19:23 › POR TENTATIVA DE ROBO Y ABUSO SEXUAL

Condenaron a siete años de prisión al ladrón que abusó de Piazza

La Justicia condenó a siete años de prisión a Diego Rubén Orlando Grasso por robo y abuso sexual contra Roberto Piazza, durante un atraco en el domicilio del afamado modisto. La pena fue un año inferior a lo que había pedido el fiscal Diego Nicholson en su alegato de la víspera.

Los jueces Ricardo Rongo, Leonardo De Martini y Manuel Gorostiaga, del Tribunal Oral en lo Criminal 6, sentenciaron a Grasso por "robo agravado en grado de tentativa en concurso real con abuso sexual agravado por sometimiento gravemente ultrajante".

Los magistrados leyeron el veredicto al mediodía en la sala de audiencias del sexto piso del Palacio de Tribunales, donde no estuvieron presentes ni el acusado ni el propio Piazza.

El juez Rongo leyó la parte dispositiva del veredicto, que consistió en el rechazo de las nulidades planteadas por la defensa de Grasso y la condena por "robo agravado por ser cometido mediante fractura de ventana en grado de tentativa, en concurso real con abuso sexual agravado por sometimiento gravemente ultrajante".

Esta mañana, al hablar por última vez a los jueces antes del veredicto, Grasso insistió en negar los delitos sexuales aunque volvió a reconocer que había ingresado al petit hotel en el que habita el diseñador con fines de sustracción de objetos de valor.

Los abogados de Grasso, Martín Sosa y Ricardo Reinke, habían pedido para su defendido el mínimo de la pena por "hurto simple en grado de tentativa" y su inmediata libertad.

La lectura de los fundamentos del fallo se conocerá el próximo 3 de junio a las 13, momento en que se sabrá la valoración que los jueces hicieron del abuso sexual que consideraron probado en perjuicio de Piazza. Por lo pronto, la figura de la condena no incluyó el "acceso carnal".

El fiscal Nicholson consideró en su alegato de ayer, que la introducción de una falange de un dedo en el recto de Piazza no podía ser considerada "acceso carnal".

En el primer día del juicio, el modisto describió cómo, tras ser maniatado por su agresor, mientras juntaba los elementos que pensaba robar, el sujeto le acarició el cuerpo y en al menos tres oportunidades lo ultrajó con sus dedos, entre otras cosas. El fiscal coincidió sí en que existió el abuso sexual y que la situación fue "gravemente ultrajante".

Los hechos ocurrieron el 10 de setiembre del año pasado en el petit hotel de cuatro pisos situado en la intersección de Ciudad de La Paz y Quesada, de esta capital, donde vive Piazza.

Grasso fue sorprendido por la policía cuando se aprestaba a huir del lugar con elementos de valor que había recolectado en una sábana utilizada a modo de bolso.

Compartir: 

Twitter
 

 
ULTIMAS NOTICIAS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.