CIUDAD › POR LA MUERTE DEL BAJISTA, APUNTAN TANTO A LA MUNICIPALIDAD COMO AL BAR

Controles superficiales y muerte

Mientras el secretario de Control hizo la denuncia contra el
Café de la Flor por no tener conectado el disyntor; amigos y
colegas de la víctima marchan el martes para exigir justicia.

 Por Lorena Panzerini

Al tiempo que la Municipalidad denunció a los dueños del Café de la Flor, por no tener conectado el disyuntor la noche del domingo, cuando el bajista Adrián Rodríguez murió por una descarga eléctrica; amigos y colegas del músico fallecido acusan al Municipio de hacer "controles superficiales". El martes convocan a una manifestación para exigir justicia por lo ocurrido en pleno recital de rock de la banda Raras Bestias, en el local de Mendoza al 800. "Vamos a marchar porque lo que pasó era totalmente evitable; y para denunciar que el gobierno municipal y el Café de la Flor son responsables del hecho, por negligencia de ambas partes", adelantó Valeria Báez, una de las organizadoras. Además, denunciarán "irregularidades en la investigación judicial, por manipulación prematura de la escena del hecho"; y reclamarán "mejoras inmediatas de las condiciones en los locales que brindan recitales". Por su parte, el secretario de Control y Convivencia, Pablo Seghezzo, negó que haya responsabilidad de su área, mientras los músicos de la banda difundieron un comunicado en las redes sociales (ver subnota).

Si bien la marcha estaba planeada para mañana, anteanoche, en una asamblea de gente del under, se decidió hacerla el martes 20, a las 18. La misma saldrá de la plaza Pringles para llegar, pacíficamente, a la Municipalidad. "Hacen controles muy superficiales, se fijan que esté todo, pero no controlan el funcionamiento de esos objetos", dijo la vocera.

El planteo de los músicos y personas que se desempeñan en diferentes tareas en el mundo de las bandas, llegó el mismo día que la Municipalidad denunció al Café de la Flor porque según el informe entregado ayer a la fiscal Valeria Piazza Iglesias, "el cortacorriente no estaba conectado". El nuevo dueño del local -desde junio de este año- prefirió no hacer declaraciones al ser contactado por este diario.

Para los manifestantes que saldrán a la calle la semana que viene, el Municipio "también es responsable". Lo sucedido con Adrián movilizó a los integrantes de bandas locales, quienes aseguran que el Café de la Flor "ya había tenido problemas eléctricos con bandas que tocaron el viernes y el sábado: una cantante recibió una descarga del micrófono, la noche anterior al hecho; y el viernes hubo un inconveniente con la luz, pero se conectó todo así nomás y los pibes siguieron tocando", relató Báez.

La convocatoria que surgió en Facebook invita a marchar a todas las bandas locales y a la gente que quiera participar, con remeras de rock, como una forma de identificación. "Queremos pedir justicia por Adrián y el esclarecimiento de los hechos", dijo Báez, quien estuvo además con los compañeros de Adrián y aseguró que "están destruidos", porque "vieron cómo su compañero se retorcía en el piso".

Según la denuncia de la Municipalidad, ante el control que hicieron los inspectores la noche del hecho, el disyuntor fue "reemplazado por una llave térmica", aparentemente, para evitar cortes como los que se sucedieron el viernes por la noche. "Hay que darle un mensaje claro a los empresarios", dijo Seghezzo. El funcionario agregó que el 28 de septiembre, en el último control registrado, el cortacorriente estaba en funciones.

La Fiscalía Regional recibió ayer la denuncia de la municipalidad por "transgresión gravísima con adulteración de las condiciones de seguridad en el tablero eléctrico", del local. Con el escrito, se adjuntó un informe técnico de la Dirección General de Inspección del municipio.

Según se indicó, el jefe del Gabinete Criminalísitico, Ariel Ponzetti, ordenó que se tomaran fotografías y se filmara el tablero de electricidad del bar, mientras que el ingeniero de Seguridad de la Municipalidad, Juan José Duboe, constató que "en el tablero hay un disyuntor desconectado del circuito eléctrico". En tanto, Guillermo Turrin, coordinador General de la Subsecretaría de Prevención y Seguridad Ciudadana, dio a conocer las irregularidades a la fiscal: "El disyuntor estaba colocado en el tablero pero desconectado del sistema eléctrico, no cumpliendo su función esencial de proteger a personas y bienes de posibles fallas eléctricas". Y agregó: "Este accionar realizado de manera deliberada, adulteró las condiciones de seguridad". Además, indicó que "en la ubicación correspondiente al disyuntor se encuentra instalada una llave térmica, que no parece ser una instalación de larga data".

Para hoy, mañana y el lunes está prevista la declaración de los miembros de la banda Raras Bestias, testigos y un músico de otra banda que tocó durante el fin de semana.

Compartir: 

Twitter
 

El Secretario de Control, Pablo Seghezzo, denunció al bar.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.