CULTURA / ESPECTACULOS › SE PRESENTA HOY EN ROSS,"MANUAL DE VITRAL ARTISTICO DE JUAN GONZALEZ

El bello libro de un vitralista

Treinta años de experiencia son legados generosamente en su magnífico libro, bellamente impreso e ilustrado con fotos de su propia producción. Años de investigación del arte del vitral se resumen en el libro, que incluye la historia de esa técnica.

 Por Beatriz Vignoli

Hoy a las 19.30, en el Centro Cultural de la Librería Ross (Córdoba 1345), se presentará el flamante Manual de Vitral Artístico de Juan Ramón González. El autor es un artista del vitral de reconocida trayectoria en la ciudad. Egresó de la Escuela Provincial de Artes Visuales de Rosario. Trabajó en restauración, esmaltado de vidrios y vitrofusión, todas técnicas cuyos secretos explora y desarrolla en el libro. Con la colaboración de su compañera y de sus hijos, González realizó vitrales en su taller desde 1977 hasta 2007, año en que quedó a cargo del mismo su hijo Fernando. Además de su oficio y de los vitrales por encargo, González tiene una obra autónoma que expuso en espacios públicos y privados de la ciudad, como el Museo de Arte Decorativo Firma y Odilo Estévez y la galería Arte Privado.

Los vitrales se remontan al siglo IX y tuvieron su esplendor con las grandes catedrales europeas de los tres siglos subsiguientes. Su uso predominó en la arquitectura religiosa en la Edad Media y la secular en el Renacimiento, acompañando las funciones del arte propias de cada época. Fueron redescubiertos en el siglo XIX pero recién resurgieron a pleno en el siglo XX. En 1895 los consagró una importante exposición en París, iniciando una fructífera colaboración entre artistas plásticos y vitralistas que se mantuvo durante todo el período del Art Nouveau. Los contornos netos de la estampa japonesa ya habían fascinado a post impresionistas como Vincent Van Gogh y Paul Gauguin, quienes los imponían a través de su pintura. Y el vitral, con sus contornos en plomo, proveyó una técnica ideal para plasmar las formas sintéticas y elegantes del gusto moderno de comienzos del siglo veinte. Cabe señalar que a fines del siglo XIX también impulsaron esta tendencia movimientos como Arts and Crafts, los cuales postulaban la unidad entre las artes y los oficios, que había sido vital en la Edad Media y se fue perdiendo con la modernidad.

Fue precisamente por esa época que maestros vitralistas inmigrantes llegaron a Rosario y fundaron sus talleres, que sirvieron como primeras escuelas de arte. Isidoro Slulittel, en su Cronología del arte en Rosario, cuenta en su capítulo dedicado a "Los pioneros" que en el taller de un maestro catalán, el taller Buxadera y Cia., fue aprendiz Antonio Berni entre 1914 y 1915. Berni aprendió a dibujar allí. El libro de González reproduce un vitral de la capilla del Colegio Nuestra Señora del Huerto, que la institución rosarina encargó a un taller porteño, el de los hermanos Armarino. También se reproducen las lucernas del Concejo Municipal, la Hemeroteca y el ProMúsica.

Como el libro es un manual práctico, enseguida pasa a describir las herramientas y materiales, haciendo hincapié en que se trata de herramientas sencillas; luego se analizan los diferentes tipos de vidrios y técnicas. La reapertura de la importación en los años 90 aportó una amplia gama de materiales a la actividad. "En nuestro taller, Arte Vitraux, hasta 1994 no tuvimos acceso a la mayoría de los vidrios que hoy se distribuyen en el país", recuerda González. "Sólo ingresaron algunas partidas en 1981 y en escasas oportunidades posteriores. La importación de esos elementos se liberó aproximadamente en ese año". No es del todo paradójico que las políticas neoliberales del entonces ministro de Economía José Alfredo Martínez de Hoz, que devastaron la industria nacional, hayan contribuido a un oficio nacido en la Edad Media.

El libro es didáctico y lleva al lector de la mano por los diversos procedimientos del arte del vidrio. Está hermosamente ilustrado con reproducciones de obras terminadas y en curso. González distingue, en los epígrafes de las fotos, entre las "del taller" (las realizadas por encargo) y las "del autor" (las autónomas). Estas últimas guardan una especial unidad de estilo, al que podría describirse como influido por el modernismo rosarino de algunos integrantes del Grupo Litoral: en especial, el del último período de Juan Grela, con sus líneas sólo aparentemente caprichosas que forman flores y pájaros. También hay una gracia en la composición tal que remite a las de Oscar Herrero Miranda. Las obras de González son abstractas, compuestas según un criterio constructivista que no sigue formas geométricas rígidas aunque sea de base geométrica su estructura. Un sentido lúdico guía los arabescos y figuras, donde el color puro funciona de modo muy distinto al de la composición pictórica convencional, ya que es color luz. La técnica de vitral elegida determina que las formas tengan líneas netas de contorno y contengan colores puros y planos. El estilo es característico y reconocible; piezas de González fueron exhibidas aisladamente en diversos sitios locales. Es de esperar que pronto se expongan en conjunto estas obras, para que el público pueda apreciarlas.

Compartir: 

Twitter
 

Los vitrales se remontan al siglo IX y tuvieron su esplendor con las grandes catedrales europeas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared