CORREO

Correo

Ultramisógino

Ante la llegada Zambayonni a Santa Fe, decimos ¡Cuán arraigada esta la violencia contra las mujeres que el cantante puede expresar 'artísticamente' con total impunidad "Un día perdí la paciencia y con todas mis fuerzas como un cañonazo le di un castañazo que te hizo pedazo la dentadura... ¿Anda a sobrar a Magoya, que lo que sobran son argollas".

Las canciones forman parte de una red de sentido que excede lo estrictamente musical y que conecta con las experiencias y códigos socializados. Por eso es una herramienta importante para dar un mensaje que refuerza el sometimiento y violencia hacia las mujeres o uno inverso. Que sea un instrumento al servicio de prevenir y concientizar acerca de la violencia y el terrorismo machista. Cada 30 horas una de nosotras muere y miles somos insultadas, golpeadas, violadas, abusadas, acosadas, torturadas, discriminadas por tipos que piensan eso mismo que Zambayonni naturaliza, reproduce, vanagloria y se mofa. Mientras millones nos movilizamos recordando a las que ya no están y diciendo "Basta de Matarnos", Zambayonni, guitarra en mano nos escupe en la cara su machismo visceral. "Pero un día perdiste el envido y te prendí fuego el vestido florido y un poco atrevido mas bien colorido que llevabas puesto. Empezaste a correr por el departamento haciendo espamento, corrías y yo me reía y estabas prendida, anda a callar a Magoya que lo que sobran son argollas". No es el único, pero es de los más brutales a la hora de manifestar su odio a las mujeres.

El sistema jurídico argentino no admite la violencia hacia la mujer. Existe a Ley 26845 de Protección Integral, pero las formas penales contienen estrictas exigencias que suelen dejar fuera de sanciones a estas expresiones oprobiosas de violencia simbolica. A esa impunidad que suele permitir la ley le oponemos campañas de sensibilización y condena social.

¿Qué pasaría si los calificativos utilizados por Zambayonni para las mujeres se aplicasen a personas de determinada religión o con capacidades diferentes? Seguramente proliferarían los repudios. Cuando se trata de nosotras la magnitud de la naturalización es directamente proporcional a la invisibilizacion de la discriminación.

Campaña Abolicionista "Ni una mujer más víctima de las redes de prostitución" Santa Fe

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared