CORREO

Otras medicinas

Es importante empezar a discutir sobre la posibilidad de generar un espacio de estudio, en una primera instancia, y luego de acción, en cuanto a las prácticas de terapias complementarias o de otras medicinas ﷓como preferimos llamarlas﷓ en el ámbito de la Salud Pública de Rosario. Este tema está instalándose con mucha fuerza tanto en el ámbito académico como en las organizaciones de la sociedad civil, quienes debido a la emergencia de variadas problemáticas a la que la medicina occidental no puede responder de forma íntegra, empiezan a generar opciones complementarias más allá de las establecidas normativamente. Pensamos en una medicina complementaria en el sentido de "apoyatura, complemento o acompañamiento" en relación con el tratamiento de una problemática específica de salud y de prevención de enfermedades. Se trata de comenzar a ver, investigar, debatir, consensuar e intervenir desde una visión integral del sujeto, que contemple múltiples posibilidades de abordar su problemática física, mental, espiritual, social y cultural a través de la medicina social, la epidemiología, las ciencias sociales, la planificación y administración de lo público, entre otras cuestiones. La salud, al igual que la enfermedad, forma parte de la naturaleza del hombre en tanto representación, simbolización y discurso. Esto es: tanto la salud como la enfermedad son representaciones que el ser humano hace de su realidad. Su naturaleza por sí misma no enferma o está saludable, es la representación humana de lo enfermo o lo sano la que define cómo se miran los procesos, eventos o situaciones a veces consideradas naturales. Según lo define la Organización Mundial de la Salud (OMS), salud "no es sólo la ausencia de enfermedad, sino el estado de total bienestar físico, psíquico y espiritual que puede alcanzar una persona". A modo de ejemplo, existen casos como el de Cuba donde se denomina medicina tradicional y natural a una medicina intercultural en la que se funde de manera muy inteligente y práctica todo lo bueno de la medicina china, las prácticas indígenas, la naturopatía y la medicina occidental convencional. Incluso el gobierno cubano la apoya, como lo demuestra el Programa Nacional de Medicina Tradicional y Natural, creado por el Ministerio de Salud Pública de Cuba en julio de 1996. En nuestra ciudad, por ejemplo, existe un número importante de población aborigen toba, o migrantes de otras ciudades y provincias que, en materia sanitaria, tienen mucho para aportar y trabajar en la interculturalidad para una mejor comprensión de la salud y la enfermedad en un marco de Atención Primaria en Salud consensuada y de ejercicio pleno de derechos. En este sentido, el proyecto de Creación del Comité Consultivo en Otras Medicinas, apunta al respeto y a la conciliación de culturas y prácticas en pos de mejorar cualitativamente los sistemas de promoción y prevención en el ámbito de la salud pública; en donde el sujeto se constituya en una parte activa de su tratamiento y pueda valerse de diversas herramientas para el abordaje de su problemática.

Miguel Pedrana

Concejal del Bloque Socialista

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.