CORREO

Correo

Pendiente

En algún tiempo muy lejano, Jorge Obeid dirigía la Regional II de la Juventud Peronista. Eso fue antes. Antes que los jóvenes peronistas se fueran de la Plaza de Mayo en protesta por el giro que insinuaba el gobierno nacional y entonces él, junto con algunos pocos más fundara la J.P. Lealtad para luego "hacer la plancha" durante la dictadura y luego, ya con su perfil profesional de Ingeniero se reciclara como dirigente en el Peronismo santafecino, el mismo que ganó las primeras elecciones del '83 con una lista, que dicen, se armó en el despacho del Segundo Cuerpo del Ejercito.

No sabemos si conoció a Alicia López, una militante de la Jotape que era descendiente del Brigadier Estanislao López y que se fue al norte santafecino a fortalecer las Ligas Agrarias aportando a editar el periódico de los agricultores pobres y su labor docente con los niños del campo. Sí sabemos que cuando su compañero cayó preso, Alicia pensó que estaría más acompañada y segura en su ciudad natal y se volvió a Santa Fe para ser secuestrada, torturada y asesinada por los grupos de tareas. La historia es conocida, su caso ha sido juzgado y fue condenado el Comisario Mario Facino, ya fallecido, aunque no todos los imputados en la causa llegaron al juicio por razones biológicas. Uno de ellos se llamaba Nicolás Correa.

Alicia llegó allí para fines de octubre, algunos de nosotros estábamos allí; y todos los testimonios coinciden en que falleció para mediados de noviembre. Antes, había recibido las visitas del oficial Nicolás Correa. Fue otro oficial de Inteligencia del Segundo Cuerpo, José Bernhartd, quién convocado por el Ingeniero Jorge Obeid en su primer mandato de gobernador para el cargo de subsecretario de Seguridad (nada menos), el que puso a Nicolás Correa como asesor de seguridad, cargo que mantuvo por cuatro años, entre 1995 y 1999, a pesar de las denuncias de los sobrevivientes.

El juicio por Alicia fue en el 2010 y varios de nosotros reclamamos que el Partido Justicialista expulsara de sus filas a los afiliados que habían sido condenados en la causa Brusa. También que Obeid y Reutemann dieran una explicación por la designación de Bernhartd y Correa.

El Ingeniero Obeid tiene una vez más la oportunidad de saldar su deuda con la memoria histórica: dar explicaciones y pedir disculpas a las víctimas de Correa. Porque si este evitó la condena judicial es por la protección que Obeid y otros le dieron por tantos años. La impunidad se construyó con mil acciones que desembocaron en la impunidad biológica que lo salvó de la condena, pero la memoria es más fuerte que el olvido y en nombre de ella venimos a exigir la explicación que nos debe. Y le debe a la democracia argentina.

Alejandro Córdoba, Jorge Pedraza, José Schulman y Graciela Rosello.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.