CIUDAD › PARO DE 24 HORAS POR LA SUSPENSIóN DE TRES CHOFERES

Esta vez fue el turno de La Mixta

"Nunca vi que se haga un paro en todas las líneas por diez certificados médicos", dijo el secretario de Gobierno. Cornejo, de la UTA, lo rechazó: "Eso lo descarto totalmente, Asegurado habla pavadas". La empresa levantó las sanciones.

 Por Luis Bastús

Las nueve líneas de colectivos de la Empresa de Transporte La Mixta iban a restablecer su recorrido en los primeros minutos de hoy, luego de una huelga de 24 horas que los choferes decidieron sin aviso previo, en solidaridad con un compañero que fue suspendido por un día y otros dos con sanciones internas, según el argumento del cual el Ejecutivo municipal desconfía. Un déjà vu respecto del paro intempestivo que anteayer dispusieron los choferes de la línea K. Para normalizar el servicio, la empresa levantó las sanciones, y anoche su titular, Matías Galíndez, participó de una reunión con el secretario provincial de Seguridad, Marcos Escajadillo, el jefe de la Unidad Regional II, el titular de Servicios Públicos municipal, Pablo Seghezzo, y su par de la Semtur, Gustavo Perrone, para diseñar un dispositivo nocturno de vigilancia policial sobre los tramos más riesgosos de cada recorrido.

Galíndez se enteró del paro un rato antes de que empezara, y unos cien mil usuarios se desayunaron al esperar su colectivo en vano. La Mixta SA, propiedad municipal en un 95 por ciento, ocupa a 426 empleados y posee 122 ómnibus distribuidos en 9 líneas. Choferes de las líneas 112, 115, 126, 127, 131, 132, 139, 139 y 140 dejaron los coches en el galpón porque La Mixta "no reconoce los partes de enfermo de los compañeros ni los accidentes, y por otra parte, por la inseguridad, que ya hace rato que lo venimos hablando con los empresarios", alegó Manuel Cornejo, titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA).

El gremialista refractó objeciones y mandó a los usuarios a "pedir explicaciones a la empresa que le da y cobra el servicio, no a nosotros".

El secretario de Gobierno, Fernando Asegurado, tiró que el motivo real de los paros consecutivos es un reclamo salarial que exceda el 18 por ciento de incremento fijado por paritaria nacional, y que lleva el salario básico a 6800 pesos, retroactivo a enero, más un viático de $345. "Nunca vi que se haga un paro en todas las líneas por diez certificados médicos", dijo. Y Cornejo lo rechazó: "Eso lo descarto totalmente, Asegurado habla pavadas". Seghezzo fue más cauto: "La UTA dice que no es por aumento salarial, pero vemos un panorama muy convulsionado a nivel país: paro de subtes en Buenos Aires, de recolección de residuos en Córdoba y Bahía Blanca, aquí los médicos estatales también".

El delegado César Banchero argumentó que "hay compañeros suspendidos a los que no se les reconoce el certificado médico, queremos que se respete el convenio colectivo de trabajo".

Seghezzo y Galíndez plantearon que las sanciones fueron consecuencia de controles médicos de la ART sobre partes de enfermedad alegadas, acumulación de faltas. "Cuestiones habituales en cualquier empresa. No hay razón para hacer un paro de esta manera", dijo el titular de Servicios Públicos. Y Galíndez dio a entender que La Mixta debió retroceder con las sanciones impuestas con tal de destrabar el conflicto. "Acordamos. No habrá inconvenientes, seguimos adelante", dijo entre rodeos.

La UTA emplazó al municipio a dar alguna respuesta al reclamo de seguridad. Por eso anoche se encontraron y se mostraron ante la prensa el secretario de Seguridad, el jefe de Policía, Walter Miranda, Seghezzo, Galíndez y Perrone. Hoy le presentarán al sindicato una propuesta que, a priori, contempla reforzar la presencia policial en determinados sectores, sumar una comisaría móvil que hoy se inaugura en barrio Santa Lucía, y el acompañamiento de un agente junto al chofer en los tramos más calientes de los recorridos, tanto en las líneas de La Mixta, Semtur y la privada, Rosario Bus. Este dispositivo se realizaría de 21 a 6, con el propósito de desalentar robos y agresiones contra choferes y pasajeros que suelen ocurrir de tanto en tanto. Esta vigilancia especial se aplicaría en los barrios Santa Lucía, Las Flores, Tablada, La Cerámica, y los extremos de las calles Juan B Justo, Rouillón y Rivarola.

"Hacemos esto para responder al reclamo planteado. Ya coordinamos operativos así, conectamos los botones de pánico al 911. Ahora estamos armando esta propuesta y mañana (por hoy) se la presentaremos al sindicato", señaló Seghezzo. La UTA realizará una asamblea por la tarde, y allí resolverá si continuará con medidas de fuerza o no.

Compartir: 

Twitter
 

En una reunión entre las partes, se acordó diseñar un dispositivo nocturno de vigilancia.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.