CIUDAD › 4/04/1999

El libro del General

 Por José Maggi

"Más de 21 mil hechos de violencia subversiva que asolaron a nuestro país constituyen elocuentes pruebas de la decisión de implantar el terror y la inseguridad en el cuerpo social de la República, no se pretende con esto avivar viejas heridas. AUNAR simplemente procura equilibrar los hechos históricos con los nombres y circunstancias de quienes murieron sirviendo a la patria y a no a extrañas ideologías". El texto ocupa la primera página del libro titulado Subversión, la historia olvidada, que habitualmente obsequia el general de división Eduardo Rodolfo Cabanillas (en la foto), Comandante del Segundo Cuerpo de Ejército, y cuya tarjeta está abrochada en la misma hoja. Rematando la misma está adherida un corazón en color amarillo con una carita sonriente en su centro con la inscripción "Con alegría Cuerpo Ejército II". Todo un detalle de marketing en la estrategia del nuevo rol de ejército en democracia.

El libro fue publicado por una ignota agrupación AUNAR (Asociación Unidad Argentina) entidad civil sin fines de lucro con personería jurídica IGPG 1.581.389 con domicilio en Esmeralda 634 piso 1 oficina D.

Desde el prólogo se comienza atacando a "los argentinos no comprometidos con la realidad" a quien se les recordará con este escrito "que la guerra revolucionaria que agredió a la sociedad argentina en la década del 70 fue desatada por facciones marxistas--leninistas para instalar la Patria Socialista similar a la impuesta en Cuba desde hace 38 años. Su objetivo fue alcanzar el Poder del Estado para desde allí imponer el sistema extraño a nuestras tradiciones y sentimientos nacionales".

Según el mismo texto "los primeros indicios aparecieron en la década del 50, para operar decididamente en los setenta durante los gobiernos constitucionales de Héctor Cámpora, Juan Domingo Perón e Isabel Martínez de Perón". Para el autor "el ocultamiento disimulo y/o distorsión de la realidad consuman la gran mentira histórica con la que se educa a la juventud, con la complicidad de los partidos políticos dirigentes empresariales e intereses internacionales, presentando a las Fuerzas Armadas como únicas responsables de la violencia de los años 1976, 1977 y 1978. A partir de entonces una banda de activistas subversivos sobrevivientes encaramados en los factores de poder capitanea a vastos sectores de opinión pretendiendo presentar la victoria de las armas legales como deshonrosa derrota nacional con gravísimas afectaciones de los "Derechos Humanos".

AUNAR se erige a lo largo del texto como un iluminado que llega para "brindar la otra voz de la verdad contra el anestesiante compendio del Nunca Más de la Conadep y de la propaganda oral escrita y televisiva con que se pretende sepultar la verdad histórica".

En definitiva no alcanzarán estas líneas para tratar explicar la estupidez escrita por un cobarde tal que no se anima siquiera a poner su nombre en el texto. Aunque no debería asombrarnos la cobardía y la mentira. Como tampoco nos debería asombrar que sea Cabanillas quien regale este libro, rayano con la apología del delito, ya que es el mismo general que presionó a la intendencia y a un edil para evitar que el Museo de la Memoria se construyera en el edificio de Córdoba y Moreno. O el mismo que compartiera una tarde de golf con el ex dictador Reinaldo Benito Bignone. El mismo que no se inmutó cuando su segundo en jefe reivindicó en su discurso de asunción la represión en la última dictadura.


Pero quien se indignó ante el libro de Cabanillas revelado por este diario fue el fallecido diputado nacional Alfredo Bravo, quien exigió que el general fuera citado para brindar explicaciones acerca del texto ante la Comisión de Defensa de la Cámara baja. A finales de mayo, Cabanillas tuvo que presentarse ante el Tribunal Militar de Honor, donde volvió a negar su responsabilidad en el campo de concentración conocido como automotores Orletti y llamó "Montoneros" a quienes lo denunciaban. Una semana después el general Martín Balza, jefe del Ejército, relevó al comandante del II Cuerpo. Hoy se puede ver con más claridad que la denuncia del libro -un hecho que pareció menor para algunos en ese momento- desnudaba el verdadero pensamiento no sólo de Cabanillas sino de sus pares en la fuerza. A más de siete años de escrita, la nota recobró actualidad en los últimas semanas ya que el mismo Cabanillas fue detenido en el marco de la investigación del centro clandestino conocido como Automotores Orletti. Mientras sus amigos rosarinos a quienes dedicó el libro siguen ocultando su convicciones, y prefirieron, como en este caso, no reclamar jamás el ejemplar autografiado por el ahora general preso. (J.M.)

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.