SANTA FE › EL DECANO DE CIENCIAS JURIDICAS DE LA UNL PROMUEVE SANCIONES A UNA DOCENTE

"Violó el estatuto de la Universidad"

Javier Aga dijo que "no hay antecedentes" en esa Facultad
de lo hecho por María del Valle Basail, profesora de Derecho
de Familia, quien avaló la tortura y el linchamiento.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

El decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral Javier Aga reveló que "no hay antecedentes en la historia" de esa casa de estudios de una docente partidaria de la "tortura" y el "linchamiento". La primera fue la profesora de Derecho de Familia María del Valle Basail, quien la semana pasada pidió la "muerte lenta y dolorosa" para dos pibes que intentaron robarle el celular, los llamó "lacras" que "se merecen todo los que les haya pasado" desde chiquitos y se comprometió "a luchar para que estas ratas no tengan derechos". Son expresiones "atroces" y "totalmente repudiables", dijo Aga en un diálogo con Rosario/12. Y explicó que la abogada "violó el estatuto de la UNL" que obliga a la comunidad universitaria a defender los "derechos humanos y la democracia" y ratificó que le inició un sumario que puede derivar en un juicio académico o en una sanción.

En su cuenta de Facebook, Basail escribió que habían intentado asaltarla, a ella y a su madre, dos "malnacidos" y "desgraciados, que merecen la muerte más lenta y dolorosa posible". "Hay ciertos seres que merecen la pena de muerte", justificó. "Malditos, voy a luchar para que estas ratas no tengan derechos... Y no me salgan los imbéciles de los derechos humanos porque estoy segura que a ninguno le han matado un hijo".

Aga dijo que "no hay antecedentes en la historia de la Facultad de una profesora de Derecho de Familia que se haya manifestado a favor de la tortura, el linchamiento, la pena de muerte y sobre todo, de la denegación de derechos a los seres humanos. No hay antecedentes. Sí la Facultad tiene antecedentes de haberse manifestado en contra de los linchamientos y la justicia por mano propia. Los mecanismos para hacer justicia son los que marca la Constitución a través del Poder Judicial", reflexionó.

--¿Qué van a hacer?

--Vamos a seguir el canal institucional que marca el estatuto de la UNL. La Facultad rechazó en todos sus términos las manifestaciones de la profesora. Y yo tomé la decisión de iniciar las actuaciones administrativas y elevarlas al consejo directivo de la Facultad, que es el órgano de gobierno, a los fines de que estudie y decida el camino a seguir, que puede ser el inicio de un juicio académico y en ese caso se elevarán las actuaciones al Tribunal Académico de la UNL o aplicar algún tipo de sanción. El consejo directivo es autónomo. Pero sí me vi en la responsabilidad de hacerle saber lo que había acontecido con quien invocó su carácter de docente de la UNL. Un docente universitario lo es adentro y afuera de la Universidad, entonces no hay jurisdicciones para una función que nos exige responsabilidad y ética profesional.

--¿Lo sorprendió el hecho?

--Muchísimo. Me sentí muy preocupado por sus manifestaciones porque esta Facultad tiene una fuerte tradición. Las dos últimas reformas de la Constitución Nacional se realizaron en la UNL y la de 1994 incorporó los tratados internacionales y la defensa de los derechos humanos. Son temas que inculcamos a nuestros docentes, cualquiera sea la asignatura que enseñen. Los derechos humanos, el respeto a la ley, la dignidad de las personas, la ética profesional, deben estar en la enseñanza de todas las materias. Y esta docente ha traspasado esos límites de lo que exigimos e inculcamos a nuestros profesores que enseñan derecho en nuestras aulas. Traspasó y violó los deberes que imponen nuestro estatuto de la UNL que en su artículo 6 dice que entre los deberes de los miembros de la comunidad universitaria está la defensa de los derechos humanos y la democracia. Y en el preámbulo del estatuto habla de los derechos inviolables e inalienables de las personas.

Basail -siguió Aga- "traspasó los límites de la propia opinión. Hay temas muy sensibles como la pena de muerte, el aborto, la eutanasia, de una discusión social importante e interesante. Hasta ahí es una opinión. Traspasar los límites de esa opinión es negar la condición de persona a quienes cometen un delito, incluso se mete con su condición social porque habla de que a estos chicos desde chiquitos les pasa eso porque les pasa. Eso es totalmente repudiable".

--¿Hay una apología de la tortura?

--Habría que estudiar estos dichos que son muy preocupantes. Esto de 'la muerte lenta y dolorosa' de la que habla es atroz. No me corresponde a mí determinar si hubo apología del delito, en todo caso será el fiscal de turno de Santa Fe el que debería estudiarlo.

--¿Se preguntó por qué pasó esto?

--En la sociedad está muy debatido el tema de la legítima defensa y la justicia por mano propia. Lamentablemente, es parte de la tragedia de los que matan y los que mueren. El tema que la docente no ha tenido en cuenta es que los operadores jurídicos, cualquiera sea su función, lo que tenemos que poner es racionalidad. Y la racionalidad está en la justicia y en los mecanismos de la Constitución. Cuando se dice y decimos que los abogados somos pacificadores sociales es esto: la pacificación social es recurrir a los mecanismos que la justicia, el derecho y la ley nos brindan. De esa forma pacificamos a la sociedad y a los conflictos sociales. La justicia por mano propia es contraria a la pacificación social y al derecho -finalizó Aga.

Compartir: 

Twitter
 

Javier Aga enviará las actuaciones administrativas al Consejo Directivo de la Facultad.
Imagen: José Almeida.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared