas. Sin embargo, uno sólo de los victimarios fue condenado" a 19 años de prisión por el femicidio de Carmen García. "Los otros fueron sobreseídos", agregó Puyol. El padre de Melina Monzón, uno de los casos impunes, fue uno de los que lideró la protesta por crímenes impunes el 1 de mayo, en la Legislatura.

"Esperemos que se profundicen las investigaciones para saber qué sucedió en el caso de Maira Alonso", planteó Puyol. "Pero el déficit del Poder Judicial es muy fuerte porque como son hechos que ocurren en un ámbito privado, por fuera de una mirada pública, termina siendo un hecho aislado, sin verificar qué venía sucediendo, si la mujer era víctima de violencia. Si la justicia toma el hecho puntual y no tiene pruebas; el único que quedó vivo es él, que dice que ella se quemó sola, el caso queda impune".

Puyol advirtió también sobre "la falta de políticas públicas de prevención en violencia de género. La falta de refugios, de una línea de teléfonos las 24 horas del día. Hoy, las mujeres sólo pueden denunciar de lunes a viernes, de 7 a 13. Sólo hay que mirar los números del último presupuesto, que es similar al del año pasado, un 0,02%. Es tan ínfimo que no alcanza para nada".

"Además, no es verdad que haya casas de amparos o refugios. La directora de Políticas de Género, Mercedes Martorell, dijo que Santa Fe era la única provincia que tenía una red de casas, con convenios con las ONG. No estamos en los 90. Es el Estado el que debe hacerse cargo de los amparos. No le creemos cuando dice que hay refugios, pero no quiere decir la dirección. Nosotros tenemos el relato de las mujeres, y no le creemos a Martorell", concluyó Puyol.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.