CULTURA / ESPECTáCULOS › EQUIPO CRÓNICA, PARA VERLO EN PARQUE DE ESPAÑA

El famoso colectivo español

Aquellos artistas que se lanzaron en el
XVI Salón de Joven Pintura de 1965, en
abierto desafío en épocas del franquismo

 Por Fernanda González Cortiñas

Hasta el 24 del corriente, en el Centro Cultural Parque de España se puede recorrer una muestra extraordinaria: Equipo Crónica en la Colección del IVAM. Con el auspicio de la SEACEX (Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior), la exposición, que trae a Rosario una de las más importantes colecciones del famoso colectivo español, la del Institut Valencia de Art Modern, viene comisariada por Facundo Tomás, quien es además catedrático en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Politécnica de Valencia y, sin duda, un polémico teorizador del arte que a la hora de análisis asegura que "los argentinos sois el último bastión del adornismo, nadie más en el mundo quiere a Adorno" y no tiene empacho en pasar a degüello a Marcel Duchamp, a quien considera, además de un agente del imperialismo norteamericano, "una vergüenza para el arte del siglo XX".

En 1965, en pleno apogeo del franquismo en España, un grupo de nóveles pintores españoles se presentaba en el "XVI Salón de Joven Pintura", de París, bajo el nombre de Equipo Crónica. Juan Antonio Toledo, Rafael Solbes y Manuel Valdés, habían participado de Estampa Popular, un movimiento de fuerte carácter realista y con un marcado sesgo de crítica social. Poco tiempo después, Toledo abandona la formación, dejando al dúo Solbes--Valdés que continúa trabajando hasta 1981, año en que fallece Solbes.

Influenciados por el "arte popular" americano, más conocido como pop--art, Crónica hace suya --también--, la iconografía imperante en los tiempos del consumo y la adapta a la realidad española, claramente de distinto talante a la norteamericana. Ya no serán entonces las latas de sopa de Andy Warhol o los monumentales comics de Roy Lichtenstein, sino los asesinatos políticos en su país y los sangrientos enfrentamientos intestinos que azotan la América Latina. Así, en su serie "Guerrilleros", imágenes conocidas a través de los periódicos e inmortalizadas en el inconciente colectivo cobran una inusitada violencia, una extraño significación que parece remitir al filtro de los medios de comunicación acerca de la gran tragedia humana que se vive por aquellas horas en más de la mitad del globo.

Muniéndose de los mismos recursos estéticos, Crónica resemantiza los símbolos del capitalismo en su sentido más oscuro, brutalmente visibles en su país, imprimiéndoles una impronta menos humorística y más comprometida con la coyuntura sociopolítica de territorios menos afortunados que los Estados Unidos. Tintas planas, colores estridentes y el secuestro absoluto de las sombras, le dan forma a un planteo estético en el que se cita a esos grandes maestros sin tiempo que supieron retratar con la misma agudeza las miserias de su tiempo; desde Velázquez a Picasso, de José Guadalupe Posada a Giorgio De Chirico.

Sin embargo, para Tomás, el paso del tiempo diluye el impacto. "Creo que el arte político, con el paso del tiempo y el cambio de contexto, va perdiendo esa dimensión original y empieza a adoptar una otra puramente artística", afirma Tomás en una suerte de visita guiada por los túneles del CCPE. "Si uno se mete con el cine, ahí se puede hablar claramente de arte político muy claramente; ¿por qué?, porque el cine está metido en la vida diaria de las masas. Y eso, definitivamente no pasa con el arte".

Capturando imágenes que pertenecen al imaginario colectivo, mixturándolas con otras, secuestradas en distinto contexto, e imprimiéndole al todo un carácter nuevo y polisémico, Crónica reflexiona sobre el lenguaje pictórico a través de la supresión de los códigos.

Pese a ello, Tomás entiende que el espíritu de la muestra que llega a Rosario (y que, según él, se modifica en cada itinerancia) debe ser bien otro. "Han pasado 40 años. Nosotros al montar esta exposición hemos decidido ser poco fieles a ese espíritu. No hago caso de lo que ellos pensaban de sí mismos y en esta muestra planteamos lo que creemos se debe pensar hoy acerca del Equipo Crónica. Por lo tanto se organiza la exposición en torno a un criterio que no estaba muy de moda por aquéllos años y es el parámetro de la belleza. Belleza no como lo opuesto a fealdad, sino como impacto visual, como espectáculo de la pintura".

Resumiendo, lo que hace Tomás en esta igualmente imperdible muestra que hasta el 24 del corriente se puede visitar en el Centro Cultural Parque de España, es intentar descontextualizar históricamente la producción del Equipo Crónica, algo a lo que --justamente-- Adorno replicaría: "La injusticia que comete todo arte placentero, y en especial el de puro entretenimiento, va contra los muertos, contra el dolor acumulado y sin palabra".

Compartir: 

Twitter
 

"Refugio" (1975), una serigrafía que mixtura dos obras. "El funeral del anarquista..." y "La derrota de Samotracia"
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.