SOCIEDAD

Hace quince años este Paris ya se veía en fotos

El fotógrafo nacido en Carcarañá, provincia de Santa Fe, pudo ver y
testimoniar entre fines de los ochenta y principios de los noventa, la
convulsión social que comenzaba a agitar la Ciudad Luz desde la periferia

 Por Mario Laus*

Sabíamos hace quince años que existía otro Paris en la mítica ciudad luz. Se trataba de una sociedad de dos velocidades prolijamente oculta, pero fuertemente marcada por el desempleo, el estancamiento económico y los problemas de integrar las capas sociales más afectadas con los franceses "de sócalo", los hijos de inmigrantes y los nuevos inmigrantes que seguían llegando desde Argelia, Marruecos, Malí, Camerum, Senegal y otras naciones principalmente africanas, donde Francia tuvo y tiene importantes intereses, en general desconocidos por la población francesa.

Eran los tiempos de Francois Mitterand y la aparición del ultraderechista Jean Marie Le Pen. Eran los tiempos de una educación pública que trabajaba a destajo integrando niños con los nombres más diversos bajo el techo protector de la francofonía. Fueron quince años de cohabitación política entre "derecha" e "izquierda", cuando la gran mayoría colaboró para que la situación social no estallara. Y se corrieron grandes riesgos en la primera guerra a Irak, donde cada mezquita francesa era un hervidero. Claro, en aquel entonces ya hubo desocupaciones masivas de inmigrantes en algunos viejos edificios, que se demolían para construir nuevos planes de vivienda para la clase media parisina. Pero ahora, hace apenas meses, se quemaron misteriosamente por lo menos 3 inmuebles en Paris con sus habitantes adentro, y murieron numerosos inmigrantes y residentes extranjeros, en especial niños que no pudieron escapar a las llamas anónimas.

En ese fuego mortal el estallido social no se produjo inmediatamente, pero la mecha debe haberse encendido. Así, desde hace apenas pocos días, el mundo observa que existía otra Francia, por que dos jóvenes hijos de inmigrantes africanos murieron electrocutados en lo que no se sabe si fue una travesura o un escape a una persecución policial. Y apareció la revuelta. Y muchos de quienes estaban en la escuela primaria hace quince años hoy están en las calles, por la noche, quemando autos y rompiendo negocios en masa, tal vez con sus hermanos y vecinos.

Hay elementos que no podemos obviar. Primero, el tiempo electoral por la presidencia de la república francesa está en marcha. Dos ministros se disputan preferentemente la sucesión del presidente derechista Chirac. Uno viene del San Isidro parisino y es el actual ministro del interior, allias Nico -ex yerno del presidente-; otro es el primer ministro que impidió que Francia entrara en la segunda guerra contra Irak, haciendo una coalisión con Alemania. Ahora, el enfrentamiento está en el mismo gobierno, y por eso el presidente de la república permaneció mudo diez días y solo se limitó a llamar al orden público luego de que 1.200 autos y numerosos colectivos fueran quemados. Es decir amigos, que quince años después estamos peor que antes. Con estado de sitio, ahora se deporta inmediatamente, y ahora ... los franceses tienen miedo. Y si la tan ordenada y metódica Francia tiene miedo, alguien estará pronto a salvarla...

Quienes era pequeños alumnitos en aquellas "zonas de educación prioritaria", ubicadas por lo general en las llamadas ciudades dormitorio o los barrios pobres de Paris, tenían todos los colores del mundo, pero eran todos ya tan francesitos... Me cuesta creer que hoy están en la calle quemando cosas, al límite de matar y ser muertos. Pero saben qué, en aquellos años, eso pasaba esporádicamente por que había una enfermedad en la sociedad francesa que atacaba a un porcentaje importante de habitantes del "hexágono" francés. Se llamaba la falta de horizonte, la falta de futuro, el no tener lugar, el no conseguir un empleo digno, el estudiar para nada, la depresión, la intolerancia y la secreta represión en el país con mayor industria turística del mundo, tercer comerciante de armas del planeta. Sí, había otro Paris, además de la fantástica Torre Eiffel. Sí, amigos, había otra Francia, además de la gran potencia económica y misilística. Ahora está a la vista de todos la revuelta. No obstante, mi querida Francia, a principios de un nuevo milenio, estarán a la vista de todos las causas profundas de tanto malestar...?

* Residió en Francia de 1987 a 1993. Realizó el ensayo fotográfico "En Otro Paris", publicado por Ed. Aluminé, sobre las condiciones de los inmigrantes sin vivienda. Dirigió numerosos talleres de Expresión Fotográfica en escuelas públicas de Paris y Región Parisina con auspicio de los ministerios de Educación y de Cultura de Francia, en el marco de programas de fortalecimiento del tejido social, tanto para alumnos como docentes y directores de escuela.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.